Inche Kai Che (en mí el hombre permanece), grito de guerra Mapuche, representa la voluntad reprimida de centenas de pueblos que, desde 1492, combaten por su autonomía y por el respeto a su cosmovisión. La idea de asestar un golpe en el corazón del imperio español, esto es en el mismísimo Madrid, no es original. Ya la habían anticipado otros autores con otros pueblos y el propio Alonso de Ercilla en la primera novela americana, La Araucana, la había puesto en boca de los jefes Mapuche.

En este caso, el pueblo mapuche es el protagonista de esa gesta porque es el único pueblo que no pudo ser derrotado por los conquistadores y mantuvieron su espacio al sur del Bío Bío.

Es una ficción histórica que puede ser también catalogada como una novela de aventuras, en la que no falta acción, romances y pizcas de humor, pero intenta tratar con respeto y apego a las circunstancias históricas las características culturales y creencias del pueblo Mapuche y de los demás pueblos que participan de esta cruzada liberadora.

Se trata de una utopía que sigue viva en cada lucha social, sindical y política en toda América y que la resistencia actual de la nación Mapuche, en la Patagonia chilena y argentina, y el nuevo aire fresco que sopla al oeste de los Andes, tal vez ayuden a hacer de esta imaginaria aventura, la representación real del anhelo de una nueva humanidad, más justa y solidaria.

Javier Villanueva, argentino vive en São Paulo desde 1979; es editor, librero, traductor, profesor de idiomas y autor de obras didácticas y de dos colecciones de cuentos. Recoge memorias propias y de las luchas sociales, en el marco de la ficción histórica. Ha publicado entre otros Muerte a la deriva. (Coautor Samuel Rodríguez. Alción Editora. Córdoba 2021); El Citroën naranja y otros cuentos (Dunken. Bs.Aires 2013); una colección de 12 libros de cuentos (Companhia Editora Nacional. São Paulo 2006 y 2012), entre los que se cuentan Tomaron la casa, Los primos de Cuba, Aventuras en Yucatán y Correrías en México DF. Difunde cuentos, crónicas y ficción histórica en su blog Javier Vilanueva Literatura http://javiervillanuevahistoria.blogspot.com/

Alberto Hernández nació en Córdoba en 1951. Vivió en Mar del Plata, radicándose en Córdoba en 1969. Tuvo en breve paso por el periodismo en el desaparecido Tiempo de Córdoba para luego ingresar a la Municipalidad de Córdoba en el área de Publicaciones donde alternó la tarea periodistica con la corrección de pruebas. Canaliza desde hace una década su labor periodistica y literaria a través de los blogs Utopicon www.eledil-utopicon.blogspot.com y Campaneando www.albertointendente2011.wordpress.com . Ha colaborado con articulos de opinion en diversos medios de Córdoba y actualmente con La Idea, centenario medio gráfico de Cruz del Eje, Córdoba y el portal ENREDACCION. Publicó El viaje y otros relatos setentistas (Ed. Tinta Libre, Córdoba, 2014) y Un gremio imbatible, (Ed. Tinta Libre, Córdoba,2018)

Publicado el por Alberto Hernández | Deja un comentario

Por Alberto Hernández

“Vengo de la tierra de las mariposas amarillas y de la magia. Allí en las montañas y valles de todos los verdes, no solo bajan las aguas abundantes, bajan también los torrentes de la sangre. Vengo de un país de belleza ensangrentada”(Gustavo Petro en la ONU)

Ximena

Ximena, trigueña, de inocultable ascendencia indígena, fue rebelde desde su infancia, transcurrida en el poblado de Yumbo, en el Valle del Cauca. De familia de campesinos pobres, no pudieron con ella que reivindicaba orgullosa sus orígenes pese a la insistencia de sus padres que le aconsejaban ocultarlo «por su bien». En su juventud se convenció de que iba a ser monja y con ese objetivo se dirigió a un convento al sur de Cali. Allí le explicó al religioso que lo dirigía, sus deseos de servir a Dios. La respuesta del cura fue que tenía que contar con dineros para apoyar la orden y que ella por su condición social no iba a poder ingresar. Nuestra amiga, indignada vociferó: “¡me he mantenido virgen para servir al señor durante toda mi vida y ustedes me piden dinero! ¿qué clase de fé es esta?. Dicho esto se retiró sin saludar y con el tiempo y ya mayor, se convirtió al Hare Krishna.

“Yo les demando desde aquí, desde mi Latinoamérica herida, acabar con la irracional guerra contra las drogas. Disminuir el consumo de drogas no necesita de guerra, necesita que todos construyamos una mejor sociedad: una sociedad más solidaria, más afectuosa, donde la intensidad de la vida salve de las adicciones y de las nuevas exclavitudes. ¿quieren menos drogas? Piensen en menos ganancias y en mas amores.” (ibid).

En un recreo de un día del secundario, una compañera secretea con Ximena: “mañana vienen, tenemos que estar preparadas para ayudar”. Al atardecer del sábado 11 de agosto de 1984, a las 18:30 para ser más precisos, entra el M19 al pueblo y es recibido con algarabía por buena parte de la población. En la iglesia el comandante Antonio, que no es otro que Carlos Pizarro, padre de María José quien le puso la banda presidencial a Gustavo Petro, interrumpe al cura y dice refiriéndose al asesinato de Carlos Toledo Plata, ideólogo y fundador del movimiento: “…O Belisario (Betancurt) es capaz de controlar a los militares, o necesariamente la democracia tendrá que abrirse camino a través de las armas como lo hemos hecho durante muchos años. En Colombia todos queremos la paz; la revolución no le teme al diálogo…”. Ximena quiere sumarse al M19 y empieza a admirar a esos guerrilleros que quieren cambiar Colombia y el mundo. Pero el destino la lleva a Medellín, la “Ciudad de la Eterna Primavera” donde abundan las mariposas amarillas y también la violencia de la droga. Allí la vida vale poco o nada en tiempos de Escobar Gaviria, al que Ximena y todo el pobrerío de Medellín llama Pablo a secas, como si fuera un amigo, un hermano, un conocido entrañable. «Pablo, le daba a los pobres -dice Ximena- y yo escuchaba que él mataba gente pero no creía… y que enviaba droga a EEUU. En eso estaba de acuerdo. ¡Que envenenara pues a esos gringos que nos explotan y abusan de nuestro pueblo!». Hoy mira las cosas con más calma, es vegetariana y vive de alquilar habitaciones de su casa y de preparar comidas. Reparte su tiempo trabajando duro y practicando el culto a Krishna y no deja de repetir que es petrista de la primera hora, tal vez sin saberlo, desde aquellos tiempos de Yumbo y de la estafa de la fe.

“Para ustedes mi país no les interesa sino para arrojarle venenos a sus selvas, llevarse a sus hombres a la cárcel y arrojar a sus mujeres a la exclusión. No les interesa la educación del niño, sino matarle su selva y extraer el carbón y el petróleo de sus entrañas. La esponja que absorbe los venenos no sirve, prefieren arrojarle mas venenos a la atmósfera”(Ibid)

Plaza Botero (Foto propia)

Medellín, capital de Antioquia, es una ciudad moderna y populosa, la segunda en población del país. Con su metro elevado, sus tranvías modernos, sus universidades, su desarrollo cultural y la presencia insoslayable de los volúmenes de Fernando Botero, fue un foco de la rebelión popular de 2021 y es también la capital de la droga y la violencia de las bandas armadas de delincuentes que la simplificación oficial denominó Bacrim. La comuna 13, ubicada sobre la ladera de un cerro, fue la “Cuna de Pablo Escobar” y el barrio “más peligroso del mundo” pero ahora tanto por la acción del gobierno nacional como comunal, es una atracción turística. Sus seis escaleras mecánicas, les facilitan a los visitantes el acceso para deslumbrarse con el colorido de las modestas casas grafiteadas, los negocios de artesanías, de comidas y bebidas típicas y música, canto y bailes por doquier. No obstante te recomiendan no ir de noche porque todavía se escuchan balaceras y los traquetos tienen vía libre una vez terminada la invasión de los miles de turistas que se apiñan todos los días. Las Bacrim, operan en todo el territorio de Colombia pero una de las más poderosas, los Urabeños, tiene su cuartel general en el Bajo Cauca, doscientos kilómetros al norte de Medellín en el mismo departamento de Antioquia. Todas llevan a cabo diversas actividades delictivas que les proporcionan abultadas sumas de dinero que blanquean a través del sistema financiero colombiano y de otras actividades económicas. Trafico de drogas, explotación sexual, extorsiones (vacunas), trata de personas y minería ilegal son parte de las actividades de estas bandas que sustentan su poder en la compra de voluntades, con dinero o con la muerte a cargo de sus ejércitos regulares y de sicarios. Menuda tarea tienen Petro y Francia para alcanzar la paz total en ese país de “belleza ensangrentada”.

“El gobierno ha dicho: no matar, no desaparecer. Ha convocado a cuanto armado haya en Colombia a pensar en la paz, a sacarle el bulto a la autodestrucción como nación. Los hemos convocados desarmados a que participen en los diálogos regionales para hacer el plan de desarrollo. No queremos diálogos regionales de burocracias populares, o politiqueras. Lo que queremos es millones de personas saliendo a la plaza pública, como lo hicimos en campaña, pero ya no para elegir un candidato sino para decidir como es el territorio que queremos, construir una visión común del territorio a pesar de la diversidad y que esos armados sepan que entonces si dejan las armas, pueden ser constructores y constructoras de esa visión común de un territorio que pueda progresar de acuerdo a la cultura y a la manera de pensar diversa del propio pueblo” (Petro ante la Minga Indigena-12/10/22)

Comuna 13 (Foto propia)

Luis

Luis es pensionado. Era docente de matemáticas de la universidad UIT de Bucarmanga, y hace tres años que vive en Medellín. Escribía en El Colombiano de esa ciudad sobre la cuestión de la paz y la corrupción hasta que se sumó desde las redes sociales a apoyar a Petro para la campaña a la presidencia del 2018. Es tremendamente optimista. “Tanto el tema de la paz -enfatiza Luis-, como el de la corrupción son temas duros pero estoy seguro de que logramos todo, el gobierno va a ser un gobierno exitoso y la paz total va a llegar a Colombia. El arreglo con el ELN y las Farc no será difícil, porque ellos están muy interesados y están arrepentidos de no haberse metido en el proceso de paz anterior. Las bandas criminales (Bacrim) llevan un proceso más largo pero ahora viene la legalización, todo el mundo está interesado.”

Por estos días Danilo Rueda el comisionado por la paz de Colombia, anunció que unos diez grupos armados ilegales se han sumado al cese el fuego para aportar al objetivo que ha enunciado Petro como política de estado y por su parte la Cámara de Representantes aprobó la Ley de Paz Total. Hechos para seguir alimentando el optimismo de Luis y de los colombianos.

“La violencia de setenta años que lleva, fue el mejor mecanismo que la oligarquía Colombiana utilizó para poner a luchar unos hombres del pueblo contra otros hombres del pueblo, a dejar viudas a unas mujeres del pueblo, dejando viudas a otras mujeres del pueblo. Fue la manera que encontró para enfrentar una juventud que uniformada por el Estado moría, o que uniformada por la insurgencia también moría. La violencia fue la manera en donde el pueblo colombiano perdió la oportunidad de la transformación histórica.” (Ibid)

Dimos en el momento propicio- prosigue Luis. Sería un cambio histórico porque a Colombia desde su independencia la gobierna la oligarquía. Sería la verdadera independencia, desde 1810, porque después de esa fecha hemos estado secuestrados siempre por distintas formas de violencia, yo pienso que ahorita vamos a dar un paso al costado. Con respecto a EEUU, hay que ir despacito y cuando se den cuenta, ya estamos liberados de ellos. Debemos ubicarnos geopolíticamente en otra potencia porque ya EEUU está en total declive. El imperio está cayendo. Los latinoamericanos tenemos que organizarnos y consolidar el grupo que se está formando y asociarnos con China, Rusia India e Irán. Ahí tenemos que alinearnos (…)Las movilizaciones (de 2019 y 2021) jugaron sin dudas a favor de Petro y los votos que se consiguieron en la zona del pacífico fueron porque se tuvo la gran idea de nombrarla a Francia Marquez como candidata a vice, ella tenía ya un gran prestigio personal, ella proviene de los territorios del pacífico, de los afros, de los indígenas, de los campesinos, de bien abajo; ella logró sumarle todo ese apoyo a Petro, ella fue la que le sumó todo ese caudal de votación. Nació en el municipio de Suárez, estudió en Cali y se ha posicionado en su lucha en el plano internacional, tiene méritos bastante grandes por su lucha, viene desde lo profundo, desde las bases que siempre han sido descuidadas. ¡Hay que ver como llegaban los indígenas! Por canoas, por lanchas, por todos los medios para votar. Eso fue histórico, gente que por primera vez estrenó su cédula. Eso fue un fenómeno político»

“Estamos aquí para irrumpir contra la política hegemónica que está acostumbrada a ver hombres blancos privilegiados de élite gobernar. Esos hombres han gobernado desde sus lugares de privilegio, desde lugares de exclusión, usando la violencia como parte de la política. Estamos aquí para construir desde el amor, desde la alegría, desde la resistencia y desde la lucha popular. Representamos esa agenda de los y las nadies, de quienes no tienen voz, de las personas que en este país no cuentan para la política” (Francia Márquez, Colombia Informa, febrero 2022)

Grafitti en el Parque de los Deseos, rebautizado en las movilizaciones populares de 2021 como Parque de la Resistencia (foto propia)

Christian

El Parque Simón Bolivar, se encuentra en la comuna de Envigado, al sur de Medellín, a unos cuarenta minutos de taxi, desde el centro. Allí en un concurrido bar que sonaba a pura salsa, esperaba Christian en una mesa alejada del ritmo y a pesar de que en la ciudad de la “eterna primavera” la temperatura es siempre deliciosa, esa noche estaba fresca, mas adecuada para tomar un ron que una cerveza, cosa que hicimos. Christian, joven de poco más de treinta años, estudió filosofía y letras y Administración de empresas. Hoy está haciendo una especialización en administración pública y es parte de la planta permanente de la Alcaldía en el área de DDHH y muy cercano al colectivo LGTBIQ+. Apesadumbrado contaba sobre el asesinato de un gran amigo, dos días atrás : “El día martes lo encontraron muerto. Ha sido un golpe muy fuerte para la ciudad, para nosotros, para los amigos, para los colectivos, los que lo conocimos sabemos de sus luchas, independientemente de como vayan las investigaciones, sabemos que debe estar ligado a su defensa de los derechos humanos del colectivo LGTBIQ+y era un referente para la ciudad. Medellín se ha enfrentado en este año particularmente a nuevos asesinatos ligados a la comunidad LGTBIQ+ y siempre lo veíamos como una estadística más, pero ahora que nos toca a nosotros, un amigo, un familiar, alguien a quien conocemos, ha dolido profundamente”. Y sigue: “En Antioquia operan casi todos los grupos armados, las Bacrim, el Clan del Golfo que son un poco los sucesores de los paramilitares y todo el tema de la guerrilla, más que todo las disidencias de las FARC y el ELN, que va a ingresar en el proceso de paz que el gobierno de Duque boicoteó”.

El pais de la belleza ensangrentada…

«Después de 214 años logramos un gobierno del pueblo, un gobierno popular, el gobierno de la gente de las manos callosas, de la gente de a pie, de los nadies y las nadies de Colombia. Vamos hermanos y hermanas a reconciliar esta Nación. Vamos por la paz, de manera decidida, sin miedo, con amor y con alegría, vamos por la dignidad, vamos por la justicia social, vamos las mujeres a erradicar el patriarcado de nuestro país, vamos por los derechos de la comunidad diversa LGTBIQ+, vamos por los derechos de nuestra madre tierra, de la casa grande, a cuidar nuestra casa grande, a cuidar la biodiversidad, vamos juntos a erradicar el racismo estructural» (Francia Márquez, discurso de posesión del cargo)

Christian apoya a Gustavo Petro desde su primer intento de alcanzar la presidencia en el 2018. Confiesa que siempre había sido amigo de las causas, de las luchas sociales y toda “esa vaina” de la ola verde pero que no había tenido militancia política. “Nos identificamos siempre por esa ala, por la izquierda progresista y porque Colombia tuviera esa oportunidad de cambio y eso nos ligó a Gustavo Petro con la esperanza de un cambio de verdad (…) porque a nosotros nos han gobernado los mismos y las mismas familias y desde hace veinte años cuando Alvaro Uribe ganó la presidencia y desde antes cuando fue gobernador de Antioquia. Ahí se agudizó mucho la violencia en este departamento y por eso están todas esas investigaciones en las diferentes esferas judiciales. Entonces ese era el primer cambio”

También resalta el papel que jugaron las movilizaciones populares de 2019 y 2021 y el papel de Francia Márquez: “Y se barrió, toda la costa pacífica, no solamente porque fuera Petro, sino la figura de Francia Márquez, allanó también el triunfo. Yo creo que las movilizaciones sociales, el paro, los prolongados paros que tuvimos, claro que tenían que tener incidencia en un triunfo de alguien distinto, llámese hoy Gustavo Petro que ganó. La gente buscaba elegir a alguien que fuera totalmente opuesto a Iván Duque y al establecimiento que ha venido gobernando en los últimos años y que fuera el mismo pueblo, que nunca se había sentido representado en una dupla presidencial, quien terminara eligiendo el presidente de la República y así pasó”

El gobierno del cambio, será del cambio si hay pueblo en la calle. El gobierno hará los cambios, tengan la seguridad, si hay millones y millones de personas dispuestas, en la plazas, en los parques en la universidad, en la ágoras, como decían los griegos, del debate. En estos lugares, en las veredas y en la gran ciudad dispuestas a acompañar de verdad y a presionar si el gobierno se chichipatea para hacer los cambios” (Gustavo Petro ante la Minga Indígena 12/10/22)

Daruq

Es un joven de 17 años a poco de terminar la escuela secundaria. Crítico y sagaz e interesado e instruido sobre la historia y la política de Colombia, de Lationamérica y el mundo. Es de Tuluá, el corazón del Valle del Cauca y tiene un acento raro que contrasta con el seseo paisa de Medellín donde actualmente reside. Aunque considera que Petro, “…no es socialista pero es bastante progresista porque ha promovido varias ideas dentro de su partido como apoyar a las comunidades LGBT, también dentro de su movimiento participan otros apartados feministas que promovieron el aborto libre, que fueron ellos los que mandaron la tutela a la corte constitucional” Y sigue con energía y seguridad: “la Constitución del 91 es muy buena, pero de hecho que no se cumple. Se quiso cambiar la política pero siguieron los mismos partidos tradicionales gobernando. Y se siguieron aplicando las leyes conservadoras, esa ideología bélica que tanto recorrió el país… porque Colombia siempre ha estado sumergida en la violencia, por eso me parece super refrescante que haya un gobierno con una ideología totalmente diferente a las que estamos acostumbrados. Vinieron con el TLC diciendo que nos íbamos a volver como EEUU, que iban a llegar las cosas más baratas, pero mentira, todo siguió mas costoso, las empresas se vinieron en picada y las leyes laborales eran mucho mejores antes, pues ahora estamos sumergidos casi en un feudalismo, porque los campesinos les deben a un empresario que es como un señor feudal para poder trabajar las tierras. Hay una gran concentración de la tierra y muchos de ellos no pagan impuestos o pagan miserias. Entre ellos Uribe que tiene una finca, la Ubérrima que es tan grande como Bogotá. El peso que se lleva toda la recaudación impositiva recae sobre las clases medias y las pequeñas y medianas empresas. Realmente no pagan los que deberían pagar, que son los que concentran el poder”

La pasión discursiva juvenil da paso a la reflexión:

“La verdad es que no tengo la esperanza de que Petro en cuatro años solucione todo lo que ha venido ocurriendo en este país desde hace mas de doscientos años, porque en ese tiempo esto no ha cambiado mucho la verdad, siguen siendo las mismas familias en el poder, yo se que no va a haber un cambio realmente visible o sea que llega y se note el cambio. Esto va a seguir igual un tiempo, de pronto harán una u otra reforma.. en el congreso hay muchos conservadores. Lo que veo es que mas que cambios institucionales va a ser como un cambio cultural dentro de la sociedad a lo que aporta la irrupción de Francia, porque viene de una zona muy vulnerada del país, de lo que ella llama los nadies. Es muy bonito lo de ella porque viene de muy abajo y más que es una mujer negra y de zona rural, la luchó y los triunfos que ha obtenido y está obteniendo se los merece”

La candidatura de Francia Márquez fue fundamental en el triunfo electoral del Pacto Histórico, arrastrando millones de votos principalmente de la zona del pacífico colombiano,negra, indígena, pobre y violenta. Este hecho fue destacado por los entrevistados y más allá de donde se lo ubique a Petro en el espectro ideológico, todos reivindican su irrupción como un cambio histórico y también coinciden con Luis en el hecho de que “Petro tiene condiciones para ser un líder latinoamericano y mundial, no tiene techo, va siempre hacia adelante con esa inteligencia…y la gente está organizada para colaborar con el gobierno y eso nunca se había visto, por eso este es el aquí y el ahora”

«Tengan la seguridad que este gobierno no va a ser simplemente de corbatas, de traje de paño como el que me pongo cuando llegan los gringos a hablar con nosotros. Este gobierno tiene que ser de multitudes si queremos aprovechar la historia. Y no tenemos tiempo. Tiene que ser de multitudes y ustedes están para convocar a esas multitudes en toda Colombia y en toda América Latina. No pierdan el tiempo. Ubiquen el objetivo real. Estos cuatro años no pueden pasar , porque si pasan sin pena ni gloria, será como la sangre de Gaitán corriendo hacia la alcantarilla y por segunda vez no tendríamos, como decía García Márquez, una segunda oportunidad. La sangre no puede volver a correr hacia la alcantarilla, sino que tiene que ser la vértebra del verdadero cambio de Colombia”(Ibid)

Y de la mano del «soy porque somos, soy porque son ustedes» (en Argentina sería «la Patria es el otro») el cambio ya viene andando en la búsqueda del «vivir sabroso», de cambiar definitivamente la historia.

Publicado el por Alberto Hernández | Deja un comentario

El intento de magnicidio contra Cristina ha encendido la mecha de la reacción de una buena parte del pueblo. Y no podía ser de otra manera, ya que ante el ataque desembozado de los poderes fácticos encabezado por la justicia y los medios hegemónicos y la impotencia de un gobierno que no está dando respuesta a las necesidades populares, es la última carta para parar a la derecha que está sedienta de sangre.

Está bien, es sensato y civilizado, hacer un llamado a bajar los decibeles del discurso político, a intentar encauzar las diferencias políticas por los canales democráticos e institucionales, pero es una ingenuidad creer que todo se resuelve apelando a la buena voluntad de los interpelados. En todo caso eso pone en evidencia a los odiadores, pero se debe saber que no es una cuestión de buenas maneras lo que está en juego, sino de intereses de clase, de modelo de país. Tampoco se arregla con una ley contra el odio que debe aplicarla una justicia que es parte de ese mecanismo odiador y que sería letra muerta como tantas otras leyes.

Por eso no se trata solo de Cristina, como ella lo ha dicho: vienen por lo mejor del peronismo, vienen por nuestros derechos y lo que queda de democracia. Detrás del atentando y de este juicio y en todos los que está involucrado el partido judicial, en contra de los dirigentes nacionales y populares y encubriendo al macrismo y a los dueños del poder, está la consolidación de un sistema de expoliación de los recursos nacionales, de superexplotación y pérdida de derechos de los trabajadores y sectores populares y entrega de la soberanía. En definitiva consolidación del neoliberalismo y la subordinación a los intereses geopolíticos de los EEUU. Fueron muy claras las expresiones del embajador norteamericano Marc Stanley quien expresó -apenas se hizo cargo de la embajada- su preocupación al notar que el actual Gobierno no se acopló a los Estados Unidos y a otros países que exigen el respeto de los derechos humanos en países como Venezuela, Cuba y Nicaragua y afirmó: “Si se confirma mi nominación, planeo dialogar con líderes de todos los niveles para lograr que en el hemisferio se honren nuestros ideales”. Pero luego, redobló la apuesta cuando exigió en el marco del encuentro anual del Council of Americas la formación de una coalición, dejando las diferencias políticas de lado, oficialismo y oposición, – la vieja Unión Democrática- no solo para gobernar, sino también para explotar las riquezas naturales con el gran país del norte como socio. Solo por eso debiera haber sido advertido por el gobierno. El Neocolonialismo avanza y se consolida.

Y para eso necesitan sacar a Cristina y al kirchnerismo del medio. Y si faltara algún indicio ahi está Gustavo Marano, defensor del jefe de la banda neonazi, ex asesor de la Embajada de EEUU y recientemente ex asesor del PRO.

Y no se trata de una retorcida mirada conspirativa sobre el origen de nuestros males. La historia de Latinoamérica y el mundo está plagada de ejemplos de la intervención norteamericana en los países para que se “honren sus ideales” que no son otra cosa que los intereses imperiales que operan a favor de sus empresas y sus negocios y que siempre contaron con la anuencia y complicidad de las clases dominantes hoy conmovidas en su tilinguería y cipayismo con la muerte de la pirata más grande.

Por esto, no alcanza con una marcha o una misa “por la paz y la democracia”, que al igual que “el amor vence al odio”, son consignas hippies si no se ponen arriba de la mesa los intereses de clase y los proyectos de país que se ponen en juego y cómo ese antagonismo se manifiesta. No se resuelve poniendo ante el agravio, la otra mejilla, como debemos enfrentar el odio de las clases dominantes hacia cualquier expresión nacional y popular y que viene desde los albores de la Independencia nacional, porque nos van a seguir pegando hasta que caigamos de rodillas, sino con políticas de gobierno que respondan a las expectativas populares y preparándonos para resistir, organizándonos.

Y ya que volvimos a la calle, no dejarla más. Si queremos la paz, preparémonos para la guerra, decían los romanos; si queremos mas democracia y mejor, vamos al combate para dejar atrás esta democracia deshilachada que es una fachada de la dictadura del capital. Y el amor reservémoslo para los compañeros y compañeras que luchan y como aspiración para que reine en una sociedad con justicia social, independencia económica y soberanía política. Es hora de hacer lo que no se ha hecho hasta aquí: organizarse, movilizarse y prepararse para una larga lucha. Es hora de que la dirigencia del Frente de Todos, la sindical y social, se pongan a la altura de las circunstancias históricas y dejen las especulaciones sectoriales o electorales de lado. Si no, no habrá Patria que defender. Como decíamos en notas anteriores, la democracia será maradoniana o no será, sera combativa o no será.

En similar sentido escribe Dardo Castro en Tiempo Argentino una excelente nota con la que coincidimos y que a continuación reproducimos.

AH

CFK y la democracia como promesa incumplida

Por Dardo Castro

Tres cuestiones a considerar. La primera es que la tentativa de asesinato de Cristina Fernández de Kirchner exacerbó el debate sobre el contenido violento de los enfrentamientos políticos que nos atraviesan, algo que está lejos de ser privativo de la Argentina y de esta época. Lo que llevó a la indagación sobre las subjetividades crecidas con la crueldad social y el individualismo extremo que promueve el neoliberalismo.

La segunda es que al atroz acontecimiento se lo ha definido como un atentado a la República, un ataque a la democracia y un crimen de odio, cuya víctima es el peronismo en la figura de su más importante dirigente, la única con semejante carisma e influencia.

La tercera es el reclamo y la esperanza de que el frustrado magnicidio sirva para atemperar el odio y la violencia, simbólica y material, que fluye incesante desde la coalición de poder formada por los partidos de derecha, los conglomerados de comunicación de masas y los grandes grupos económico-financieros. Una violencia que comienza en la palabra y culmina, de un modo u otro, en el cuerpo de sus víctimas. Que late en todas las propuestas y demandas cuya ejecución requiere de la amputación de derechos laborales y sociales y la abolición de las conquistas vitales que se lograron hasta 2015. Un programa que solo es viable mediante la violencia represiva, la persecución y caza selectiva de los dirigentes populares y la criminalización de las organizaciones sindicales y sociales. Ya lo han ensayado y lo siguen haciendo en la CABA, en Jujuy, en Mendoza y otras provincias y ciudades, donde los poderes político, económico y judicial son cómplices en la represión y el despojo a trabajadores y campesinos, al igual que en la tolerancia e impunidad de los delitos de odio, de clase, de género y de raza, Una realidad aciaga que hace de la democracia una promesa negada e incumplida.

El ataque a CFK fue un crimen de odio a la democracia, entendida no como mero rito institucional sino como acción, como movimiento y lucha por la ampliación de derechos, como un proceso incesante de construcción de igualdad, siempre amenazado por los poderes del capital.

A diferencia de Chile o Uruguay, para citar vecinos cercanos, en la Argentina no hubo partidos obreros de masas que respondan a las izquierdas clásicas del socialismo y el comunismo, aunque sí hubo corrientes de ese signo, además de las anarquistas, que crearon las primeras organizaciones obreras y protagonizaron heroicas luchas anticapitalistas desde fines del siglo XIX hasta la Década Infame. 

Fue el peronismo, en cambio, la identidad política con que nació “el movimiento obrero organizado” en un periodo de conquistas laborales y sociales fundamentales. Como aquí se trata de CFK, líder de un movimiento policlasista que dio lugar a una versión periférica del Estado de Bienestar, el odio al peronismo oculta o desplaza la cuestión de clase, que es el núcleo central del antagonismo nacido de la apropiación privada del trabajo y la riqueza. 

Pero no es posible perder de vista ni por un instante que, más allá de los diversos contextos, desde la Conquista del Desierto, los progroms de obreros extranjeros y los crímenes de la Liga Patriótica a principios del siglo XX; la Patagonia Trágica, las bombas sobre Plaza de Mayo, los 35 muertos con que se despidió Fernando de la Rúa, los asesinatos de Kosteki y Santillán en tiempos de Duhalde y una lista innumerable, en el fondo de los crímenes de odio yace la propiedad, la maldita propiedad de los medios de producción, incluso de los cuerpos y las vidas, como derecho absoluto, sobre la cual se fundan las «pasiones tristes» del capitalismo genocida. 

Surge entonces la acuciante pregunta de si el capitalismo neoliberal es compatible con la democracia, que según el filósofo argelino-francés Jacques Rancière “no es ni esa forma de gobierno que permite a la oligarquía reinar en nombre del pueblo, ni esa forma de sociedad regida por poder de la mercancía. Es la acción que sin cesar arranca a los gobiernos oligárquicos el monopolio de la vida pública, y a la riqueza, la omnipotencia sobre las vidas. Es la potencia que debe batirse, hoy más que nunca, contra la confusión de estos poderes en una sola y misma ley de dominación.”

La cuestión democrática es inseparable de la emancipación de la pobreza y las enormes desigualdades que condenan a nuestros pueblos, de la causa de los derechos humanos, de los movimientos de género, de las minorías oprimidas y de los marginados, de la defensa de la tierra y de los recursos naturales. 

Por último, son loables los esfuerzos y llamamientos de organizaciones políticas y de la sociedad civil para gestar una zona de paz, donde todos condenen la violencia y proclamen la defensa de la democracia y las instituciones republicanas. Pero la erradicación de la violencia y de las invocaciones a la muerte no cesará sin la derrota política, social y cultural de quienes la proclaman o la susurran como recurso para blindar a sangre y fuego sus privilegios de clase.

Publicado el por Alberto Hernández | 1 Comentario

Por Alberto Hernández

La senadora María José Pizarro le pone la banda presidencial a Gustavo Petro

El clima es de fiesta total. La alegría viene de todos los rincones de Colombia a concentrarse en la Plaza Simón Bolívar. La gente está haciendo larguísimas colas desde temprano para ingresar y ocupar los mejores lugares. Hay campesinos, indígenas y afrodescendientes con sus trajes típicos; grupos que vienen desde la Amazonia y que han debido hacer largos trechos en canoas hasta arribar a un colectivo, desde el Chocó abandonado por la mano de los dioses, pero más de sus gobernantes; desde la conflictiva región del pacífico hasta la Guajira y la costa del Caribe. Jóvenes y viejos, negros, blancos y mestizos, hombres y mujeres, con carteles con leyendas que hablan de las aspiraciones de este pueblo. Banderas de Colombia, vinchas, ponchos y enseñas que identifican a los del Pacto Histórico y a los demás partidos que lo integran. La ansiedad por tenerlo a Petro de presidente y a Francia de Vice no se puede contener.

Finalmente el momento llega. En la plaza y cuadras aledañas no cabe un alfiler al igual que en las plazas de ciudades y pueblos en todo el territorio que lo sigue por pantallas gigantes. Dicen los memoriosos que es la segunda vez en la historia que se hace una jura al aire libre, pero esta vez es más masiva, multitudinaria, más alegre y participativa. Cuando se hacen presentes los nuevos mandatarios la multitud corea: “Petro amigo, el pueblo está contigo”, “No más Uribe”, “No más guerra”, “El que no salta es un infiltrado”.

Alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina. El M19 presente en la jura

La espada de Bolívar

El presidente del senado Roy Barrera, hace un potente discurso ante la Asamblea Legislativa y procede a tomarle juramento a Gustavo Petro quien se convierte así en el nuevo presidente de Colombia. Y aquí ocurren dos hechos de tremendo simbolismo: quien le coloca la banda presidencial es nada más y nada menos que María José Pizarro, hoy senadora, hija de Carlos Pizarro, último jefe del M19 y que fuera asesinado mientras hacía la campaña como candidato a presidente por la Alianza Democrática M19, luego de los acuerdos de paz que se hicieron con el gobierno de Belisario Betancourt. El presidente del senado la convoca con estas palabras: «llamo a una hija de la izquierda, a una hija de la historia, esa historia que fue interrumpida por las balas asesinas…». El otro hecho potente, ocurrió siendo ungido ya presidente, y antes de tomarle juramento a su vice Francia Márquez, en su carácter de comandante en jefe de las fuerzas armadas, ordenó: “le solicito a la casa militar traer la espada de Bolivar, una orden del mandato popular y de este mandatario” . Petro varios días antes había gestionado la presencia de la espada ante el pueblo al momento de la jura y habiéndose ya tomado todos los recaudos, Iván Duque, intempestivamente negó su salida de la Casa de Nariño, residencia presidencial. La ceremonia se interrumpió durante media hora y allí quedó Francia con la mano levantada. El hecho fue un gesto de poder. Fue decir: ahora soy el presidente y ejerzo el mando, pero también al igual que la presencia de María José Pizarro, que llevaba en su espalda el retrato de su padre, fue la reivindicación de su pasado guerrillero, de su historia de lucha, ya que el robo de la espada de Bolívar, fue el primer hecho propagandístico del M19. Cuando la robaron de la Quinta de Bolívar, donde en ese tiempo estaba, dejaron – según el historiador Arnovy Fajardo – una nota que decía entre otras cosas “su espada rompe la telaraña del museo y se lanza a los combates del presente, pasa a nuestras manos, a las manos del pueblo en armas”. Cuando llegó la espada -ante la mirada y el gesto colonialista del irrespetuoso y soberbio rey de España -la multitud explotó: «Alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina». Luego Petro destacó la importancia de ese símbolo: “Llegar aquí junto a esta espada, para mí, es toda una vida, una existencia, esta espada representa demasiado para nosotros y para nosotras y quiero que nunca más esté enterrada, que nunca más esté retenida, que solo se envaine como dijo el libertador, cuando haya justicia en este país, que sea del pueblo, es la espada del pueblo y por eso la queríamos aquí, en este momento y en este lugar”. Finalmente pudo tomarle juramento a Francia quien también dejó su mensaje: “juro por mis ancestros y ancestras hasta que la dignidad se haga costumbre”.

Los discursos que encendieron a la multitud

Pero no solamente esos hechos cargados de simbolismos mostraban que comenzaba una nueva etapa histórica en Colombia, tanto Roy Barreras como luego Gustavo Petro lo dijeron con todas las letras. El presidente del senado afirmó enérgicamente “… y por primera vez en estos doscientos años de vida republicana, señores gobernantes de América Latina y señores gobernantes del mundo que nos escuchan, en esta tierra, por primera vez un gobierno progresista, de izquierda democrática ha llegado a Colombia, esto tiene un significado histórico enorme, es una ruptura es un quiebre de la historia. Por supuesto el reclamo, el dolor, la indigencia y la pobreza convivieron siempre con las hegemonías, con los estados insuficientes, con los grupos de poder que todo lo aliviaban con paliativos sociales que calmaban conciencias, pero no calmaban el hambre, ni el desempleo ni la informalidad, ni la inequidad.»

Por su parte Petro, dejó también en sus palabras, gestos y claves que revelaron las ambiciones y propósitos que animarán su gobierno y esencialmente quienes serán los principales beneficiarios de sus políticas. Al dispensar, al inicio de su discurso, los saludos a las autoridades e invitados presentes, la multitud respondía en algunos casos con una ovación. De los mandatarios presentes quien recibió la mayor fue Gabriel Boric de Chile y luego Luis Arce de Bolivia. Para otros hubo un significativo silencio. Pero el mayor pronunciamiento de la gente fue cuando Petro mencionó a sus “invitados especiales”: un pescador del Tolima, una líder juvenil del Chocó, una barrendera del aseo de Medellín, un cafetero de Caldas, un silletero de flores de Antioquia, una vendedora ambulante del Chocó. Asimismo levantó una fuerte ovación cuando mencionó a los líderes sociales y al pueblo de Colombia.

Iniciábamos una nota en el mes de marzo, analizando lo que podía suceder en las elecciones presidenciales en Colombia, citando a García Márquez, que cerraba su obra maestra diciendo “Las estirpes condenadas a cien años de soledad no tienen una segunda oportunidad” como metáfora de la situación de Colombia y finalizábamos sentenciando: “Una Latinoamérica unida y fuerte como uno de los centros de poder económico y político deberá emerger para discutir el poder en (el) mundo sin ningún tipo de vasallaje y en eso será fundamental la capacidad de combate de los movimientos populares. En eso consiste un cambio histórico. De lo contrario habrá que resignarse al destino de Macondo que no tuvo una segunda oportunidad.” Ni se nos ocurre pensar que Gustavo Petro nos haya leído, pero nos alegra ver que también él coincidentemente eligió esa expresión para resaltar que empezaba aquí otra historia en Colombia: “los colombianos y las colombianas hemos sido enviados muchas veces a la condena de lo imposible, a la falta de oportunidades, a los no rotundos (…) quiero decirles a los que nos escuchan en toda Colombia, que hoy empieza nuestra segunda oportunidad”

El gobierno de la Paz, la Justicia Social y la Justicia Ambiental

Comenzó con el tema de la paz: “Cumpliremos el acuerdo de paz, seguiremos a rajatabla el informe de la Comisión de la verdad que nos cuenta de muertos…800000 muertos por la violencia, no podemos seguir en el pais de la muerte, tenemos que construir el país de la vida…convocamos a todos los armados a dejar las armas, a aceptar beneficios jurídicos a cambio de la paz” . Y sin mencionar a EEUU lo hizo responsable del fracaso de la lucha contra las drogas, sustrato de la violencia en el país: “la paz es posible si se cambia la política contra las drogas, la guerra contra las drogas por una política fuerte de prevención contra el consumo en las sociedades desarrolladas. La guerra contra las drogas fortaleció las mafias y debilitó los estados, la guerra contra las drogas ha llevado a los estados a cometer crímenes, nuestro estado ha cometido crímenes. Nos quieren apoyar en la paz dicen en todos los discursos, pues que cambien la política antidrogas que está en sus manos”

Puso especial énfasis en superar la pobreza, el desempleo y la desigualdad : “el 10 % de la población colombiana tiene el 70% de la riqueza, es un despropósito y es una verdadera amoralidad, no naturalicemos la desigualdad y la pobreza….somos una de las sociedades mas desiguales en todo el planeta tierra, es una aberración que no podemos continuar si queremos ser una nación si queremos vivir en paz”. Afirmó el rol del Estado en la distribución del ingreso; la igualdad de la mujer y la superación de la violencia que será otro de los objetivos de su gobierno destacando el rol que tendrá en ese aspecto la vicepresidenta Francia Márquez. En el terreno económico puso su acento en la reforma tributaria donde pagarán más los ricos, en el fortalecimiento del mercado interno, la industria nacional, economía popular y el desarrollo de la pequeña y mediana producción agropecuaria: “…a partir de hoy todos los bienes en extinción de dominio pasaran a ser la base de una nueva economía productiva administradas por las organizaciones campesinas (ovación), por las cooperativas urbanas de jóvenes productivos y por las asociaciones populares femeninas” También la educación y la salud para todos y todas tuvo su destacado; especial preocupación expuso por el calentamiento global y la crisis ambiental, propugnando dejar al energía del carbón y del petroleo y desarrollando energías limpias y sustentables. En ese sentido propuso que el FMI acepte canjear deuda por inversiones en materia ambiental. Por último dirigió un mensaje a Latinoamérica : “ …es hora de dejar atrás las diferencias para trabajar juntos, que es mucho mas lo que nos une que los que nos separa (…)si actuamos juntos la voz de América Latina se escuchará en el concierto de los pueblos del mundo…pero la unidad no puede ser una retórica, un mero discurso…” Y enunció algunos ejemplos de emprendimientos comunes en materia energética, de salud y tecnología. Finalmente esas definiciones las terminó sintetizando en un decálogo de gobierno y su compromiso.

El futuro no está escrito

La decisión y convicciones, mostrada no solamente por Petro y Francia, y la energía que emana del pueblo que lo acompaña, abre un camino de esperanza no solamente para Colombia, sino para Latinoamérica y el mundo. Su liderazgo y sus proyectos pueden apuntalar un cambio definitivo en la región, que le dé mayor sustento y posibilidades a las iniciativas nacionales y populares para que nunca más el neoliberalismo vuelva a ser opción en ninguno de nuestros países. No será fácil ni de un día para el otro, ni sin lucha, pero el cambio histórico en Colombia, inclina los platillos de la balanza del poder en la región y pone en cuestión los planes del imperio para Latinoamérica. En una excelente entrevista que le hizo el diario el País de España, cuando apenas había sido electo, sentencia Petro: “si fracaso las tinieblas arrasarán con todo” pero como dijo en el cierre de su discurso de posesión negando esa posibilidad: “Nuestro futuro no está escrito, somos dueños del esfero (1) y del papel y podemos escribirlo juntos”. Para la suerte de Colombia y de Latinoamérica.

(1) bolígrafo

Publicado el por Alberto Hernández | 1 Comentario

Cali capital mundial de la salsa, de la resistencia y Petrista

Por Alberto Hernández

La ciudad de Santiago de Cali es la capital del Valle del Cauca y es la única del país que tiene salida directa al Pacífico por la vecina y portuaria Buenaventura. Es la tercera ciudad de Colombía por su cantidad de habitantes y también por su actividad económica, cultural y deportiva. Pero es mucho más que eso: es la Capital Mundial de la Salsa y de la resistencia. Y es mayoritariamente petrista.

Su clima cálido y seco y la brisa vespertina la hacen un sitio agradable y sabroso para disfrutar de largas caminatas, ideales para conocer cada rincón de la ciudad y su gente, amiguera y alegre.

El 25 de julio se celebraron los 486 años desde que el entonces extremeño Sebastián de Belalcázar, decidió fundarla y la ciudad se vistió de fiesta. Las calles y las plazas se ornamentaron, se iluminaron y en ellas se desarrollaron innumerables actividades culturales y recreativas, pero la más convocante fue la del salsódromo montado a la vera del rio Cali. Por su escentario desfilaron los principales grupos musicales locales con sus bailarines, para beneplácito de cientos de espectadores que hacían palmas y se movían al ritmo de la música, mientras el locutor repetía una y otra vez: “¡Cali capital mundial de la salsa y también de la resistencia!” La resistencia es oficial y está pintada en las paredes que gritan contra la represión, por los derechos y por las víctimas que dejó la lucha.

La zona del pacífico colombiano es una de las zonas más calientes de Colombia en lo que hace a la violencia armada, por la acción de la guerrilla – que ha mermado desde los acuerdos de paz- pero más por las bandas criminales (BACRIM) que operan en la zona y se nutren del narcotráfico, el contrabando, la extorsión, la explotación sexual y la minería ilegal. Aunque el foco de esas actividades es el Cauca, departamento ubicado al norte del valle , la ciudad de Cali no ha estado exenta de sufrir esa violencia que la erigen como una de las que tienen la mayor tasa de homicidios de Colombia. Solamente en la primera mitad del 2022 hubo, en el departamento, masacres que quitaron la vida a dieciocho personas y siete más identificados como líderes sociales, de acuerdo a los informes de Indepaz.

Tal vez por esa realidad que endurece el cuero y sobre todo por la urgencia de la situación social y las demandas estudiantiles y sectoriales, que vienen de larga data pero que se agudizaron con la implementación de las políticas neoliberales, este pueblo mostró su temple y se puso bravo, convirtiéndose en la vanguardia de las luchas que conmovieron a Colombia entre abril y junio de 2021. Y también por eso y buscando cambiar su historia, la mayoría puso su esperanza en Gustavo Petro y Francia Márquez, que si bien es del Cauca, se recibió de abogada en Cali y aquí la consideran como propia y uno de los factores que decidieron con su aporte de votos, el triunfo del Pacto Histórico.

Michelle

Michelle Obando, es joven, abogada y líder social de Cali. Fue candidata a congresista del Valle del Cauca y es dirigente del movimiento ciudadano Nuestra Causa. Fue protagonista de las duras jornadas de lucha de 2021 en Colombia y que trascendieron al mundo. “Cali y el Valle del Cauca – dice con voz enérgica – pone cerca de un millón trescientos mil votos después de un año de haber vivido un estallido social y nuestra ciudad fue el epicentro, de lo que llamamos la revolución ciudadana. El pueblo salió a las calles para llamar la atención del gobierno saliente desconectado de las necesidades de millones de personas que reclamábamos la reivindicación de derechos tan básicos como la salud, la educación, la vida digna, y tras pasar una pandemia donde las políticas de gobierno fueron nulas y se concentraron en defender a un solo sector social en este país tan desigual, tanto que es el tercer país mas desigual del mundo. Entonces esas fueron las llamas que encendieron e hicieron que la gente quisiera en estas elecciones presidenciales votar por algo diferente. Por una propuesta distinta de gobierno”. El optimismo reina, la esperanza va de su mano.

La dirigente confía en el progresismo del nuevo gobierno que es “básicamente la reivindicación del derecho a la salud, a la educación, combatir las desigualdades sociales, la lucha contra el hambre, el cambio climático es decir darle importancia a las políticas de vida, como dice Gustavo Petro”. Confía en que el plan nacional de desarrollo no se va a alejar de esas propuestas que se presentaron ante la sociedad, pero destaca los niveles de participación popular que propicia el nuevo gobierno y el empoderamiento y organización de los sectores sociales, que no bajarán los brazos.

Es posible que estemos ante la presencia de un nuevo liderazgo en Latinoamérica que puede dar un espaldarazo a las opciones nacionales y populares de la región, en tanto el vuelco ideológico de Colombia mueve los platillos de la balanza del poder y mejora las relaciones de fuerza frente a la sempiterna subordinación a los EEUU de las burguesías locales. Pero Michelle, redobla la apuesta: “Gustavo Petro no quiere ser solamente el presidente de Colombia y hacer las reformas por las cuales fue elegido sino que también quiere ser un líder a nivel mundial en la lucha contra el cambio climático y la injusticia social, contra el hambre, contra la pobreza y creo que hacia allá va a ir encaminado este gobierno”.

Alfredito el custodio de Puerto Resistencia

Llegando a las proximidades de Puerto Resistencia, pregunto por el lugar a un hombre bien entrazado que me contesta en forma despectiva: “Sigue una cuadra y te volteas a la derecha y allí está esa cosa”. Obviamente – pensé – este tipo no es de los que se plegaron al paro y la protesta del 2021 y debe haber sentido en aquéllos días ganas de que el ejército y el ESMAD arrasara con todos ellos.

Puerto Resistencia es una encrucijada de avenidas muy transitadas y con mucha actividad comercial y en una lonja angosta de parque se eleva orgullosa y desafiante esa mano con el puño cerrado sobre la palabra «Resiste». Inconfundible testimonio de una lucha del pueblo por su dignidad en la que muchos dejaron su vida, su salud y su libertad y dejaron claro que la hora del cambio había llegado para Colombia. Petro y Francia fueron el emergente.

Alfredito posando al lado de su retrato

Allí, sin tener que preguntar nada, me aborda Alfredito. Un menudo hombre, de tez mestiza, vestimenta humilde, con un rosario de semillas al cuello y una barba descuidada, propia de quien no tiene compromisos formales. Este pequeño hombrecillo, y de ahí el diminutivo de su nombre con el que lo conoce todo el mundo, me empieza a poner al tanto de todo aquello y de las luchas que protagonizaron. “Cuando se metían (las fuerzas represivas) les tirábamos todos los que estábamos ahí, nos tenían rodeados, pero los enfrentábamos y no los dejábamos entrar hasta aquí. Cuando esos manes (1) entraron, lo hicieron con mil hombres, pero ya habíamos terminado la mano. Ese día nos sacaron por dos horitas, pero después volvimos y los sacamos y nos metimos el mismo día” Cuenta Alfredito y agita los brazos remedando una pelea.

Imágenes de los caídos en los enfrentamientos con la represión. Arriba el escudo con la perforación de la bala que terminó con la vida de la joven manifestante

Al monumento lo hicieron con el apoyo masivo de la gente que donaba dinero y materiales de construcción y utilizaron dos columnas de alumbrado que voltearon durante las protestas como estructura. La terminaron en quince días en obra negra, después vinieron los grafiteros y terminaron el trabajo pintando consignas y retratando a los caídos y a los protagonistas. “Aquí estoy yo” – me muestra orgulloso el retrato en cuerpo entero y tamaño natural que le hicieron. Se pone al lado y me pide que le saque una foto. “Allí arriba está el escudo artesanal que se había hecho una pelada (2) con el agujero de bala que la mató” y así fue recorriendo cada imagen y por último me señaló el retrato de un muchacho diciendome: “aquél que está allá, el de gorra negra, es su padre”. Por todo esto a este lugar, que antes se llamaba Puerto Rellena, porque según mi guía, por los alrededores hay muchos fabricantes de chorizos, morcillas y salchichones, lo rebautizaron Puerto Resistencia.

A ambos lados de la plazoleta hay casillas de madera, prolijamente pintadas y “grafiteadas”. Una de esas pinturas representa a Francia Márquez. Alfredito me la muestra orgulloso:“estuvo aquí y es de las nuestras, por eso todos la votamos, es hora de que podamos vivir sabroso” y luego me muestra la casilla donde vive: “aquí estoy día y noche”. El recorrido sigue por una huerta donde no falta nada y que provee a los comedores comunitarios, semilleros y cajones de compost. Un gacebo bajo el cual gente intercambia y vende artesanías, ropa y otras mercaderías y cruzando la calle una olla de cemento en homenaje a tres mujeres que se pusieron al hombro la tarea de cocinar para los manifestantes.

A modo de despedida me dice “a la gente de Argentina, pues, que bacano (3) que nos apoyen, que bacano el apoyo que nos están mandando”. Pues no todos, pensaba para mis adentros, también en Argentina hay mucha gente que quiere seguir haciéndole áspera la vida al pueblo y que en Colombia seguramente estarían de acuerdo con el señor mal agestado que me indicó como llegar.

Darwin

Darwin es estudiante de los últimos años de Economía de la Universidad del Valle. Ha sido también protagonista de las luchas de 2019 y 2021, estudioso de la realidad Latinoamericana y mundial e inquieto buceador de las corrientes políticas e ideológicas que se disputaron y se disputan los cursos históricos de la humanidad y la suerte de quienes somos su carnadura. Nos contaba que las primeras acciones fueron con un protagonismo insoslayable del estudiantado en todo el país, que reclamaba por mayor presupuesto y contra la corrupción en las unidades académicas. Por aquellas luchas se pudieron negociar porcentajes de aumentos presupuestario y otras reivindicaciones, pero que no cambiaron nada de fondo. La lucha cobró vigor después del obligado paréntesis de la pandemia. Y el estudiantado de la Universidad del Valle fue una de las avanzadas. Primero con un paro virtual y el reclamo de las clases presenciales que derivó en una toma por diez días del campus de donde fueron desalojados por la fuerza pública. Casi en simultáneo las organizaciones sindicales, indígenas y sociales lanzaron el paro nacional del 28 de abril contra la reforma tributaria de Duque. Los estudiantes se plegaron al paro y vinieron cortes de calzada, barricadas y enfrentamientos con las fuerzas represivas, colaborando con los sectores organizados de los barrios y lo que se llamó Primera Línea.

Un viento fresco y mayor enjundia agregó la minga indígena que bajó a la ciudad y acampó en la Universidad poniendo en juego su mayor determinación y organización para enfrentar a la represión y a los grupos de ricachones armados y protegidos por las fuerzas policiales. Los estudiantes se replegaron a los barrios y colaboraban con las ollas comunitarias y demás tareas organizativas, además de poner el pellejo porque varios fueros muertos en los enfrentamientos con el ESMAD y el ejército y sus rostros desde las paredes llaman a no bajar los brazos. “Sin duda -dice Darwin- que esos sucesos acumularon en el sentido de buscar algo diferente en política. Cambiar lo que hasta aquí había sido una constante histórica en Colombia: el dominio de la derecha, de los sectores oligárquicos. Y esa opción fue Petro y Francia. Y se votó en asamblea el apoyo a la formula y todos los estudiantes salimos a militar por el Pacto Histórico”. El triunfo de la fórmula los entusiasmó como a todos, pero a la hora de vislumbrar el futuro aparecen algunas sombras y dudas.

Uno de los estudiantes de la Universidad del Valle asesinados

“¿Qué es eso que dice Petro de construir el capitalismo en Colombia? ¿no es éste el capitalismo, que concentra la riqueza en unos pocos y deja afuera a la mayoría de tener una vida digna?” Y agrega demostrando conocimientos de la realidad Latinoamericana: “miremos lo que pasó con los gobiernos progresistas en nuestra región: el kirchnerismo en Argentina, o con Lula en Brasil, también Correa en Ecuador, generaron mejores condiciones de vida para sus pueblos, pero no atacaron y menos modificaron la estructura económica y las relaciones de poder fundamentales y por eso volvió la derecha en todos esos países, y ahora Boric en Chile o Castillo en Perú se ven también muy condicionados”. Y concluye: “habrá que ver que pasa, la gente está muy esperanzada, pero hay que estar atentos porque en cualquier momento hay que volver a las calles”.

Me despido augurándole un futuro de Ministro de Economía y me dice que en eso piensa.

Miryam y los desorientadores

Casa de Miryam

Myriam es petrista de la primera hora y lo sigue desde que el ex M19 irrumpió en el escenario político y se consagró senador en 2006 por el Polo Democrático Alternativo. Milita en Colombia Humana, el partido de Petro desde que lo fundó allá por 2011 y con el que ganó la alcaldía de Bogotá. Desde el frente de su casa la imagen de Petro y la bandera colombiana lo atestiguan sin lugar a dudas. Ha militado sin descanso para la anterior elección presidencial “donde perdimos por poco y en la que seguramente hubo fraude” y para ésta, redobló su compromiso “ porque los problemas sociales y la cantidad de gente que pasa hambre y no tiene acceso a la salud es mucho más”. Ella no tiene apremios económicos, vive en una confortable casa, pero se preocupa por la situación de los que Francia Márquez llama “los nadies” y los “pelados” que no tienen acceso a la educación o la salud. Terminada la campaña participa regularmente de reuniones de base del Pacto Histórico y resalta las posibilidades que el nuevo gobierno les está dando a todos de debatir y proponer respuestas a los problemas que tiene hoy la gente de su país. Todo lo cuenta con un entusiasmo superlativo y la convicción de que definitivamente ahora va a cambiar la historia de Colombia.

Ella propicia una reunión con Alfaro, Jorge y Fernando, todos militantes de Colombia Humana y residentes de Siloé, barrio popular de Cali, ubicado en las laderas de un cerro que fue mina de carbón y que surgió de la ocupación de decenas de familias necesitadas de vivienda. Hoy la habitan mayoritariamente trabajadores de los servicios y la construcción, muchas viviendas carecen de los servicios básicos y exhibe unos de los índices de pobreza más altos de Colombia, que se agudizó tras la pandemia. Fue uno de los principales puntos de la lucha y resistencia en el paro nacional de 2021.​

El vocero del grupo es Alfaro y cada tanto los otros compañeros aportan comentarios que en algunas oportunidades es motivo de discusión. Tienen premura por terminar la entrevista porque van a una reunión política del partido para tratar las candidaturas para la alcaldía. Cuando se les pregunta sobre su actividad laboral dice: “somos formadores de un club deportivo, pero con enfoque social. Nos hacemos llamar desorientadores porque….todos estamos orientados desde que nacemos, a lo que creen nuestras familias, a lo que cree el estado, el colegio, dependiendo de donde estudies así mismo te orientan. Los chicos y chicas llegan a nosotros a desorientarse, a mirar otras cosas, a mirar en realidad lo que está pasando. A pensar otras cosas y que no simplemente somos un numero más. Porque somos un número: hubieron diez muertos, hubieron veinte muertos o tantos desaparecidos, pero nunca salen los nombres”. Discuten entre ellos recordando donde fue el primer enfrentamiento con las fuerzas del ESMAD y el ejército, donde quemaron cubiertas, las innumerables marchas en las que participaron, las corridas y las ollas comunitarias de esos días; también cuando bajó la minga indígena y la “velatón” que hicieron por los caídos en el barrio, que fuera reprimida por la policía con una balacera y cómo ese hecho desencadenó que se tomaran todos los puntos de resistencia en Cali.

De iz. a der. Fernando, Jorge y Alfaro

“Todo nace – cuenta Alfaro- a partir de las necesidades que todos hemos tenido desde siempre, sino que ahora hay más más hambre y necesidades. Siempre se ha estado en pie de lucha pero no ha sido tan en masa como en este último estallido social. Yo creo que la gente se cansó de tanta represión, a nivel emocional y sobre todo la violencia cultural que vivimos todos y tras de eso la violencia estructural que también tenemos, que es bastante fuerte, sobre todo donde estamos nosotros…todas las tierras son robadas. Aquí nos dicen que nosotros somos los invasores, pero resulta que somos colombianos y los que tienen toda la tierra aquí ni siquiera son de acá (…) yo creo que estamos con la oligarquía en su máxima expresión, donde siempre se gobernó para unos pocos”

Niegan que hayan pertenecido a las llamadas Primeras Líneas, pero dicen que siempre militaron y participaron. “Los de primera línea – prosigue Alfaro- son los sectores más vulnerables de la sociedad, que no tenían nada que perder. Yo escuché una frase de primera mano de un man, cuando estábamos en las marchas y con las ollas comunitarias: ‘hermano yo como aquí mejor que en mi casa que en la semana comeré dos o tres veces’. Entonces la gente estaba ahí por necesidad lo que hizo que tuviera más fuego, más llama esa cosa”. La conversación se hizo animada y fue virando para lo político, mientras Jorge hacía señas y muecas advirtiendo que se les hacía tarde para ir a su reunión de Colombia Humana.

“Es indudable que -volvió a la carga Alfaro- que en toda esa movida, más de uno se dio cuenta de cual era la problemática de su propio país, porque aquí nos han enseñado al rebusque, a sobrevivir, a usted ser solo usted y sobrevivir por usted, aquí nunca ha sido una vaina que nos hayan enseñado algo colectivo. Y el cambio tiene que ser colectivo, no puede ser individual. Petro y Francia Márquez, son la representación que yo creo hasta ahora es la mejor que he visto y a través de la historia la que mejor se ha tomado. Pero ellos representan una cantidad de gente que no solamente son ellos, como hablar de un Pastrana que eran solamente él y sus amigos o Uribe él y sus amigos. Y ahi es donde empieza el cambio porque Petro y Francia son un poco la gente, ellos nos estan representando, es la gente que está atrás. Y eso es lo político, que tiene que ver con la asamblea, con concertar…y si no se pueden lograr las cosas, voy a ser el primero en salir a la calle otra vez, llámese Petro, llámese…tenemos que seguir en la lucha exigiendo un poco de dignidad para todos. Yo sé que va a estar tremendo, porque los tres poderes son en realidad manejados por unos pocos, que en realidad hacen uno solo.” Fernando interviene para decir que escuchó que sonaba para la alcaldía de Cali un candidato de izquierda. A lo que Alfaro respondió tajante: “No, aquí la izquierda no existe y para mí Petro es de centro. Es un demócrata revolucionario digamos así…pero el man ¡de ideología de izquierda no! El viene de la única guerrilla que nosotros queremos, que fue transparente y limpia, ¿me entiende? Pues los otros grupos subversivos que hay aquí en Colombia…buscan hacer el daño a su propio país, porque buscan el beneficio propio. Cuando el M19 tuvo sus ideales fue una lucha limpia para el ṕueblo, no tanta presión, concientizaban a las comunidades (…) Nosotros hemos visto grupos subversivos que han sido como mas violentos…Yo sí entiendo un poco a las FARC en la época de Tirofijo, o sea allá por 1986. Pero a la gente le inculcaron mucho odio los medios de comunicación, porque los manes volaban los oleoductos, pero nunca concientizaban a la gente de por qué lo hacían. Por que aquí se llevan una tina de petroleo y los gringos se la devuelven en gasolina y en EPM (4) y le sacan cuatro o cinco veces más de lo que sale un barril de petróleo. Nosotros lo estamos regalando y pagándole a otro por la riquezas que son propias. El TLC, la agronomía…o sea aquí las FARC en un momento fueron muy idealistas pero querían resolver todo a plomo y eran combates muy fuertes». Y tratando de explicar los orígenes del conflicto social afirma Alfaro: «Aquí estamos divididos en dos ideales: los santanderistas y el medio pa’ abajo. Somos de diferentes ideales y los de arriba solamente son de los ideales de Santander (5) y a nosotros nos han vendido que Bolívar fue una chimba (6), pero lo que hizo fue liberar para quedarse con el trono. Es como el resumen. Es lo que nos han vendido a nosotros, pues para mí no es tan héroe..era un españolete”. Revisionismo histórico de base al palo. Y aquí uno se pregunta: ¿algo de esto habrá tenido que ver en la renuncia de San Martín en Guayaquil a seguir en la campaña libertadora?

Miryam militante del Pacto Histórico

Los temas se mezclan y los recuerdos de aquéllas jornadas tan duras y luctuosas se atropellan por salir. Ahora es Jorge, que se olvidó del apuro, el que interviene y recuerda conmovido: “…todos los días mataban un muchacho. Y ellos se defendía con piedras, si al menos hubieran estado armados…con piedras y reclamando derechos, porque eso hacían, reclamar derechos, reclamando lo que hace siglos les han quitado y llegan desde el mismo gobierno, sabiendo que ellos también son ciudadanos de aquí y hasta familias de ellos estaban aquí y a ellos no les importaba. Una sola persona manipuló todo eso, porque era el “Matarife” (7) el que mandaba al presidente…vaya haga esto, haga esto otro…” Y sigue reflexionando: “Se viene difícil. Nunca había visto tanta esperanza en la gente. Nunca había visto en mi corta vida tanta esperanza. Va a ser malo si la gente no entiende que lo de vivir sabroso no es de un día para el otro”. Concluye y se pone de pie invitando a sus compañeros a que lo sigan porque no quieren perderse la discusión sobre las elecciones que se vienen en las alcaldías. Cuando se hubieron retirado Miryam menea la cabeza y dice que no es momento de pensar en candidaturas “hoy tenemos que ayudar a Petro aportando ideas y organizándonos por la base”.

De una u otra forma, se lo mire a Petro como se lo mire, se lo califique de izquierda, de centro o progresista, hay ebullición por abajo , hay alegría y clima de fiesta en el pueblo y una gran ilusión avanza a pie firme.

(1) manes: tipos, hombres. Adaptación del ingles man=hombre

(2) pelado/a: niño/a, joven

(3) bacano: bueno, de calidad, excelente

(4) Corporación proveedora de servicios de agua, luz y gas con invesiones diversificadas en actividades, comerciales, financieras e industriales

(5) Francisco de Paula Santander participó en la campaña independista de Colombia. Fue vice presidente interino de la naciente República Colombia y luego primer Presidente de Nueva Granada (actual Colombia). Se distanció de Bolívar por diferencias en torno a la organización política del país. Según una declaración de las FARC fue representantes de los intereses de la oligarquía.

(6)chimba: superbacano, excelente, extremadamente bueno

(7) Se refiere a Alvaro Uribe. El alias proviene de la serie de televisión «Matarife» con argumento del escrtor Daniel Mendoza Leal, que vincularía a Uribe con el narcotráfico, los paramilitares y la corrupción política.

Publicado el por Alberto Hernández | 2 comentarios

Diego Cancino, concejal de Bogotá, un Verde nada tibio

Por Alberto Hernández

Mientras se cuentan las horas para que Gustavo Petro y Francia Márquez asuman como máximas autoridades de Colombia, las especulaciones y opiniones circulan velozmente en diversos sentidos. Ante cada nombramiento o iniciativa del presidente electo, surgen apoyos y cuestionamientos y estos últimos no solo de la derecha que vocifera desde los medios adictos y hecha espuma por la boca por las redes sociales mostrando los dientes, también se oyen voces aunque mas cautas, de exponentes del ala de izquierda del PH. Pero una de las últimas designaciones y fundamental por todo lo que tiene que ver con la paz y la depuración de las fuerzas de seguridad ha unificado la opinión del amplio espectro del Pacto. Es la de Iván Velásquez Gómez como Ministro de Defensa. Ex auxiliar de la Corte Suprema de Justicia, Velásquez tiene una trayectoria impecable y no solamente ha sido un hombre comprometido con la defensa de los derechos humanos sino que ha promovido los juicios contra la parapolítica y el paramilitarismo. Los uribistas braman y temen. No menor repercusión y apoyo han tenido los últimos nombramientos de Patricia Tobon, Giovani Yule y Leonor Zalabata. La antioqueña Tobon Yagarí es indígena emberá, abogada, defensora de los DDHH y lider social y ha sido designada al frente de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas. Yule Zape, es líder indígena, psicólogo, sociologo, líder social y defensor de los DDHH y deberá hacerse cargo de la Unidad de Restitución de Tierras de Colombia. Por su parte Zalabata Torres, que pertenece al pueblo Aruhaco que habita la Sierra Nevada de Santa Marta, es escritora, y defensora de los DDHH y de los pueblos indígenas y ha sido designada como embajadora de Colombia ante las Naciones Unidas. Esta es una muestra de la diversidad que integra el gabinete de Petro y de la amplitud del arco político y social que acompañará su gestión. Sobre estos temas y el devenir del nuevo gobierno conversamos con el concejal de Bogotá, e integrante del Partido Verde, Diego Andrés Cancino Martínez.

Cancino, es filósofo de la Universidad Nacional de Colombia, tiene estudios de maestría en políticas públicas de la Universidad de los Andes. Trabajó con Antanas Mockus en políticas sobre cultura y formación ciudadana, paz y prevención de las violencias, entre otros. Fue asesor de Ángela María Robledo en el Congreso de la República (2010- 2014), donde participó, reconociendo la voz de las mujeres víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado y su acceso a la justicia y fue activo promotor de la paz en los municipios de Cauca, Caquetá, Putumayo y Montes de María con la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, entre otras faenas.

Cancino ha sido profesor universitario (Universidades de los Andes, Externado y Rosario) en las cátedras de liderazgo y políticas públicas, pensamiento científico y cultura ciudadana y columnista en varios medios de comunicación.

Nos recibió en su despacho del Concejo de Bogotá en forma muy campechana y desprovista de todo protocolo y así conversamos sobre esta nueva y esperanzadora etapa que se abre en Colombia de la mano y la decisión de Gustavo Petro y Francia Márquez.

Y como es complejo el entramado de alianzas y apoyos que se aglutinan en torno al oficialismo petrista comenzamos preguntando:

-¿La Alianza Verde integra el pacto? Hemos visto que solo algunos integrantes se sumaron

-Acá hay que hacer algunas diferencias. La Alianza Verde no es del PH. Y el proceso que tuvo la AV tuvo dos características: una que tuvo candidatos propios al congreso por parte de la Alianza Verde Centro Esperanza. Los congresistas se lanzaron por ese tipo de alianzas. Estaba el partido Verde, el equipo de Fajardo, lo de Ingrid Betancourt y algunos ex liberales. El nuevo liberalismo hizo su propia lista al congreso. Es decir que en primera instancia en las elecciones al congreso no fuimos parte del PH. Y luego despues de una puja politica muy fuerte porque nos querían imponer el candidato de la Alianza Verde esperanza que fue Fajardo a toda costa y nosotros dijimos no, porque eramos mucha gente que nos sentímos sintonizados con el proyecto de Petro y Francia, entonces se determinó que para la presidencia ibamos en libertad, es decir que podíamos apoyar a Petro o a Fajardo. Yo por ejemplo apoyé a Francia Márquez en la consulta y después de la consulta apoyé a Petro. En este momento el Verde no tuvo el mismo proceso y no se montó al PH, entonces hubo unas divisiones en el verde, de posiciones diferentes y también hubo dos sinvergüenzas que apoyaron al impresentable de Rodolfo Hernández. Y en este momento lo que decidió el partido, en la medida en que quedaba la compulsa entre Petro y Hernández, se fueron sumando a los que habíamos apoyado a Petro desde el principio y ahora somos partido del gobierno, no somos del PH, pero si somos Partido del gobierno. Somos parte del oficialismo.

-Por fuera de Colombia se habla de que aquí ganó la izquierda. ¿Se puede caracterizar de izquierda al PH?

-Yo creo que el PH se puede considerar con apuestas de izquierda en varios sentidos…las propuestas de derechas, neoclásicas que quieren incentivar el neoliberalismo, las tendencias que hacen una sublimación del mercado, esas apuestas de derecha, de ellas nos distanciamos y yo sé adonde va la pregunta pero quiero responder lo siguiente: lo primero, la derecha en este país le ha dicho no a la paz, han boicoteado el acuerdo de paz y dijeron que iban a hacer trizas los acuerdos de La Habana y lo hicieron. Y aquí ahora hay una apuesta muy grande por desarrollar esos acuerdos y construir paz. Eso es una prioridad política. Lo segundo, la concentración de la tierra que la derecha ha intensificado en este país -los datos son sumamente elocuentes- y aquí hay una apuesta clara, para que los despojos, el catastro y el (impuesto) predial y para que esa concentración que en muchos casos ha sido ilegal, termine. Y en la cuestión de la tierra hay propuestas alternativas: es que no fundamentemos nuestros desarrollo rural en la ganadería, ya que genera costos ambientales, es ineficiente y lo que está haciendo es fregar la tierra y demás. La tercera y que me parece muy importante, es que las propuestas de derecha y centro derecha, basan el Estado en el funcionamiento de la intermediación financiera y tienen la hipótesis de que cuando tu le metes lo privado, o la lógica del mercado, ese puede volver mas eficiente. Claro que sin garantía de oferta institucional hacia la ciudadanía. Lo que se ha demostrado es que cuando hay ánimo de lucro, se piensa en lo que se pueda ganar y si prestan el servicio esta muy bien y si no también y se ve esto como un negocio y no como un derecho. Y ahí está la apuesta de atajar las Entidades Prestadoras de Salud (EPS) (1), de atajar la intermediación financiera. En eso la Ministra de Salud ha sido muy clara y también el mandato que se le dio a Alejandro Gaviria es el de la Universidad gratuita. Es decir que el Estado haga aportes y no entre en la lógica de subsidio a la oferta y por último el fracking y las fumigaciones que son propuestas de derecha y que le han hecho daño a los campesinos, a los jóvenes y niños de los territorios mas olvidados de este país. Por eso hay ciertas apuestas que podemos considerar….claro que en este país cuando uno habla de propuestas democráticas que son lo mínimo que establece la constitución, ya son propuestas de izquierda.

-¿Se pueden garantizar todos esos objetivos sin tocar intereses de los poderes fácticos? ¿Y en ese caso no va a ser necesario contar con el pueblo que luchó en 2019 y 2021, movilizado y organizado?

-Yo creo que sí se van a tocar intereses fuertes. Yo creo que hay un dilema berraquísimo. Porque se está construyendo un acuerdo de unidad con los diferentes partidos por el país, para montarnos en este barco y empujarlo para lograr las transformaciones que necesitamos, pero en ese desarrollo van a haber discusiones muy fuertes. La reforma de la policía y la famosa reforma agraria…es decir si tu no pagas predial, ¡te toca pagar, no hay de otra! Porque la inequidad en el pago de impuestos en nuestro campo colombiano es impresionante y eso no es expropiar, despojar ni nada y si no puedes pagar pues te la compramos como Estado. Pero el nivel de inequidad en el pago de impuestos en este país….por eso en el predial se van a tocar intereses, en las EPS se van a tocar intereses. Ahí hay una disputa grande, se necesita una mayoría en el congreso, pero en mi hipótesis -y que mañana le voy a decir a Petro y a Francia – necesitamos el congreso pero necesitamos una cosa que usted ha dicho: la fuerza popular, la fuerza de la gente. Necesitamos que el trámite en el congreso tenga una herramienta: que la calle sea fundamental. La otra: vamos a hacer un gran tribunal anticorrupción, liderado por entidades internacionales, para guardar cierta independencia y que lleven adelante las investigaciones como lo dijo la Corte Suprema de Justicia y como lo consideró la Comisión Interamericana de DDHH y ahí va a estar Ivan Velásquez que fue el magistrado que sacó y judicializo la parapolitica y el paramilitarismo en este país. La estrategía me parece muy interesante. Tener una unidad ampliada y eso me parece muy bien, pero yo si creo que hay reformas críticas…

Da la impresión de que el gabinete es en promedio de centro…

-El gabinete es de centro y eso tiene que ver con las preguntas que me hacías sobre el perfil de izquierda del PH y esas apuestas que se han hecho públicas como las que acabo de mencionar. En el congreso la unidad no está hecha solo por la izquierda, porque no se podía, por eso se necesitan a los tibios de mi partido, los de centro y otros sectores y eso no me parece mal, porque necesitas para hacer estas reformas una cantidad de cosas y en el gabinete se ponderó: centro derecha, Alejandro Gaviria; centro, José Antonio Ocampo que es un poquito mas hacia este lado que Alejandro; Cecilia López, que es una socialdemócrata de izquierda o centro izquierda y otros nombramientos como Carolina Corcho y Susana Muhamad que han estado con Petro en la alcaldía. Ese escenario me parece interesante. Pero lo que ha quedado claro y yo creo que hay que hacerlo, es la universidad gratuita y garantizada como derecho.

– Pero como ministro de educación han nombrado a un liberal….

-…consumado. Yo creo que sí , pero ahi hay dos ventajas: una…Alejandro Gaviria (2) cuando fue ministro de salud a mí me generó muchos conflictos, estuvimos en desacuerdo en muchas apuestas ideológicas, entre él y yo tenemos muchas diferencias, pero me parece que es un tipo muy valioso como persona y en su gestión, y es audaz a la hora de pensar políticas publicas. Y yo creo que hay dos ventajas: fue rector de Los Andes e incidió en transformaciones democráticas en esa universidad de élite y tiene una serie de investigaciones sobre la educación superior que me parecen muy valiosas, que son juiciosas, que son buenas, muy pertinentes.

– Nos decían algunas dirigentes jóvenes que no van a ceder en su reclamo de la universidad pública, gratuita y de calidad. Seguramente va a haber disputa en ese plano…

-Pero eso se va a ver bien claro en el presupuesto general de la Nación, los aportes que tu hagas a la Universidad Nacional es fundamental. Tu tienes aportes de la Nación que van a las universidades públicas, una serie de transferencias y endeudamientos que tienen las universidades y el resto es consultorías y ventas de servicios, de esa forma la universidad opera no bajo la subordinación al interés publico sino de lo que te dicte el mercado. A mi modo de ver no es lo único, porque hay que respetar el sentido de la universidad pública, un sentido de gobernanza, pero acá hay un punto clave: cuánta plata le va a girar de más el gobierno nacional y cuánto por ciento de su presupuesto.

-Como se va a posicionar ahora Colombia en relación a Latinoamérica y los EEUU. Hasta ahora es un aliado de la geopolítica yanqui y desde el resto de los países de la región, vemos a Colombia como una cabecera de playa de los EEUU en el subcontinente.

-Si eso ha sido muy claro. El plan Colombia es como el resumen mas grande de la subordinación frente a las políticas de los EEUU. Pero creo que hay dos frentes: nosotros tenemos que aprender en América Latina, como hacemos minga, como cooperamos. Ha sido difícil, han habido codazos, pero también han habido avances y en algunos casos ha habido una apuesta común de la cooperación donde todos ganan. Hay que superar el dilema del prisionero, es decir cada uno por su lado. Y ahí hay una ventaja, ya que nosotros en muchos casos hemos sido el país que va contracorriente de muchas apuestas que se han hecho en Sudamérica y Centro América, como que es como tú dices que somos la punta de lanza en Sudamérica de los gringos…Y eso va a cambiar, pues es un sueño, que hay que aterrizarlo al siglo XXI: la América mestiza de José Martí..

-Digamos si no hacemos un frente común en Latinoamérica, un bloque regional que pueda tallar en un mundo multipolar y sentarse en la mesa con los demás en igualdad de condiciones, estamos perdidos

-Yo creo que hay una persona que puede ayudar mucho, porque genera legitimidad, gobernó, y se ganó la confianza en varios países, y es pues Mujica, como una autoridad que puede convocar, y esa es una buena idea porque nos hace falta acción colectiva en Latino América

-Como ves la participación en la CELAC

-Yo tengo un problema, con todo eso y creo que hay que investigar mucho más, porque nosotros tenemos que tener capacidad de acción colectiva, de incidencia y que tengan dientes las instituciones. A veces siento que estas instituciones funcionan más a la manera de foros y de pura discusión y no de acción política…

-Bueno la OEA es de acción pero a favor de los intereses norteamericanos…

– Pero la OEA no es un organismo propio de América Latina, necesitamos organismos de incidencia en América Latina, la OEA o el FMI no son instituciones de AL para AL, pero las que son específicamente de América Latina, me parece que tienen muy poca envergadura y eso habría que repensarlo. La otra cosa que me parece importante… a mi me entrevistó un medio de EEUU y a la semana habló Petro en el mismo sentido. Yo planteaba que nosotros necesitamos con EEUU generar conversaciones, es decir sentidos compartidos, no necesitamos hegemonías como de subordinación. Claro, económicamente eso es muy difícil porque ellos son unos monstruos. En las primeras conversaciones Petro ha planteado que no nos vamos a ir en guerra, pero sí una conversación de tú a tú. Hay que revisar los TLC, su política de drogas y hay que revisar los apoyos a la paz. Entonces uno dice, bueno listo, acá vamos: TLC, paz, fumigación, drogas, bueno ahí ya se tiene un abanico importante. Y Biden ha mostrado interés en conversar.

-Bueno, ahora también quiere conversar con Maduro, porque está jodido con el petróleo Ruso, De todas maneras hay una cosa que tenemos que resolver en América Latina y es que EEUU nos considere su patio trasero…

-Y hay una cosa que nos debiera inspirar, que puede ser romántica o modernista que es la América mestiza de José Martí, ese anhelo que él lo vio muy claro, es decir que si nosotros no tejemos y armamos un rollo colectivo, auténtico, que nos convoque, pues vamos a estar fregados y yo creo que esa apuesta es muy importante

-Volviendo al tema de la seguridad… ¿qué van a hacer con el ejercito? Vos tenías una propuesta de reforma popular de la policía…

-Lo primero es a quien va a nombrar como director de la policía. Porque este señor Zapateiro (3), ya era un peligro. Sus declaraciones, sus acciones sus prácticas…Entonces primero eso, a quien va a nombrar y que tenga la legitimidad al interior de la fuerza pública, porque si no le pueden hacer la vida a cuadritos a Petro, pero que también tenga un compromiso por los derechos humanos, la vida y la paz y eso no ha existido en este país y que no esté vinculado con el narcotráfico…

-Es difícil porque el narcotráfico atraviesa todos los estamentos de la sociedad colombiana y las instituciones

-Es difícil, atraviesa pero existe gente decente …no podemos seguir poniendo gente vinculada con el narcotráfico y los paramilitares para liderar la fuerza publica, lo segundo, me parece que tiene que haber una reforma, que se cree un nuevo ministerio de seguridad, yo lo he llamado Ministerio de Confianza y Seguridad…Petro lo llama Ministerio de Seguridad y Convivencia. Pero mas allá de eso, es necesario que haya un ministerio civil que piense cómo cuidar la vida de la ciudadanía y garantizar los derechos humanos; que no nos matemos, Y dentro de ese ministerio un vice ministerio donde el vice ministro es el director de la policía y se vuelve civil. Eso es clave, porque empieza a cambiar la lógica…

-También creo que es sustancial la cuestión de la formación

-Eso está contemplado en la reforma popular que estamos planteando -te voy a enviar la carta que le estoy mandando a Petro- hay todo un tema de la formación y de la construcción de doctrina. Esa formación tiene que tener varios elementos: una enfoque de género, enfoque diferenciado; segundo la formación no se puede dar de policías a policías sin intervención externa. No puede ser endogámica, tiene que abrirse a la ciudadanía, a las organizaciones sociales, a las universidades, a los expertos. No solo tienen que ser consultores sino tener incidencia en las metodologías, en el currículum. Deben ser los que dan las clases, los que pueden decir esto está mal, esto se modifica. El otro punto es el fuero penal militar.; no puede seguir, porque es un boquete a la impunidad. Si un profesor está haciendo mal su tarea el concejo académico lo llama y lo sanciona, pero si ese profesor roba o mata, no es el concejo académico el que lo juzga sino la justicia ordinaria. El ESMAD (4) hay que desmontarlo, porque está pensado para violentar la protesta, y la cantidad de violaciones a los derechos humanos que han cometido, son terribles, El ESMAD no puede seguir y lo que estamos planteando es crear una fuerza antimotines participativa…

-¿Como sigue el proceso de paz, la JEP (5)?

-La JEP sigue, no se cuanto más siga, pero con Petro va a ser fortalecida y va a jugar un papel fundamental, porque la tenían totalmente relegada Y creo que ahorita juega un papel fundamental en la investigación y en esta nueva forma de aplicar justicia transicional y en procesos claves para la construcción de paz y de transformación de conflictos. La tenían sin oxígeno

-¿Y como se hace con los demás grupos irregulares..las BaCrim (6)…porque no es el único problema las FARC o el ELN?

-Bueno lo primera es esa reforma a la policía pero también una voluntad política en descifrar cuales son los vínculos de las BaCrim, el narcotráfico y los paramilitares, con el Estado, con la fuerza pública y con la justicia, porque si eso no se hace, eso va a seguir, o sea, se le mete gasolina y va a seguir. Tenemos que pensar seriamente si hay que regularizar la droga o no. Es una buena discusión. Porque es la válvula del conflicto armado y por otra parte nuestro sistema de justicia no puede ser cooptado por esta gente, hay que garantizar justicia. Yo recuerdo, estaba en la comuna tercera de Tumaco. Eso es un hervidero y es el puente para sacar la droga, es impresionante el nivel de narcotráfico, de tráfico, de los homicidios, de la violencia…

– Y en estas conversaciones con EEUU habría que revisar el papel de la DEA…EEUU sigue siendo el principal consumidor

-Por eso digo, las conversaciones con EEUU tienen que llegar a un acuerdo por el TLC, la paz la droga…por eso hay que revisar el papel que se esta jugando..¿Wall Street va a decir regularicemos la droga? ¿Porque a Wall Street cuánto le llega de la droga? Una quinta parte como mínimo…de acciones que le infiltran ahí. Pero el debate de la regularización de la droga…no digo la legalización de una. Que haya control del estado y que se pueda comerciar en algunos casos; pero necesitamos unos militares, una fuerza pública proba y un nivel de justicia que opere, que no garantice impunidad, que en Colombia es de los niveles mas altos del mundo. Algunos indicadores nos dan un nivel de impunidad del 95 %. Los casos de violencia sexuales, por ejemplo, las desapariciones..lo que te decía de Tumaco, allí todo el mundo sabe lo que esta pasando en la comuna tercera..pero acá la inteligencia no es inteligente, porque los infiltran y la complicidad con el estado es muy alta…Es muy grave

.¿Se puede definir a Colombia como un narco estado?

-Yo he repensado mucho ese tema y …pero uno ve las…(hace un prolongado silencio y piensa)…como los nexos, las denuncias a grandes generales, a grandes coroneles, a grandes comandantes y un estado que tiene complicidad con las ilegalidades muy fuertes, muy fuertes, No solo de tráfico de drogas, de contrabando…la penetración que tiene en el mundo político es muy fuerte…El otro problema es nuestra cultura que llamamos la cultura del atajo, no estamos acostumbrados a rechazar las prácticas ilegales; y la viveza…como te friego, como te jodo; y nosotros en muchos casos no sentimos culpa, no reconocemos que no estamos obrando de buena manera…la compra de votos, la venta de votos. en muchas regiones de Colombia..la gente no entiende por que eso no se debe hacer. O sea que acá hay que hacer una refacción pedagógica y cultural muy fuerte…para nosotros hay muchas cosas que son naturalizadas, como el clientelismo…y eso lo que hace es alimentar el narcotráfico, las prácticas corruptas, la ilegalidad…

– Digamos que va a ser difícil la tarea para Petro

– Va a ser difícil, pero hay que hacer tres cosas….pero claro ¿cual sería su responsabilidad como presidente? Cumplir con la Constitución del ’91, cosa que no se ha hecho. Pero bueno eso estaría bien, pero hay que caminar mas adelante. Entonces hay que hacer tres cosas: repensar el modelo de salud de manera de que sea un derecho y llegue a todos los puntos del país y que sea una salud preventiva. Lo del predial y a eso Cecilia López (7) lo tiene clarísimo, y tenemos un reto en los próximos dos meses: una reforma tributaria, que si no se la aprueban no sé de donde va sacar plata.

-Pero ahora tienen mayoría…

-Sí, pero es como tú dices, hay intereses y esos tipos apoyan a Petro porque le dan puestos o qué se yo, pero también entran en juego los intereses…entonces ahí hay un dilema…ojalá… Tenemos entonces el tema rural, el tema de salud, la gran reforma tributaria, la universidad gratuita y que la calidad no refleje un apartheid. O sea el colegio en el que yo estudié es cinco veces mejor que un colegio de Puerto Asís, eso es absolutamente intolerable e inmoral, y el tema de la participación. Yo creo que por ahi se logra avanzar.

-¿Petro hubiera ganado si no hubieran habido esos paros y movilizaciones durante 2019 y 2021?

-Yo creo que el pueblo después del Covid, de las cuarentenas, sobre todos los jóvenes de los sectores más vulnerables, pues estaban asqueados, indignados, y es una juventud que se expresó de manera espontánea, no fue gracias a Petro, pero mucha de esa gente se vio reflejada en algunas propuestas de Petro. También creo que hubo durante la pandemia un gobierno nefasto y una ciudadanía joven que dijo ya me desaté y eso viene desde antes, o sea…¿qué tengo que perder? Y eso se reflejó en la votación de Petro y es posible que haya jóvenes que nunca habían votado y que luego lo hicieron..

-Va a estar duro pero hay esperanzas

-Hay esperanza. Cambio por la vida

——-

(1) Las EPS son la puerta de ingreso al sistema de salud pública en Colombia. En su mayoría son empresas privadas contratadas por el Estado, muy cuestionadas porque en general predomina el fin de lucro por sobre el derecho a la salud

(2) Alejandro Gaviria Uribe, designado por Petro como Ministro de Educación

(3)Eduardo Enrique Zapateiro Altamiranda fue designado en diciembre de 1019, Comandante del Ejército Nacional de Colombia por el ex presidente Ivan Duque. Renunció al cargo con elogios a Duque, a la fuerza y sus operaciones y tuvo duros conceptos contra el presidente electo Gustavo Petro quien había trinado: «Mientras los soldados son asesinados por el Clan del Golfo, algunos generales están en la nomina del Clan. La cúpula se corrompe cuando son los politiqueros del narcotráfico los que terminan ascendiendo a los generales»

(4) Escuadrón Móvil Antidisturbios, causante de feroces represiones, muertes, torturas y otras atrocidades en las operaciones contra los manifestantes en las movilizaciones de 2019 y 2021.

(5) Justicia Especial para la Paz es un tribunal especial creado por los acuerdos de La Habana con las FARC, que ejerce una justicia transicional e investiga todo lo que tenga que ver con el conflicto armado, las violaciones a los DDH por las partes en conflicto y la reparación de las victimas.

(6) Apócope de Bandas Criminales con el que se designan a esos grupos organizados para delinquir y que en algunos casos cuentan con más de un millar de miembros, como el Clan del Golfo, Los Pachenca, Los Rastrojos, las Aguilas Negras y muchos más que operan, en distintas partes de Colombia

(7) Cecilia López Montaño, designada Ministra de Agricultura. Es economista, y estuvo en la cartera de agricultura en el gobierno de Ernesto Samper. Fue Ministra de Ambiente y directora de Planeación Nacional. Senadora en el período 2006-2010 y fue precandidata a la presidencia de Colombia por el Partido Liberal. Entre 1985 y 1088 fue Embajadora de Colombia en los Países Bajos y Directora del Programa de Empleo de la CEPAL entre 1988 y 1990

Otras publicaciones sobre la ruta de Petro hacia la presidencia de Colombia

Colombia en un cambio hisórico-Primera Nota

Publicado el por Alberto Hernández | Deja un comentario

Michelle Obando, de la resistencia a la política

Por Alberto Hernández

El nuevo gobierno que se instalará en Colombia el 7 de agosto, ha sumado desde su elección a algunos aliados en las cámaras consiguiendo en ambas tener la mayoría y ha despertado mayor confianza expectativas y esperanzas en casi toda la sociedad colombiana. Solamente braman los recalcitrantes energúmenos de la derecha que no han trepidado, ni dejan de hacerlo hoy, en calificar a Petro de comunista, guerrillero, asesino, que va a atentar contra la propiedad privada y los intereses empresarios. También fruncen la nariz algunos ciudadanos de a pie que no tienen nada que perder, pero han sido colonizado por las ideas neoliberales y les da picor todo lo que huela a izquierda y más aun: a política. Nada que no se vea en otros países.

Pero los pasos que ha dado en estos días el presidente electo, desmienten todas esas presunciones. Desde las conversaciones que ha mantenido con los futuros opositores, entre ellos el mismo Alvaro Uribe, hasta la conformación del equipo de gobierno, integrado por representantes de las fuerzas que apoyaron al pacto, varios de ellos bastante lejos de tener un pensamiento de izquierda. De todas formas es reconocido por todos, que los designados son prestigiosos, con experiencia y ninguno tiene un muerto dentro del ropero. Y para compensar y ser fiel a las promesas de campaña también ha integrado al gobierno a representantes de movimientos indígenas, campesinos, afrodescendientes, del ámbito de la cultura y feministas, que por otra parte tienen a su mayor exponente en la vicepresidenta Francia Márquez. En síntesis podríamos decir que es un gabinete ideológicamente equilibrado, que denota un pragmatismo, que dice a los dueños del capital que no va a andar desparramando expropiaciones a diestra y siniestra ni la propiedad privada va a correr algún peligro, y genera expectativas en los sectores populares que esperan ver mejorada su calidad de vida y ampliados sus derechos.

Desde el exterior se ha calificado al nuevo gobierno como de izquierda, (en notas anteriores lo habíamos calificado como el “kirchnerismo colombiano”), muchos se preguntan si es un populista de izquierda o un socialdemócrata, pero si uno indaga entre sus integrantes por esas definiciones, todos se encojen de hombros y dicen que más allá de los rótulos, Petro viene a dar respuesta a los reclamos populares y a terminar con una larga historia de injusticias en este país. Claro que para los dueños del capital, cualquier cosa que se corra de las políticas de libre mercado, que otorgue mayor capacidad de regulación e intervención del estado y se arrogue la representación de los “nadies”, es de izquierda, socialista o comunista. Así también pasa en Argentina, y en el resto de los países donde asumieron gobiernos con programas redistribucionistas y con promesas de justicia social.

De todas maneras, el pueblo colombiano seguramente estará atento para volver a las calles si su gobierno encuentra trabas para el cumplimiento de sus aspiraciones, ya que el triunfo histórico de Gustavo Petro y Francia Márquez, es impensable sin la lucha y sacrificio hasta la vida, de hombres y mujeres, trabajadores, campesinos, indígenas y estudiantes en los años 2019 y 2021 contra las políticas neoliberales de Ivan Duque. Pero no solo de ese gobierno. Fue el hartazgo de un pueblo que acumula dos centurias, de pobreza, de guerra y violencia estatal y paraestatal, el que fortaleció la decisión de cambiar para siempre la historia de Colombia. Y en esa lucha el foco de la resistencia, y también de víctimas y represión policial, fue Cali y su Primera Línea que se hizo fuerte en Puerto Resistencia, que ha quedado como testigo insoslayable de esas épicas jornadas.

Michelle Obando, joven abogada, menuda, con una sonrisa fácil y voz enérgica, es una dirigente social que ha sido protagonista de esos hechos y hoy es parte de este triunfo electoral y comparte las expectativas de muchos en este gobierno de Gustavo Petro y Francia Márquez. Y como lo relata en su página web donde promocionaba su candidatura a congresista del Valle del Cauca, nació en Tumaco-Nariño en el seno de una familia de un pescador y una líder social. Creció en un contexto de pobreza como más del 80% de la población de su municipio y gracias al sacrificio de sus padres pudo estudiar. En el 2017 se sumó como líder juvenil a la campaña ṕresidencial de Gustavo Petro y lo ha seguido acompañando hasta la hora victoriosa del presente. Su liderazgo social fue reconocido por la fundación COMPAZ y la facultad de Gobierno de la universidad de los ANDES, con su participación en la academia de paz, es líder ALAPAZ 2020. Por su actividad social en Cali, también fue víctima de amenazas, lo que ha sido moneda corriente en este país.

Con ella y su compañera Gianina militante de la juventud, nos encontramos en el ajetreado Hotel Tequendama, donde abundan las reuniones y pululan dirigentes y militantes sociales y políticos con la sonrisa de oreja a oreja y el ánimo exultante, todos convocados a ser parte y protagonistas del empalme entre el gobierno saliente y el entrante.

He aquí lo que conversamos:

-Entiendo que el paro y la lucha del pueblo colombiano han sido fundamentales en la victoria del Pacto Histórico y en ella Cali ha sido el foco de la rebelión, poniendo también la mayor cantidad de víctimas por la represión de las fuerzas policiales. ¿Qué podés decirme al respecto?

-Cali es la capital del Pacífico. El Pacífico colombiano fue realmente importante y determinante en el triunfo de Gustavo Petro y Francia Marquez. Francia Marquez tiene también un papel fundamental al ser una mujer del territorio. Ella no es caleña pero su vida profesional se forma en la ciudad de Cali. Francia Marquez es un icono que representa no solo la mujer negra sino que ha vivido en carne propia toda la lucha de los territorios que han sido más golpeados por la violencia en este país. Entonces para esta coyuntura, Cali y el Valle del Cauca pone cerca de un millón trescientos mil votos después de un año de haber vivido un estallido social y nuestra ciudad fue el epicentro, por llamarlo de alguna manera de la revolución ciudadana, que salió a las calles para pretender llamar la atención del gobierno saliente desconectado de las necesidades de millones de personas que reclamábamos la reivindicación de derechos tan básicos como la salud, la educación, la vida digna, tras pasar una pandemia donde las políticas de gobierno fueron nulas y se concentraron en defender a un solo sector social en este país tan desigual, tanto que es el tercer país mas desigual del mundo. Entonces esos fueron las llamas que encendieron e hicieron que la gente quisiera en estas elecciones presidenciales votar por algo diferente. Por una propuesta distinta de gobierno.

¿Vos integraste lo que se llamó la Primera Línea? ¿fuiste protagonista en esos sucesos?

-Yo soy líder de un movimiento ciudadano que se llama Nuestra Causa, que es diverso, de jóvenes, de gente adulta, que está llamada a hacer activismo y nosotros como movimiento estuvimos presentes en cada una de las manifestaciones, desde los momentos previos, durante y después. Ahora en el escenario político.

Colombia fue desde la independencia gobernada por la oligarquía, con un nivel de dependencia de los EEUU…desde afuera se habla de que ganó la izquierda. ¿El PH es una fuerza de izquierda verdaderamente? ¿Cómo lo caracterizas? ¿Se plantea la confrontación con el neoliberalismo, causante de la pobreza, la falta de acceso a la educación, a la salud, etc?

-El gobierno que va a entrar es un gobierno progresista, que va a tener un plan de desarrollo progresista, sin embargo…

Definime bien lo del progresismo, porque es un término muy ambiguo…

-Bueno…(se sonríe) progresismo es básicamente la reivindicación de los derechos que acabo de mencionar: derecho a la salud, derecho a la educación, combatir las desigualdades sociales, la lucha contra el hambre, el cambio climático, darle importancia a las políticas de vida, como dice Gustavo Petro. El plan nacional de desarrollo no se va a alejar de esas propuestas que se presentaron ante la sociedad. Sin embargo estamos rodeados de un gran frente amplio para que el gobierno pase esas reformas que necesitamos. Necesitamos que ese gran frente amplio de políticos nos respalde para poder sacar adelante estas iniciativas. Pero si bien tenemos un presidente progresista quienes van a rodear las políticas de gobierno va a ser una gran frente amplio conformados por las diferentes fuerzas políticas que hay en este país.

Se pueden alcanzar todas las aspiraciones populares que encarna este gobierno sin tocar los intereses mas fuertes que hay en este país, ¿Se puede lograr una redistribución de la riqueza conversando? La experiencia que tenemos es que ninguno de estos sectores resigna sus privilegios, hay que tener poder y ejercerlo…

-Es verdad. Pero hoy sabemos que tenemos la presidencia de la república y que llegaron nuevas caras al congreso también: líderes sociales, indígenas, afros, juventudes, a querer sostener esas consignas que se pelearon en las calles y sabemos que todavía estamos en esa lucha. Pero sabemos que esto es un gran inicio para las clases populares, para la gente de a pie. Mira aquí donde nos encontramos, (en el Hotel Tequendama) hay representación de gran parte de la sociedad colombiana, si no es toda. Vinieron de todas las regiones a poner su conocimiento de los territorios, su conocimiento de como viven realmente los colombianos a cada una de las dependencias de gobierno que tienen que administrar para decir como quieren que sean las cosas. Eso es ya un primer comienzo, porque nunca se había visto que un gobierno tuviera en cuenta a la gente para poder construir un plan nacional de desarrollo o para recibir el empalme de un gobierno saliente a un gobierno entrante. Por eso hay mucha esperanza y sabemos que esto recién está empezando. Sabemos que en cuatro años no se va a cambiar la Colombia por la que anhelamos, pero sí tenemos mucha esperanza de que es el primer paso en esa dirección.

-Ahora ¿están listos para enfrentar la reacción del poder de la oligarquía? Para citar dos casos paradigmaticos en Latinoamerica como el de Argentina y Perú. Las clases dominantes y ese entramado de grupos económicos, justicia y medios de difusión que constituyen el verdadero poder conservador, no descansan para socavar las bases de cualquier gobierno progresista, por usar un termino que usaste y si no esta el pueblo organizado y movilizado es impensable cualquier programa de transformación social.

-Totalmente de acuerdo. Yo creo que los movimiento sociales también fuimos protagonistas de este gran triunfo popular. La organización de base es una de las agendas que tiene Gustavo Petro para gobernar. Igual te repito: el llamado a los lideres sociales a estar en el empalme presidencial y los nombramientos que ha hecho, es la confirmación de que así va a ser. Los movimientos sociales estamos en la agenda, fortaleciendo nuestros liderazgos. Ahora siendo gobierno, tendremos muchisimas más herramientas para trabajar con la gente y hacer que la organización siga en pie de lucha y respaldando las decisiones que se tomen desde el gobierno.

-Ya que hablamos del gabinete. ¿no hay mucho centro en las designaciones? En ese sentido he podido escuchar desde los sectores de izquierda del Pacto algunos rezongos por eso…

-Sí, yo creo que un presidente sea de la tendencia que sea no puede gobernar exclusivamente para su sector y ese ha sido el error de la derecha que siempre ha gobernado así este país. Gustavo Petro es muy inteligente y lo sabe y lo tiene claro y desde su promesa de campaña ha dicho que su gobierno no iba a ser solamente de su tendencia política. El llega a la presidencia para gobernar para todos y todas. Eso es algo positivo porque Colombia es un país que ha vivido históricamente en conflicto. Un conflicto político que ha trascendido de la política a la violencia armada, entonces lo que nosotros necesitamos es un gobierno que realmente llegue a generar reconciliación entre los diferentes poderes, ya sean políticos ya sean sociales y aunque muchos pensaban que Petro iba a llegar con un aire revanchista, pues a los que han sido sus detractores, les ha dado la gran sorpresa, porque las decisiones que ha tomado en estos días como presidente electo le ha hecho tener un respaldo mucho mayor en la sociedad a tal punto que pasó del 40% de confiabilidad al 60%, lo que quiere decir que la gente lo está viviendo con esperanza, confiada por las decisiones que ha venido tomando.

-Yya que mencionaste el tema de la violencia. La cuestión de la paz es un tema crucial para cualquier proyecto que se quiera llevar adelante. El gobierno de Duque ha estado boicoteando los acuerdo de paz de La Habana. ¿Cómo crees que se puede retomar eso y acordar con grupos como el ELN y otros y terminar con las bandas criminales y el narcotráfico?

-Nuestro país tiene grandes problemas históricos, estructurales. El tema de la droga que ud. acaba de mencionar, el narcotrafico, los diferentes grupos al margen de la ley, las bandas criminales que operan en las ciudades, en los municipios, pero pienso que el tema de la paz desde que se empezaron a hacer los tratados, los diálogos con las FARC, faltó algo muy importante y es que alguien que ejerciera una verdadera representación de lo que ha sido la violencia pudiera llegar a querer trabajar realmente por la paz. Considerando ese aspecto, el ex presidente Santos que fue el propulsor del diálogo es una persona que ha vivido el conflicto desde otra perspectiva: desde las élites, desde el privilegio, desde las pequeñas cantidad de familias que han gobernado este país. Gustavo Petro es una persona que viene de las clases populares, que ha sido un revolucionario, que llegó a pertenecer al M19 con un contexto y unas banderas pero entiende que por esa vía no se iban a alcanzar sus propósitos, y llegó a ser un exitoso político pero no cambió sus banderas de justicia social. Por eso creo que en este tema, en la medida en que haya mayor justicia, cada vez va a ir menguando también la violencia, y va a prosperar el diálogo con el ELN, aunque claro que no es nada facil, pero está la voluntad política de sacar adelante esto.

-Y siguiendo con ese tema. ¿Las fuerzas de seguridad y la DEA son solución o son parte del problema? ¿No es necesaria una reforma?

-Bueno, ese fue una promesa de campaña. De hecho ya se sentaron delegados de EEUU con representantes del gobierno electo, como el senador Juan Fernando Velazco. Ya se presentó una agenda, se están organizando temas en conjunto. Se entiende que EEUU está también en esa disposición, de escuchar, de dialogar, de llegar a consensos por que sí se necesitan reformas urgentes con respecto a esas políticas con el gobierno de los EEUU en el tema de drogas o los tratados de libre comercio entre otros, por eso creo que hay mucha esperanzas en que se puedan dar cambios trascendentales que este país necesita desde hace mucho tiempo.

-En ese sentido hay un tema no menor, que es la subordinación del pais a los intereses de los EEUU. Se ha visto claramente en la cuestion de Venezuela y es el único país de sudamerica que integra la OTAN y has sido la cabecera de playa del imperialismo en latinoamerica.

-Sí ese es el imaginario…

-Bueno no tan imaginario, ¡¡tienen siete bases militares acá!!

-Sí (se rie) claro, pero operan de acuerdo a los gobiernos que nos han precedido, todos gobiernos de derecha, conservadores, muy desconectados de la realidad del pueblo colombiano. Operan con una centralización sin escuchar a los territorios donde están ubicadas esas bases norteamericanas. Yo insisto en que ese tema va a ser reagendado…

-¿Esta noción del imperialismo, de la presencia norteamericana, es algo que interpela a la juventud, a la sociedad colombiana?

-Yo creo que la sociedad colombiana es muy diversa y uno no se puede encerrar en una burbuja, y no escuchar todas las opiniones diferentes. Hay un consenso social, a nivel general en nuestro país, por ejemplo en el tema de los TLC, que nos ha perjudicado, ha perjudicado nuestra economía. Este gobierno llega con una agenda de cambio para fortalecer nuestra economía, nuestros intereses como colombianos frente a cualquier país y no solo los EEUU

-Sos una profesional joven y supongo que debe ser un tema de tu preocupación la Educación que en este país resulta onerosa y elitista ¿cuales son las perspectivas en este aspecto con el nuevo gobierno?

-Aspiramos a que la promesa a la lucha social por la educación gratuita, universal y de calidad, sea una realidad. En nuestro país dejó de ser un derecho para convertirse en un privilegio. Queremos que la colombiana o el colombiano pueda tomar la decisión de estudiar y ser lo que quiera ser, medico, ingeniero, o lo que sea.

Y no endeudarse, porque les dan créditos para estudiar y no terminan de pagarlos nunca

-Exactamente y si bien el nuevo ministro de educación es de orientación liberal (1), él llega para cumplir con la agenda que fue la ganadora en la contienda electoral que es la propuesta de la educación gratuita y universal. Cuando se hizo su nombramiento se lo hizo bajo esos lineamientos y tendrá que cumplirlos.

-Nosotros (interrumpe su compañera Gianina) estamos en el Concejo de la juventud del DAPre (2) y estuvimos reunidos todo el fin de semana trabajando en dos puntos: la educación gratuita y que el servicio militar no tenga que ser obligatorio y para eso hay un tratado iberoamericano que rige en varios países europeos y Colombia siendo uno de los precursores, aun no lo ha firmado. Así que nuestra propuesta es que por fin se firme para que los estudiantes puedan tener educación gratuita. Lo pelearemos desde la concejería de la juventud.

– ¿Y en el tema salud…? Si querés tener buena atención tenés que recurrir a la salud privada porque la pública en Colombia deja mucho que desear…

-Así es, yo creo que con la designación de la ministra (Carolina) Corcho (3), se plantea un debate desde la perspectiva que se viene manejando, ella viene manejando una causa de los médicos, de los estudiantes de medicina y del ciudadano. Siento que se va a poner en la agenda el debate. Muchos estamos a la expectativa en este tema porque si bien la ministra ha sido tajante, como proponer la eliminación de las EPS (4), también se tiene en cuenta que estas estructuras operan bajo un sistema mercantil y de mercado que no van a quedarse sin reaccionar frente a esta propuesta. Ahi se va a generar un debate que nosotros como ciudadanos tenemos que respaldar y participar

-Hablando del mercado y del rol del estado. Si el estado no está presente regulando e interviniendo en los aspectos económicos y sociales, es difícil o imposible, pensar que se puedan garantizar los derechos a que aspiran y una justa distribución de la riqueza, ¿Cual pensás que va a ser la política del gobierno en este aspecto?

-La principal bandera de Petro es la justicia social, pero siento que está tomando decisiones de la manera mas sensata posible de manera de no generar un pico de pánico por los diferentes paradigmas con los cuales se ha alimentado nuestra sociedad en temas como el del capitalismo. Entiendo que va a sacar adelante sus propuestas respetando también algunos términos o reglas que se han venido instalando en la sociedad. Estamos en un proceso de transición y en la medida que le vaya bien va tambien que hacer un paso adelante. Colombia ha sido históricamente un país de derecha, conservador, y de libre mercado lo que es un tema de debate. Durante la campaña se ha querido hacer ver que las propuestas de Petro constituían un ataque al sector empresario y productivo. Un sector que de alguna manera también es parte de la sociedad y tiene sus propias agendas. Siento que Gustavo Petro es un hombre conciliador, sensato y que va a saber conciliar esa posición ideológica que lo va a acompañar con lo que necesita para gobernar el país.

-Pero para cumplir con las promesas electorales va a ser necesario tocar intereses y tener un estado fuerte

-Es verdad y a raíz de la experiencia que Petro tuvo como alcalde de Bogotá, cuando hace su propuesta de campaña para el 2018, creo que entiende como debe tratarse con los poderosos, como debe manejar esa agenda….yo estoy muy positiva, si a Petro le va bien eso va a garantizar la continuidad del proyecto

– ¿Y como pensás que Colombia va a ser protagonista en un armado latinoamericano?

-Estamos muy prontos todavía no nos hemos posesionado. Puedo decir que la política exterior de Gustavo Petro va a ser restaurativa. El gobierno de Duque tuvo una pésima política exterior, donde se metió en las elecciones en EEUU, cerró las fronteras con Venezuela y eso también perjudicó a nuestros ciudadanos de las frontera, solamente por hablar de ese país vecino. La esperanza es que tenemos un excelente líder en la cartera de relaciones exteriores, Alvaro Leyva (5), de mucha experiencia y un gran constructor también del tema de la paz. En él están depositadas las banderas y los intereses por los cuales Petro va a trabajar en los próximos años, pero va a ser de una manera inteligente. Gustavo Petro no quiere ser solamente el presidente de Colombia y hacer las reformas por las cuales fue elegido sino que también quiere ser un líder a nivel mundial en la lucha contra el cambio climático y la injusticia social, contra el hambre, contra la pobreza y creo que hacia allá va a ir encaminado este gobierno.

(1)Alejandro Gaviria Uribe fue designado Ministro de Educación. Es ingeniero civil, académico, economista y escritor. En las últimas elecciones se presentó como pre candidato a presidente por la Coalición Centro Esperanza, que finalmente eligió como candidato a Sergio Fajardo

(2) Departamento Administrativo de la Presidencia de la República

(3) Carolina Corcho, médica psiquiatra y politóloga, es vicepresidenta de la Federación Médica Colombiana. Fue consultora de la Organización Panamericana de la Salud y evaluadora de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, directora de Participación Social y Atención al Ciudadano de la Secretaría de Salud de Bogotá, y subsecretaria encargada de Gestión Territorial en Salud también de Bogotá durante la alcaldía de Gustavo Petro, a quien apoyó en sus campañas presidenciales de 2018 y 2022. En campaña se prununció por terminar con el sistema de EPS.

(4) Entidades Promotoras de Salud. Son las puertas de entradas al sistema público de Salud y en su mayoría son privadas contratadas por el Estado.

(5) Alvaro Leyva Durán, es abogado, economista y diplomático, miembro del Partido Conservador fue constituyente en 1991 por la Alianza Democrática M19 y activo mediador por la paz en Colombia

Otras notas sobre Colombia y la lucha de Petro y el pueblo colombiano:

Colombia: Pacto Histórico contra el neoliberalismo

Colombia: el neoliberalismo asesina a plomo o por hambre

¿Colombia arde? Y si no, ¡que arda!

Colombia: la lawfare contra Petro

Publicado el por Alberto Hernández | Deja un comentario

Cuando en 2016 John Doe hizo llegar a los periodistas alemanes Frederik Obermaier y Bastian Obermayer del periódico Süddeutsche Zeitung la información sobre la creación y gestión de empresas offshore en guaridas fiscales por parte del buffete Mossak-Fonseca, el mundo se conmovió. Sobre la base de esa información y el trabajo realizado por cuatrocientos periodistas de investigación de todo el mundo, publicaron su libro que no pudo tener un título más apropiado: “Panamá Papers-El club mundial de los evasores de impuestos”. En ese club, que no realiza ninguna actividad social ni deportiva, se agrupan los ricos del mundo que a través de empresas fantasmas que cubren a otras, donde intervienen testaferros, titulares con nombres falsos y fundaciones truchas que capa tras capa ocultan a los verdaderos dueños y los millones que poseen escondidos, intentando ocultar que provienen del narcotráfico, de la venta de armas, de la prostitución infantil; que financian golpes de estado o de otras actividades delictivas o por lo menos que están evadiendo impuesto en sus respectivos países. Y aun, si en el mejor de los casos, se tratara de “dineros limpios” y solo evasión impositiva, deporte nacional en Argentina – claro que algunos juegan en primera y la mayoría en segunda- la sola maniobra de restarle recursos al estado para las inversiones públicas, la educación, la salud, las políticas sociales y demás compromisos, como el perno del endeudamiento externo que dejó el macrismo, lo hacen una práctica repudiable, antinacional y delictiva. Pero en Argentina se acepta como normal y necesaria para la gestión de las empresas ante la “elevada presión impositiva que va a parar a un estado que se entromete en los negocios privados, parasitario y que engorda a los politicos”; mentiras que difunde e instala la derecha desde siempre y más en estos tiempos donde la hiperconcentración de los medios aporta a la construcción de ese sentido común todos los días.

Por estos días el Senado Nacional aprobó la ley por la cual se gravará con una alícuota excepcional a los capitales fugados por el macrismo para hacer frente a las obligaciones con el FMI. Queda por ver que va a pasar en Diputados. Sería fudamental recuperar esos ingresos perdidos por el erario público para hacer frente a los vencimientos de la deuda y sacarse la mochila del FMI, pero también que los evasores paguen penalmente por su maniobra. Probablemente para los super ricos que arreglan todo con plata, pagar sea un mal menor, pero si además les tocara pasar unos años entre rejas, otro gallo cantaría y sería aleccionador para combatir con mayor éxito esos delitos.

En Argentina la ley penal tributaria 24769/11 y sus modificatorias, establece también penas de prisión desde los dos años y hasta los diez según el caso, pero no se ha visto desde esa fecha ningún caso en que se haya aplicado a algun pez gordo; solo a algunos pequeños evasores que han recibido un chas chas en la colita por parte de la justicia.

Según la lista de principales fugadores, que publicó en su oportunidad el periodista Horacio Verbitsky en base a un informe del Banco Central, esta sería la escala de penas que les tocaría si se aplicara la ley:

Marcelo Middlin, de Pampa Energía, Petrobras y Edenor con 1.600 millones de dólares fugados; Telefónica de España con mas de 1.000 millones; Héctor Magnetto del Grupo Clarin a traves de Telecom, empresa que adquirió en 2017; jorge Cohen de la mayor banca privada del país y pieza clave en la transferencia ilegal de capitales de la Argentina a guaridas fiscales y otras jurisdicciones fugó unos 600 millones; la familia Rocca mediante Tecpetrol, Siderar y Transportadora de Gas del Norte 500 millones; el ex fiscal del Pro Cristiano Ratazzi a través de Fiat-Iveco hizo desaparecer otros 500 millones; Luis Pagani de Arcor, fugó 250 millones al igual que Aceitera General Deheza de Urquía y el «amigo del alma» de Mauricio Macri, Nicolás Caputo, a través de IATEC. Estos son los principales que debería recibir el tope de nueve años de prisión, ademas de multas y otra penas e inhabilitaciones a contadores y cómplices. Y faltan un montón más que hacen un total de 853 empresas que fugaron alrededor de 86.000 millones de dólares, a las que le debería caer todo el peso de la ley.

Sobre la implicancia que estas maniobras delictivas tienen para lo vida de la mayor parte de la humanidad y la suerte de las democracias y estos primeros pasos para combatir esas prácticas, nuestro amigo, el contador Daniel Roy en su blog Mundo Global, nos ilustra con la siguiente nota.

Alberto Hernández

A LA CAZA DE LOS DÓLARES FUGADOS

Fecha: 19 abril, 2022Autor/a: danielroyparaisosfiscales 1 Comentario

Toda larga caminata se inicia con el primer paso. Será un camino lleno de obstáculos, trampas y emboscadas, pero ya ha producido dos hechos positivos, por un lado, poner en discusión el “secreto bancario y la opacidad societaria”, dos pilares que dan vida a las “guaridas fiscales” que primero ocultan y después “lavan el dinero ilegal del mundo” para terminar aumentando el poder del sistema financiero internacional que domina el sistema capitalista en detrimento de la economía real que produce bienes y servicios que satisfacen necesidades humanas; y por otro lado el proyecto permite  aclarar  quienes se oponen a identificar a los “fugadores seriales”.

La propuesta surgida en Argentina,  toma carácter internacional porque dos organismos de gran prestigio internacional, Oxfam y la Red de Justicia Fiscal (Tax Justice Netrwork, TJN) se pronunciaron en los últimos días en apoyo de la propuesta argentina de imponer cargas fiscales sobre dineros fugados no declarados, y pretenden que el resto de los países del mundo vayan en el mismo sentido.

Esto es, encontrar los miles de millones de dólares fugados por residentes argentinos y de todas partes del mundo –personas o empresas– no declarados ante los organismos recaudatorios (AFIP). Estos dos centros internacionales de investigación y control observan que “ir en busca del dinero escondido en guaridas fiscales es ir en busca de una solución al problema de la desigualdad».

Además sostienen que resulta imprescindible avanzar en cada país sobre el derecho al secreto bancario y fiscal de los grandes capitales, para poder combatir lo que hoy se manifiesta como una «estafa tributaria a escala global». (1)

La Red de Justicia Fiscal apunta que sin recursos económicos los países no crecen y si las elites empresariales reducen su parte de impuestos acudiendo a maniobras de fraude fiscal vía guaridas fiscales, los países terminan presos de la trampa que les tiende el sistema financiero que les presta dinero para financiar su desarrollo pero que terminan frenando el mismo con deudas impagables. Nuestros sistemas tributarios están hechos para las grandes corporaciones y los ricos globales«. (2)

Sin importar en qué país viven, los ciudadanos del mundo están siendo afectados, excepto el 1% de la población que tiene el 50% de la riqueza mundial y un 14% que abastece de bienes y servicios a los amos del mundo. Por este motivo, la caza de dólares fugados será con el tiempo una causa mundial.

El abuso fiscal priva a los países de miles y miles de millones en impuestos que se necesitan con urgencia y nos impide construir sociedades mejores, más saludables y más justas.

El informe de la Red de Justicia Fiscal, no sólo detalla cuánto pierde cada país, sino también cuánto le hace perder a otros países, así tenemos por región lo siguiente:

REGIÓNPIERDEHACE PERDER
   
   
AFRICAu$s 23.000 millonesu$s    3.500 millones
ASIAu$s 46.000 millonesu$s  67.000 millones
CARIBE e Islasu$s       642 millonesu$s  58.000 millones
EUROPAu$s  79.000 millonesu$s  99.000 millones
LATINOAMÉRICAu$s  40.000 millonesu$s     3.400 millones
AMÉRICA NORTEu$s  57.000 millonesu$s     7.500 millones
OCEANIAu$s     2.600 millonesu$s     4.800 millones

ARGENTINA EMPIEZA LA BATALLA

En Argentina, el Senado debate dos proyectos de ley para cancelar parte de la deuda con el FMI con dinero fugado al exterior. Por un lado, la creación de un Fondo que estará constituido en moneda extranjera, dólares estadounidenses y sus recursos provendrán de lo recaudado por un aporte especial de emergencia que se aplicará a los bienes situados y/o radicados en el exterior localizados o detectados a partir de la entrada en vigencia de esta ley y que no hayan sido declarados previamente ante la AFIP. Para que esto sea posible está el otro proyecto de ley para modificar el secreto bancario, fiscal y bursátil, con el cual se  autorizará al Congreso, a la Jefatura de Gabinete y a los organismos con injerencia en los precios de luz y gas a pedir informes a las entidades financieras, para facilitar el hallazago de bienes sin declarar en el exterior . (3)

EL SECRETO BANCARIO

La idea central del proyecto, pensado como una herramienta para la aplicación del «aporte especial», es ampliar las excepciones al mantenimiento del secreto y la prohibición de revelar operaciones que rige en el mercado de capitales y en el sistema bancario, entre otras entidades.

En esa lista de exceptuados están los informes requeridos por jueces, el Banco Central y los organismos recaudadores de impuestos. Con este proyecto se les sumarían las solicitudes que hagan los fiscales, el jefe de Gabinete, la Comisión Bicameral de Deuda Externa del Congreso.

El secreto bancario es un instrumento fundamental que permite que las entidades financieras sigan cumpliendo un papel fundamental en el mercado de servicios offshore, transfiriendo, por una parte, hacia “guaridas fiscales” los dineros no declarados ante las autoridades fiscales de personas ricas y grandes empresas y, por el otro, manteniendo en completa confidencialidad su origen, los valores implicados, su circulación y titularidad.

Los bancos globales, además, no cooperan con las autoridades fiscales con el fin de asegurar una administración efectiva de los impuestos a las ganancias y a la riqueza (incluso en los países de la Unión Europea) y han desarrollado una plataforma global para facilitar la evasión tributaria, la fuga de capitales y el lavado de dinero en todo el mundo.

Una de las más rentables áreas de negocio de los bancos internacionales ha sido la de “private banking” (private, en el sentido de secreto o privacidad), que brinda el servicio denominado “wealth management” (manejo de riqueza). Este consiste en asesoraría y gestión para las inversiones de personas con altos patrimonios y de las empresas a ellas vinculadas. Los servicios ofrecidos incluyen la apertura de cuentas bancarias offshore de personas físicas y jurídicas, creación de sociedades fantasma, fundaciones o trusts constituidos en guaridas fiscales con la finalidad de encubrir a los beneficiarios reales, y asesoramiento en inversión en hedge funds (fondos de inversión libre) y private equity (aportar fondos a una empresa por un tiempo determinado y recibir a cambio acciones de esa empresa).(4)

Los principales bancos internacionales cuentan con el sector de “banca privada”. El mismo funciona a través de las oficinas ubicadas en casi todos los países del mundo, en conexión con las filiales localizadas en las guaridas fiscales y en los centros financieros globales más importantes.

¿EN QUÉ SEGMENTO ESTÁS VOS?

Los clientes suelen ser fraccionados en distintos segmentos según el valor total de los activos líquidos a invertir por cada uno de ellos. El segmento Affluent comprende entre 250 mil y 1 millón de dólares líquidos; el Core Affluent comprende hasta 10 millones de dólares líquidos, el High Net Worth (HNW) Individuals (Personas con Alto Patrimonio Neto) comprende hasta 25 millones de dólares líquidos y Ultra High Net Worth (UHNW) Individuals (Personas con Ultra Alto Patrimonio Neto) corresponde a montos superiores a los 25 millones de dólares líquidos. Estos dos últimos segmentos requieren de un servicio altamente calificado que involucra variadas jurisdicciones con estructuras fiscales y legales complejas (como son las redes de fundaciones, trusts, fideicomisos, holdings empresariales y fondos de inversión internacionales, “hedge funds”, entre otras). Para el diseño de estas arquitecturas, la banca privada dispone de abogados especialistas y aceitados contactos con las grandes firmas de consultoría y tributación que trabajan en conjunto con los banqueros para diseñar los mecanismos a ser utilizados.

EEUU: ¡HAZ LO QUE YO HAGO SI PODÉS!!

La vicepresidenta de Argentina  pidió al embajador de EE.UU. que su gobierno  colabore con el nuevo proyecto de los senadores del Frente de Todos, quienes proponen que aquellos que poseen bienes en el exterior, que fueron fugados y no están declarados ante el fisco, realicen un aporte especial de emergencia equivalente al 20% de sus bienes no declarados.

EEUU debería colaborar porque en realidad, lo que quiere hacer Argentina, es lo que ya hace EEUU con sus ciudadanos, esto es saber dónde está cada dólar fuera de EEUU. Pero ¿cómo lo hace?: EEUU no firmó el convenio multilateral de intercambio de información automática entre países, pero tiene el suyo propio. En 2010 aprobó la Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras (FATCA – Foreign Account Tax Compliance Tax) que exige a las instituciones financieras extranjeras (convenio bilateral mediante) remitan a las autoridades fiscales estadounidenses información sobre aquellos ciudadanos estadounidenses que tengan cuentas en dichas entidades por un valor superior a u$s 50.000. Es decir, por la presión que sólo puede hacer EEUU para la firma de convenios bilaterales, consigue información de fondos de sus ciudadanos, pero no brinda ninguna información de ciudadanos extranjeros que tengan fondos en bancos en EEUU. Una joya.

FMI: HAZ LO QUE YO DIGO Y NO HAGO

El FMI debería colaborar con el proyecto impulsándolo a nivel internacional porque a fines del 2019, el FMI publicó un trabajo titulado «El rastro del dinero», cuya editorial estuvo a cargo de David Lipton, ex número dos del FMI y actual asesor de Janet Yellen en el Tesoro de los Estados Unidos. El título fue «Sacar a la luz», en el que precisa que «con el dinero fuera de las sombras, mejora la gobernanza». El informe del FMI, cuya línea viene siguiendo la actual conducción de Kristalina Georgieva, tiene artículos que plantean «taclear a los paraísos fiscales» y controlar «los flujos ilícitos de dinero». Hay «vastas sumas de dinero que podrían usarse para mejorar la vida de la gente, (y) son depositadas en paraísos fiscales, describen. (5)

Por otro lado, si bien el FMI es el gendarme del sistema financiero internacional y de las multinacionales, en el inicio de la reunión de primavera (19 abril) se difundió un informe que sugiere la imposición de “impuestos temporalmente más altos sobre los beneficios excesivos”. “El principio general de las finanzas públicas es que debes encontrar dónde están los recursos e intentar compensar a quienes más sufren”, explicó a los periodistas uno de los autores del informe, el economista del FMI Jean-Marc Natal.

Por lo antes dicho, el FMI debería colaborar extendiendo el debate sobre “el secreto bancario, bursátil y fiscal”, al menos para tener más posibilidades de cobrar sus acreencias a todos los países que ya adeudan cifras siderales.

 ¿QUIÉNES SE OPONEN?

Es entendible que los bancos y los fugadores profesionales se opongan, pero que un sector político se oponga a cara descubierta con argumentos infantiles sólo denota que son empleados del poder real y socios de los fugadores seriales. En el caso argentino, el Partido Radical, el PRO, la Coalición Cívica y otros, deberán explicar porque están en contra de recuperar dólares no declarados.

(1) DELLATORRE Raúl Pagina 12 (11/04/22) 

(2) COBHAM Alex Tax Justice Network

(3) SIEIRA Pablo

(4) RUA Magdalena «Fuga de Capitales IX

(5) RENOU Leandro Página 12 (30/03/22)

© Cr. Daniel Roy

Publicado el por Alberto Hernández | Deja un comentario

Por Alberto Hernández

La Universidad Nacional de Córdoba (UNC) es señera y punto de referencia no solo en la Argentina, sino en el mundo y mucho más aún en Latinoamérica. Desde la Reforma del ’18, que sacudió el continente para cuestionar los resabios feudales y clericales, hasta el actual modelo de gratuidad, calidad académica y democracia interna que son hechos distintivos. En sus más de 400 años, ha pasado por distintas etapas, en consonancia con cambios institucionales y sociales en el país: desde los movimientos estudiantiles contra las dictaduras inspirados en ideas revolucionarias, con el Taller Total de Arquitectura como avanzada pedagógica, pasando por conducciones progresistas como las de Luis Rébora en los albores de la democracia y las de Carolina Scotto y Francisco “Pancho” Tamarit en la década progresista de Latinoamérica. Pero no todo ha sido lineal, también hubo interregnos conservadores e intervenciones en períodos oscuros, como espejo de los conflictos y las fluctuaciones de nuestra vida como Nación. No obstante, se fueron dando avances como la elección directa de autoridades, la ampliación de la oferta educativa y la llegada a ámbitos de la sociedad tradicionalmente alejados del horizonte de la educación universitaria.

El 31 de mayo, 1 y 2 de junio se dirime una vez más la suerte de la UNC; entre la opción conservadora de “Somos”, encabezada por el binomio Jhon (el nombre lo delata) Boretto y Mariela Marchisio como continuidad de la gestión de Hugo Juri, y una progresista, “Vamos”, encabezada por Alberto “Beto” León aspirante a rector y María Inés Peralta como vice, que pretende rescatar y superar las gestiones de Scotto y Tamarit.

Quienes deben decidir en la contienda son estudiantes, docentes, no docentes y egresados. En el caso del movimiento estudiantil, dista mucho de ser aquel revolucionario de la década de los ´70 o el progresista de los albores de la democracia y también se ha modificado su composición de clase; hoy ha calado el discurso neoliberal hegemónico y predominan el radicalismo gorila y el schiarettismo, por lo que en ese claustro la batalla va a ser despareja para Vamos. En docentes y no docentes la disputa cambia un poco, y son los egresados los que quizás den el golpe, como que Vamos ya ganó holgadamente en la anterior elección. Los graduados deberán salir de su confort (y algunos de su desinterés y desconocimiento) y concurrir masivamente a votar si es que se quiere aportar para un triunfo progresista. Con ellos, León y Peralta tienen un trabajo arduo por hacer.

Sobre esta disputa y sus expectativas conversamos con el villamariense Alberto León quien, al igual que Luis Bazán, secretario General de SIVIALCO y al que entrevistara CAMPANEANDO hace poco, debió asumir la candidatura, cambiando sus planes de vida y de trabajo, obligado por su conciencia militante y por las circunstancias de una coyuntura complicada.

-En algunas cosas, las dos propuestas parecen coincidir. Somos también reivindica el reformismo del 18, la apertura hacia la sociedad… ¿cuál es la diferencia?

-Es posible que coincidamos en algunas cosas, pero la diferencia fundamental está en los hechos, no solamente en los discursos. Nosotros hemos gobernado durante nueve años la UNC y la hemos movilizado. La universidad que recibimos en 2007 no tiene nada que ver con la que entregamos en 2016; una universidad con una gran incidencia sobre la realidad cordobesa y argentina. La “Universidad de los 400 años”, todo el mundo la recuerda. Hicimos un salto académico importantísimo regularizando la situación de los docentes en muchas facultades con problemas de normalización debido a la falta de concursos; llevamos adelante la ampliación de numerosos derechos, como la extensión de las licencias por embarazo y maternidad, la identidad de género auto-percibida antes de que rigiera en la Nación; hicimos profundas inversiones en investigación y desarrollamos un programa de Extensión que ha sido revolucionario para las universidades argentinas, entre muchas otras acciones. El rectorado de Juri – Yanzi ha seguido con algunas pocas de esas iniciativas, manteniéndolas en el tiempo sin proponer nada nuevo. Los proyectos de esta gestión han sido conocidos por comunicados o a través de los medios de prensa, jamás fueron sometidos a la discusión en los órganos pertinentes, ya sea el Consejo Superior o la Asamblea Universitaria y -por lo tanto- se convirtieron en propuestas vacías porque no se tomaron el trabajo de generar un consenso a su alrededor… O sea, si el Rector tenía una iniciativa sobre la modificación del Reglamento Electoral sobre la bases de la metodología “una persona un voto” como lo dijo en algunos de sus documentos- pues bien lo podría haber consensuado dentro de su espacio y que Somos llevara adelante esa iniciativa y se discutiera, pero lo saca en un comunicado y jamás lo planteó en ningún ámbito de la universidad.

-Una gestión burocrática…

-Burocrática y vacía de contenido, con muchas dificultades para resolver lo operativo. Juri ha tenido algunas definiciones interesantes para el debate pero él ni siquiera las consensuaba en su propio espacio. El documento que él deja a modo de legado -que hizo público hace un mes- no lo firman ni el Vicerrector, ni ninguno de los decanos que participan de Somos.

-Está claro que Somos se reivindica oficialista como la continuidad de la gestión de Juri y Yanzi Ferreira, ¿ustedes son el scottismo?

-Nosotros reivindicamos los rectorados de Carolina y de Tamarit; es más, tanto María Inés como yo, hemos sido funcionarios de esas gestiones. Compartimos el gabinete de Carolina, ella como Secretaria de Extensión y yo como Secretario de Ciencia y Tecnología. Y luego, yo seguí como Secretario General de Tamarit y María Inés volvió a su facultad y luego pasó a ser la primera decana electa en Ciencias Sociales.

-¿No hay nada para corregir o revisar de esas gestiones?

-Seguramente. En general fueron rectores muy autoexigentes; si le preguntas a ellos te van a decir que quedaron muchas cosas sin hacer. Nos quedamos con muchas ganas de avanzar en una idea sobre la que estuvimos trabajando: hacer una escuela técnica secundaria dependiente de la universidad, así como tenemos el Monserrat y el Belgrano… fue una de las iniciativas que no logramos concretar.

-En la propuesta de Vamos, ustedes hablan de una universidad en función de un proyecto de país, comprometida con los debates públicos…

-Sí, nosotros nos caracterizamos en general por ser docentes universitarios que hacemos investigación y extensión y -como parte de nuestras tareas como docentes universitarios- asumimos también responsabilidades de gestión. No es que nos dedicamos a hacer política y ahora nos toca en la universidad, desde allí nos comprometemos con los debates nacionales. Creemos que en este momento hay una crisis humanitaria que se expresa en una crisis ambiental y de relaciones, en una crisis alimentaria, en una crisis sanitaria que requieren del aporte de las universidades y –justamente- las universidades argentinas tienen la particularidad de ser co-gobernadas, gratuitas, inclusivas y de calidad y esto no ocurre en muchos otros lugares. Prácticamente es un modelo único en el mundo y es exitoso. Entonces, la necesidad de la articulación de esta producción científica, tecnológica, de formas de enseñanza, que puede ofrecer la universidad, tiene que participar de las necesarias respuestas a estas crisis humanitarias que ocurren en la Argentina y en el mundo. Tenemos muchas expectativas puestas en lo que pueda producir la universidad argentina

-En este contexto de hegemonía neoliberal, con altos niveles de desocupación y de pobreza, ¿Cómo ves el papel de la universidad? ¿Podemos hablar de una universidad nacional y popular?

-No. La universidad no vive procesos muy distintos a los que ocurren en el país y en la provincia. En ese sentido nos constituimos como Vamos, pero no solamente para las elecciones sino también para dar la disputa político-ideológica. La UNESCO ha puesto de nuevo en discusión el papel de la educación superior como un derecho y lo quiere definir como un “bien transable”. Y esa discusión estamos dispuestos a darla y estamos esperando la instancia de la próxima reunión internacional que se va a dar acá en Córdoba, porque entendemos que es una ofensiva del neoliberalismo y que tenemos que enfrentarla. Y eso excede la cuestión electoral. En lo electoral está claro que el individualismo -que está haciendo cada vez más pie en la sociedad- afecta en algún sentido nuestras propuestas. Pero también es cierto que nuestra idea de universidad pública, gratuita y de calidad, no sólo es un anhelo colectivo, también es lo mejor para cada uno de los estudiantes. Si se empieza a degradar la calidad académica de la universidad, como pasó con un docente de la Facultad de Odontología que obligaba a los estudiantes a pagar en su academia privada para que aprobaran la materia que dictaba, y que el rectorado no haya tomado las medidas suficientes para contener el caso en el único lugar donde ocurría, esto empieza a extenderse como una mancha hacia el resto de la UNC. En ese sentido afecta, no solamente al colectivo, sino a cada estudiante porque se menoscaba la imagen del título que él va a obtener.

-Sobre el contenido de la enseñanza y los modelos en los que se basa… ¿no se imparte en algunas disciplinas una formación fragmentada, especializada, que pierde de vista lo general y su impacto social y está orientada a satisfacer las necesidades del mercado?

-Eso sí es una preocupación. El proceso de enseñanza-aprendizaje no es una sumatoria de créditos, cursitos y prácticas que uno va haciendo por su cuenta. En ese sentido, esta conducción de la universidad va por el mal camino porque lleva adelante un programa para el reconocimiento de “trayectos académicos”, por el cual vos podés cursar cualquier “trayecto” y vas armando la carrera a tu gusto y paladar, con el agravante de no diferenciar el rol de las universidades públicas del de las privadas. Esto equivale a tirar a la basura cien años de concursos: los docentes en la universidad pública no pueden serlo sin concursar, si no está comprobada su calidad, si no revalida sus conocimientos cada tanto; pero los estudiantes van a poder elegir cursos en una universidad privada, con docentes designados no se sabe cómo, sin conocer sus capacidades, y la UNC va a tener que validar ese “trayecto”. Esa es una propuesta muy peligrosa y que –además- no comprende que la enseñanza-aprendizaje es un proceso, no una sumatoria de retazos, y menos aún realizada por cada uno a su gusto.

-¿No se están formando profesionales, al menos en algunas áreas, a pedido del mercado?

-En la universidad pública no, porque no tiene la misma velocidad del mercado, que hoy quiere una cosa y la quiere para el año que viene. Los mecanismos para la creación de nuevas carreras y los requisitos para su aprobación, hacen que la universidad pública no tenga esa capacidad de respuesta. Lo que puede ser un defecto, pero es también una ventaja, porque ayuda que no se creen carreras que “se ponen de moda” y duran dos años. Sí son necesarias -en cambio- políticas de promoción e incentivos para carreras en las que faltan muchísimos profesionales, por ejemplo todas las ingenierías y los informáticos. La carencia que hay en la Argentina de egresados en informática y de diseñadores es increíble, sobre todo porque -además de ser pocos- muchos trabajan a distancia para el exterior con sueldos en dólares.

-¿Cómo está la participación de la mujer en la universidad?

-Se da lo mismo que ocurre en muchas otras áreas del Estado donde hay más mujeres que hombres, pero en los cargos jerárquicos es al revés. Por eso, estamos proponiendo la equidad de género en todos los cargos jerárquicos y electivos.

-¿Y cómo es la actual composición social del estudiantado? Parecen predominar los sectores con mayor poder adquisitivo…

-Sí, hay una buena cantidad de estudiantes que provienen esos sectores. Pero hay que tener en cuenta que, por la creación de nuevas universidades nacionales en el territorio, ya no vienen tantos estudiantes de otras provincias, predominan los provenientes del interior de Córdoba.

-Obviamente tiene que ver con la realidad económica y social del país, pero ¿hay alguna iniciativa para brindar mayores posibilidades de estudios a los trabajadores? ¿Qué proponen ustedes? ¿Las universidades populares apuntan en esa dirección?

-Las “universidades populares” tienen un defecto -al menos- generan falsas expectativas. Se instalan en barrios, en localidades del interior y las llaman “universidades”. Entonces la gente cree que va a la UNC. En realidad, dan certificados prácticamente nulos en cuanto a su validez, ningún título ni diploma, sobre los más variados cursos. Y lo peor es que en algunos municipios los cobran, mientras nosotros tenemos la universidad pública y gratuita.

-¿Es una experiencia para desechar o se puede mejorar o replantear?

-Las llamadas “universidades populares” siguieron con la concepción política con la que nosotros hicimos el Programa Suma 400. Pero ese programa estaba lleno de contenido. No se firmaban convenios para dictar cursos, se hacían intervenciones de apoyo a la gestión local sobre los problemas que los municipios señalaban como necesarios. Además, en la elaboración del Suma 400 participaban los Consejos Asesores de Ciencia y Tecnología y de Extensión, integrados por representantes de todas las facultades. Las 15 unidades académicas estaban –entonces- comprometidas con ese Programa, porque cualquier demanda de los municipios se discutía con la participación de todas las unidades académicas para poder otorgar respuestas. Lo de ahora es una iniciativa que lleva una Secretaría que, de vez en cuando engancha alguna problemática, o cursos que imparte gente de la misma localidad y que antes dictaban en su casa o en una academia, y ahora los da la “universidad popular”.

-¿Y con el tema del presupuesto?

-El presupuesto… los cuatro años de macrismo fueron tremendos para la universidad; los dos años de pandemia no se pueden evaluar porque son muy difíciles de comparar, pero vemos con preocupación que hubo muchos rubros en la universidad donde forzosamente se hizo un ahorro: luz, limpieza, horas extras. Y ese dinero no se volcó a mejorar la calidad de la enseñanza virtual. No sabemos qué se hizo con ese ahorro.

-¿Y la cuestión salarial?

-El tema salarial va por otro carril. En la última paritaria docente no se logró recuperar lo que perdimos durante el macrismo. Venimos cerrando paritarias que están un punto o dos por arriba de la inflación, pero al mes siguiente ya estás de nuevo tres abajo porque la inflación mensual no se detiene. Los que somos del Conicet estamos más atrasados porque participamos de las paritarias de los estatales nacionales, somos uno de los pocos sectores que no tenemos convenio colectivo de trabajo. Ese es uno de los ejes de campaña que propuse al directorio del Conicet.

-¿Políticamente cómo definís a Vamos?

-Vamos tiene mucho peronismo y mucho progresismo, pero también mucha gente no alineada. Todos nosotros, inclusive los que dejaron de ser funcionarios, están en las cátedras. No son funcionarios nacionales o provinciales, que es lo que puede darte una identificación partidaria. Tamarit y Scotto están en sus cátedras; yo he sido Secretario General de la UNC y volví al laboratorio y a mi cátedra, Gustavo Chiabrando (nuestro anterior candidato a rector) volvió a ser director de un instituto, Ana Falú (candidata a vicerrectora) está jubilada pero sigue trabajando políticas feministas amplias, y está organizando un acto de todos los movimientos feministas de apoyo a Vamos… por eso no es tan fácil adjudicarle una identidad partidaria a nuestro espacio.

-¿Pero podemos decir que es un espacio nacional y popular o de centro izquierda?

-En general podemos decir que respondemos a esos lineamientos, pero no sé… mi laboratorio me vota completo y ahí trabaja gente que en elecciones generales vota al Pro. Si yo fuera Secretario General y me voy de funcionario de Cristina, y después vengo y me conchabo con Walter Robledo, que es del enclave de Schiaretti… entonces sí se puede decir que uno tiene un perfil partidario, pero yo estoy siempre en la cátedra y produzco para el Conicet y la UNC, con el presidente que esté. Y eso es muy fácil de comprobar, y no es sólo mi caso. María Inés Peralta dejó la Secretaría de Extensión, después fue Decana, terminará en par de años en el peor de los casos, y vuelve a la cátedra. No es que estemos haciendo política como parte de nuestro trabajo como docentes e investigadores

-En la actividad universitaria ¿qué jerarquizan más: la docencia, la extensión o la investigación?

-A ver…las tres. Aunque sabemos que no todos los docentes pueden hacer las tres cosas. Sobre todo los que no son de dedicación exclusiva. No le podés pedir a quien trabaja veinte horas por semana en la universidad que haga las tres cosas. Las tiene que hacer un equipo de cátedra donde tiene que haber gente que haga docencia, extensión e investigación y también gente que haga ejercicio de su profesión. Porque en las carreras profesionalistas vos no podés dictar clases sólo con docentes que están todo el día en la universidad. Cómo vas a formar arquitectos o ingenieros si no contás con profesionales que trabajen en la construcción de casas, puentes y edificios. Lo que necesitás es que los docentes no tengan como única fuente de formación los libros. Necesitás que estén investigando en la frontera del conocimiento, y por eso el objeto de estudio es el objeto con el que se vinculan todos los días. O que se vinculen todos los días con la práctica profesional y -por lo tanto- eso se vuelque en su docencia. Si tenés docentes que van y leen un libro y repiten lo que leyeron, tenés una escuela terciaria.

-Volviendo al tema de la formación fragmentada… por ejemplo el caso de medicina respecto del modelo médico hegemónico y el interdisciplinario y la idea de la medicina preventiva. Ahora… los profesionales no salen de la Facultad de Ciencias Médicas con esa formación. Salen y se incorporan en general al mercado de la salud…

-También tenemos algunos propios que tienen esa concepción, pero son muy pocos, el plan de estudios apunta para eso y a la necesidad de una inmediata especialización. Hay muy pocos médicos generalistas. Se está lejos del modelo de los médicos formados en Cuba en la ELAM, por ejemplo.

-Bueno… de las facultades de Ciencias Económicas, no sólo de Córdoba sino del país, salen los profesionales formados en teorías monetaristas ortodoxas que después van a los ministerios de economía y le cagan la vida a todos los argentinos… y de la Facultad de Ciencias Médicas salen muchos médicos que trabajan de acuerdo a los intereses de la industria farmacéutica y tecnológica. Eso debe ser durísimo de cambiar…

-Sí, en algunos casos es así, pero los cambios de los planes de estudios tienen que venir de las facultades, son las unidades académicas las que tienen que proponer una currícula que luego se eleva por intermedio del rector a la Comisión de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU). Este organismo es el que establece si cumple con las reglamentaciones vigentes para la carrera y si va a reunir las atribuciones que va a cubrir el título, devuelve los proyectos si hay que hacer correcciones y también por ese mecanismo se modifica.

-Actualmente ¿cuáles serían las facultades donde está gobernando Vamos y de dónde pueden venir los mayores apoyos?

-Son cinco las facultades donde gobierna Vamos: la Facultad de Astronomía, Matemáticas y Física (Famaf), la Facultad de Artes, la Facultad de Ciencias Sociales, la Facultad de Filosofía y Humanidades y la Facultad de Ciencias Químicas. Hay dos facultades que no tienen una conducción radical, Comunicación y Psicología, donde esperamos ganar aunque no las conducimos; y además pensamos sacar una buena cantidad de votos, aunque no significa ganar, en Ciencias Exactas y en Arquitectura, hacer una elección relativamente buena en la Facultad de Lenguas, Odontología y en la Facultad de Ciencias Agronómicas. Sacar algo en Derecho también. Pensamos que nos va a ir mal en Ciencias Médicas y en Ciencias Económicas. En Agro vamos a sacar votos porque soy candidato yo, pero es una facultad muy radical y muy enfrentada con el kirchnerismo por el tema del campo, hay muchos hijos de productores del interior.

-¿Votan también el colegio Manuel Belgrano y el Monserrat?

Sólo los no docentes. Es un tema que quedó por resolver y no pudo hacerse en la Asamblea convocada a las apuradas e ilegítima que sancionó el cambio del régimen electoral convocada por el actual Rector.

-¿Cuál es la experiencia del voto directo, fue positivo?

-Hasta ahora, se ha votado sólo una vez para elegir Rector/a y Vicerrector/a con esa metodología y creo que sí, ha sido positivo. Es mucho mejor el sistema de elección directa. En lo que no estamos de acuerdo es en que el voto se pondere sólo por claustro. La universidad es el conjunto de las 15 facultades, así lo define el Estatuto, por eso el 50 por ciento de los votos es de los docentes. Nosotros acordamos con eso pero sostenemos que una quinceava parte debe ser para cada facultad. Y así está constituida la Asamblea Universitaria, con esa representación de las quince unidades académicas. Por eso pensamos que la Asamblea convocada por Juri en 2016 para modificar el sistema electoral de la UNC fue un escándalo: dicen que sesionó con el quorum justo, dicen que tenían los votos que les hacían falta, no estaba el Rector, no estaba el Vicerrector, los docentes no podían llegar porque había policías y perros alrededor, se convocó en un lado y se hizo en otro. Fue un verdadero escándalo esa Asamblea. Duró siete minutos y cambiaron decenas de artículos del Estatuto universitario.

-¿En el marco internacional y particularmente en Latinoamérica, qué ubicación tiene la UNC y qué se plantean ustedes?

-La UNC es una universidad de referencia para el norte y el oeste de la Nación, eso es algo que las actuales autoridades han abandonado, yo creo que deben establecerse vínculos y articular políticas con las otras casas de estudios de esas regiones para contraponer el peso que tiene la región metropolitana. No se trata de confrontar, pero sí de generar propuestas diferentes, de manera que no sea todo propuesto desde la centralidad, desde Buenos Aires, el conurbano o La Plata. En eso, la UNC ha perdido un poco su rol.

-La universidad pública argentina es un referente a nivel latinoamericano, y debe ser un caso único en el mundo de gratuidad e ingreso irrestricto ¿qué se plantean ustedes en ese marco? Yo veo que hay muchos extranjeros que en su país tienen que pagar para estudiar y se vienen acá…

-Tenemos muchos colombianos y chilenos estudiando acá. Cuando tenemos reuniones de cooperación internacional o de definiciones políticas en el marco latinoamericano, nos cuesta encontrar aliados con este modelo tan particular, inclusive en universidades conducidas por espacios políticos afines. Nos cuesta. Y damos las discusiones punto por punto con la concepción de universidad, la universidad pública argentina es gratuita desde hace 70 años, es patrimonio del pueblo.

-Sobre el ingreso irrestricto… recuerdo una polémica del Che Guevara al respecto. En Cuba te filtran el ingreso de acuerdo a las necesidades de la economía o del proyecto de país. ¿Acá cómo se da eso? Claro que hablar hoy en Argentina de un proyecto de país es complicado…

-No se pueden hacer comparaciones con Cuba, que tiene una economía planificada y que tiene en claro qué necesitan. Primera cosa: en la Argentina el ingreso irrestricto es producto de luchas, y eso es algo a tener en cuenta, nadie se lo regaló al movimiento estudiantil. Segundo tema: la universidad masiva argentina es de calidad, entonces ¿cuál es el problema?: el gasto. Nosotros estamos en contra de contar cuánto demora en recibirse un ingeniero en la Argentina y cuanto le costó al Estado… ¿Cuánto le costó al Estado un joven frustrado que no pudo estudiar lo que quería?, ¿cuánto le costó al Estado un pibe que se tuvo que ir a trabajar en lo que no quería porque no pudo ingresar a la universidad, porque no tenía recursos para ir a una privada y la pública no lo aceptó? Está claro que los gastos en la universidad pública argentina no son lo que afecta a la economía nacional.

-Pero hay que considerar que hay un alto grado de deserción…

-Sí, alto grado de deserción y alto grado de demora en la finalización de las carreras. Pero eso no se resuelve haciendo entrar a los que sacan la mejor nota en un examen y mandando a los otros a la calle. Lo que sí es cierto, y se trata de un problema que tiene que resolver la universidad pública argentina, es que hay profesionales en falta, necesitamos que la universidad pública argentina forme un determinado tipo de profesionales y esas carreras no tienen estudiantes, o tienen estudiantes que – la mitad de la carrera- se los llevan las empresas y nunca egresan. Tiene que haber programas de becas para solucionar eso, como ya dije antes.

-También ocurre que hay determinado tipo de profesionales que sobreabundan y deambulan por un trabajo…

-Sí, pero no te creas que es tanto, ¿cuál es el caso que más se comenta?: psicólogos. Ha estallado la matrícula en la Facultad de Psicología, hasta el punto de que no ha podido volver a la presencialidad porque no tienen aulas donde entren todos. Seguramente debería haber más información para que la gente no se prenda en carreras de poca salida laboral… pero -sobre todo- creo que debería haber incentivos. Por ejemplo, para estudiar programación tendría que haber incentivos. Nos faltan un montón de programadores. Yo soy director desde hace tres años del Centro de Investigación y Transferencia Rafaela, una estructura que genera el Conicet con las universidades para radicar investigadores en lugares donde no hay tradición de investigación. Una de las áreas más pedidas por el centro comercial e industrial de Rafaela es formar gente en software y en sistemas embebidos porque ellos lo necesitan para las industrias de la región. No obstante, me dicen: “no vas a conseguir un becario, un investigador… nosotros, que estamos súper-consolidados, no conseguimos, porque no terminan la carrera de grado cuando les va saliendo laburo”. Y así fue, y en tres años no hemos conseguido a nadie. En la segunda presidencia de Cristina, se instituyó la beca General Belgrano para estudiantes de Ingeniería que habían dejado la carrera y se pudo recuperar una buena cantidad de ingenieros.

-¿Y qué piensan hacer con los Servicios de Radio y Televisión (SRT)?

-Hay que contextualizar la situación de los SRT, cuando los recibimos en 2007 estaban absolutamente abandonados, sin equipamiento, desactualizados, con una deuda millonaria con la obra social, sin programación propia, desvinculados de la universidad, con nula presencia de la producción de la UNC en las radios y el canal. Nosotros dedicamos muchísimos esfuerzos para superar esos déficits en todos los planos, creamos el canal Cba24n, el primer canal de noticias de Córdoba, construimos nuevos estudios, aumentamos sustancialmente la programación propia, sobre todo informativa, mejoramos la relación con el personal, saneamos las finanzas, trabajamos contenidos con el canal Encuentro y –particularmente- se inició un camino de mayor vinculación entre lo que acontece en la UNC y los SRT. Ese camino es el que debemos retomar, mediante lineamientos que deben discutirse en los ámbitos correspondientes para realizar un plan que evite las improvisaciones, garantizando la seriedad, la independencia y la pluralidad, que en buena medida ha perdido en los últimos 6 años. Hay que recordar que a los SRT los dirige un directorio y que la empresa recibe el apoyo del Rectorado, y aprovecho para transmitirle tranquilidad a la comunidad de los SRT en relación al futuro inmediato, en el que la jerarquización de los medios universitarios será nuevamente nuestro principal objetivo.

-Finalmente, ¿qué les dirías a los que no están muy interiorizados con la realidad universitaria para que voten a Vamos?

-Para quienes estamos en la vida cotidiana de la UNC, uno de los principales objetivos es superar la desigualdad existente entre las diferentes unidades académicas. Esto viene de años, pero se ha visto agravado por las restricciones que impuso la pandemia. En general, para la sociedad en su conjunto, para los egresados, que no están en el día a día de la universidad, les decimos que trabajaremos porque la UNC vuelva a ser protagonista de la vida pública de la provincia y de la ciudad de Córdoba, que vuelva a movilizar las fuerzas creativas y de gestión, que vuelva a interpelar a la sociedad cordobesa respecto a su rumbo, respecto a sus prácticas y su futuro. Que vuelva a ser una universidad movilizada.

Publicado el por Alberto Hernández | 2 comentarios

“…tratar de tributar a la construcción de una propuesta amplia y flexible tácticamente, que en primera instancia atienda la urgencia, es decir que vuelva a instalar en la disputa económica, política y social al movimiento obrero, como una fuerza que tenga protagonismo y no como ahora, cuyo rol es intrascendente o no existe. Esa es la primera urgencia. si estamos hablando de que las únicas opciones que se presentan en Córdoba son proyectos reaccionarios, es imprescindible que el movimiento obrero este en condiciones de defenderse, de lo contrario, van a arrasar con los derechos de los trabajadores”

Desde aquellos años cuando el clarín de retirada sonaba para el milenio pasado y el milenio presente daba sus primero pasos en forma de drama, cuando el SIPOS luchaba estoicamente contra la privatización del servicio de agua y saneamiento de la provincia, no volvimos a contabilizar ninguna aparición publica de Luis “el Negro” Bazán. Protagonista insoslayable de esa lucha y de un tipo de sindicalismo que escasea hoy, la noticia de su vuelta a los primeros planos sindicales y como flamante secretario General de SIVIALCO – renaciendo como el Ave Fénix -no pasó desapercibida en el ambiente sindical de Córdoba. Con el Negro es sabido que la charla no se limita a repasar las conquistas sindicales, los salarios y las condiciones de trabajo, para él la militancia sindical tiene sentido en tanto es parte de una lucha por una sociedad mejor y por lo tanto está imbricada estrechamente con la política. la ideología y el rumbo civilizatorio de la humanidad, con el que va atada la suerte o la desgracia de los trabajadores. Con el título de sociólogo que alcanzó hace unos años, consolidó sus ideas y le dio mayor sustento a su formación adquirida en años de militancia.

Nos encontramos por la mañana en el edificio de la Dirección Provincial de Vialidad en su reducto de la oficina de compras de la repartición. Allí le encomendó a un compañero que no lo molestaran porque le estaban haciendo un reportaje, preparó el mate y armó su pipa que pitaba entre cimarrón y cimarrón, como diría Fierro. Después de ponernos al tanto de las cosas pasadas en tantos años sin vernos comenzó a repasar desde la infancia su vida personal recorriendo en detalle su historia de origen proletario, su lucha y sus convicciones hasta esta vuelta al protagonismo sindical de hoy.

–Yo provengo de Chepes – comienza como saboreando cada palabra y cada recuerdo- un pueblo pequeño de la zona de los llanos de la Rioja – y su acento, aunque acordobesado, lo denuncia — nací en el seno de una familia migrante, de Córdoba mi padre ferroviario y de Santa Fe mi madre, ama de casa, de familia relativamente acomodada. Esa relación no fue aceptada por la familia y debieron huir a un lugar donde pudieran realizar su pareja. Chepes era un pueblo pequeñísimo que recién empezaba. Tuvieron once hijos, nueve vivos. Quedé huérfano a los once años por muerte de mi madre, así que nos construimos como familia alrededor del viejo que se hizo cargo, nos contuvo y nos guió como pudo. En 1973, terminé el secundario y vine a Córdoba a mediados del ‘74 trabajando ya en el ferrocarril por el derecho que establecía el convenio colectivo de que los hijos podían rendir y empecé en el área de coches motores de Alta Córdoba como peón. Luego fui ayudante, medio oficial electricista hasta que me eligieron miembro de la comisión interna de coche motores y cuando viene el golpe del ‘76 nos echan a todos. Entonces vino un período de trabajo clandestino, ya que estaba encuadrado en la ley de seguridad nacional como subversivo, lo que me llevó a desempeñarme como basurero en la empresa Venturino y Asociados. Ahí estuve un año con un salario bastante bueno, teniendo en cuenta de que era el único lugar donde no te pedían certificado de buena conducta. Hice una pequeña pero importante experiencia gremial, porque organizamos clandestinamente una resistencia por la demora en el pago. Fue un conflicto que tuvo mucha tensión y obligamos a la patronal a que le pagaran ese día a los trabajadores pero tuve que renunciar y salir huyendo. Luego trabajé en Finanford, la financiera de Ford, en el área de otorgamiento de los préstamos, era un trabajo bien pago porque era de las primeras experiencias de tercerizaciones en las prestaciones laborales. Nosotros no teníamos relación de dependencia. Pagaban según el trabajo que hacíamos, por la magnitud de los créditos que gestionábamos, porque investigábamos la información de los clientes. Fue una experiencia interesante para ver como era el mundo que emergía ya de la especulación financiera, de los intereses, la maniobra de los créditos usureros, etc. y me sirvió para ir comprendiendo un aspecto de esa realidad que se venía dura y de ahí quedó la ley de entidades financieras que rige hasta hoy, la famosa ley de Martínez de Hoz. Luego fui docente en al ámbito del Consejo de Protección al menor , yo era maestro, trabaje un tiempo en el internado donde iban los menores que tenían problemas con la ley o el abandono familiar. Lo dejé por decisión personal porque entendía que no había ninguna posibilidad de ejercer la docencia, porque era más bien un preceptorado de control y represión a los niños y los docentes. Había mucha exigencia de autoritarismo, reglas muy rigurosas que no eran compatibles con el ejercicio docente, por eso me fui.

En síntesis conociste de cerca y en carne propia, varios aspectos que caracterizaron a la dictadura del 76, la persecución sindical, la explotación laboral, el autoritarismo, y los manejos financieros que fueron los que le pusieron el sello a la nueva etapa neoliberal que se abría. Y cuando comenzó tu ciclo en Obras Sanitarias?

–En 1980 ingrese a la nueva Dirección Provincial de Obras Sanitarias, creada por la transferencia compulsiva del régimen militar, de los servicios de Obras sanitarias de la Nación a las provincias como mecanismo de desmembramiento de esa empresa, que era modelo en Latinoamérica. Se hace una convocatoria por La Voz del Interior buscando trabajadores, rendimos en Humberto Primo y Fragueiro y entré en el área de producción de agua potable en la planta de Las Violetas como encargado de la parte de estadísticas, producción y consumo de la planta. Era una tarea interesante porque se computaba, se detallaban los insumos, costos de energía, la cantidad de productos químicos, costos de producción las formas de distribución y el consumo. Construimos un sistema manual de estadísticas con los datos que recogíamos y es la primera vez que en Córdoba y en otros lugares se determina el costo de producción del agua potable, aunque no era aplicable a la tarifa porque todavía predominaba el criterio de tarifas bajas, sociales, generalizadas, y los servicios, en este caso el agua potable, eran relativamente muy baratos. Esa experiencia transcurrió durante diecisiete años. Primero fui parte en 1980 de los cuerpos de delegados clandestinos, que empezaron el proceso de disputa de los gremios ya que había sido clausurada la actividad sindical por la dictadura. Ahí confluimos con municipales, judiciales, empleados públicos y otros que posteriormente se traduce en una instancia de organización que fue la Coordinadora de Gremios Estatales, una herramienta muy valiosa para toda la década e inclusive hasta 1990 y pico que es cuando decrece el proceso de resistencia a la primera fase del neoliberalismo menemista.

–¿Y cuando ganan la conducción del SIPOS?

–Ganamos el gremio en 1988 y fuimos conducción hasta 1997, año en el que se produce la privatización del servicio de agua de capital. Fue una etapa muy importante en la que protagonizamos una intensa lucha contra las privatizaciones, contra el neoliberalismo, fue un conflicto con una continuidad casi permanente. Antes había comenzado el proceso de desmembramiento de la empresa provincial. El gobierno provincial empieza con los créditos del BID y el Banco Mundial, dirigidos por el FMI, que imponían como requisito la privatización para otorgarlos, para la construcción de plantas, extensión de redes…era un mecanismo condicionante. Empieza el proceso de resistencia a las privatización del agua potable en las ciudades más importantes y redituables: Capital: agua y cloacas. Rio IV, Villa María y San francisco y el resto entregarlos a municipios o cooperativas. Ese proceso culmina cuando se impone la privatización en el año 1997 con Menem como presidente y Mestre como gobernador. Fue muy desgastante, una lucha muy dura. Como balance podríamos decir que fue una derrota parcial, ya que logran privatizar solamente el agua de Capital, la cloaca había sido transferida al municipio, por que no la pudieron privatizar y el resto de los servicios fueron transferidos a municipios, cooperativas de trabajo o entes interjuridisccionales en ciertas zonas como Valle de Traslasierra que se construye como iniciativa del gremio un ente interjurisdiccional que abarcaba Villa dolores, San Jorge, San Pedro y otros pueblos pequeños que unificaban la prestación de los servicios. En Rio Cuarto no pueden, se construye una empresa local también con intervención del sindicato y con el apoyo de las juventudes políticas de Rio Cuarto que se oponen al proyecto privatizador de Angeloz y posteriormente de Mestre y constituyen una empresa que todavía se mantiene con buenas prestaciones. Eso significa el cierre del ciclo de la experiencia del agua y el saneamiento y concluye alrededor del año 2000 donde instalado y trabajando en vialidad, me retiro de la actividad en el sindicato de obras sanitarias con una acuerdo con los trabajadores, de capacitar y aportar a la construcción de una dirección que le de continuidad al proyecto y me aboco a trabajar en Vialidad..

Imagen: Alberto J. Silva

Antes de que sigas…ustedes en SIPOS lograron un convenio muy bueno…

– Elaboramos un convenio colectivo teniendo como modelo el que construyó Agustín Tosco en Luz y Fuerza y que lo puso en vigencia el interventor Lacabanne pero fue una elaboración fiel al modelo sindical de Tosco. Lo tomamos como referencia mas la ayuda de las cátedras de Derecho Laboral de la Universidad Nacional de Córdoba. Construimos un muy buen convenio, moderno, y con una cantidad de derechos importantes, que hicieron que seamos uno de los sindicatos mejores pagos.

– Recuerdo que muchos compañeros pasaron a la municipalidad y siguieron trabajando bajo el convenio de SiPOS

– Ahí tuvimos una experiencia compleja porque luego de una maniobra de la intendencia logran hacerle firmar a una cantidad de trabajadores el cambio de régimen y aceptación del estatuto municipal lo que significaba un perjuicio inmediato de derechos y también un perjuicio estratégico. Ante eso desarrollamos un conflicto muy duro en épocas de Marti y llegamos a la paralización del servicio de cloacas, con guardias de infantería de por medio, hasta que hicimos un mix, que respetaba los niveles salariales, que eran altos, y las modalidades de trabajo como por ejemplo las guardias rotativas que no estaban contempladas en el estatuto municipal, bonificaciones por insalubridad, lo que constituyó un salario muy alto que persiste hasta la fecha. Los municipales ganan bien, pero los de las cloacas ganan más.

Eso quedo como experiencia sindical, democrática, muy combativa, de la cual todavía queda hacer un balance.

– Por otra parte el SIPOS siempre fue centro de reunión de otras organizaciones, de derechos humanos, como lo fue Luz y Fuerza en algunos momentos

-Nosotros siempre tomamos como referencia las experiencias mas avanzadas y por supuesto la principal fue el modelo de organización sindical y práctica de Agustín Tosco, pero también de la UTA de Atilio López, algo de los trabajadores fabriles como Sitrac Sitram y la propia SMATA de Salamanca. Todas nos proporcionaron elementos para construir un sindicalismo con inserción en la sociedad de manera integral, una disputa cultural, una disputa política, de ideas y de proyectos, que se reflejo en la construcción de una institución, si bien dirigida, patrocinada y sostenida por el SIPOS, pero tenía total autonomía, como la Casa de los Trabajadores. Era un ámbito de organización, de formación y promoción de la clase trabajadora, de su experiencia, de su historia y de las ideas de los sectores populares que nos llevó a hacer una experiencia muy rica. Inclusive ahí se parieron, se construyeron organizaciones embrionarias que maduraron en el ámbito de la casa y luego adquirían autonomía, como por ejemplo el caso de HIJOS, que empezó en un taller de apoyo psicológico con un compañero que lo dirigía que era Roger Becerra. La organización funcionó un tiempo en el SIPOS y luego en la Casa de los Trabajadores. Así desde cooperativas de trabajo, agrupaciones sindicales que luego pasaron a ser conducción y organización de gremios, muchos surgieron de la Casa de los Trabajadores. También pasaron figuras intelectuales de América y de Europa, periodistas de la Argentina como Bayer, Aliverti y muchos otros, inclusive disputando el pensamiento y las inclinaciones religiosas de la sociedad. Trajimos al obispo mexicano de Chiapas, al obispo de Brasil Casaldaliga y a Samuel Ruiz de Paraguay que expresaban una tendencia de la religión como elemento liberador y no de dominación. Se construyó cultura, se construyo pensamiento…arte…porque surgieron desde grupos musicales juveniles, hasta artistas y poetas individuales. Un experiencia muy rica e intensa, con muchas aristas que , aunque con debilidades, todavía persiste en la realidad de Córdoba.

Ahora sigamos con tu paso a Vialidad

-Desde el año ‘97 fuimos reubicados en el estado a partir de la privatización del servicio de agua de capital, nosotros, que eramos trabajadores de la capital, nos negamos por asamblea a pasar al ámbito privado. Las opciones que nos daba el gobierno de Mestre era o pasar a la privada o indemnización por retiro. No aceptamos ni una ni otra y entramos en un conflicto de sesenta y pico de días que estuvimos en la calle y obligamos al gobierno a que nos reubicaran en el ámbito del estado. Es así que reubican a unos cien compañeros en Vialidad, una repartición que el propio Gobierno de Mestre la había vaciado de trabajadores. Ahí volvimos, en mi caso, mas un grupo importante de compañeros a hacer una nueva experiencia laboral que se mantiene hasta el día de la fecha. En una primera etapa contribuimos desde una posición de no participación orgánica en el gremio vial y mantuvimos durante un tiempo la afiliación en el SiPOS de manera provisoria. En ese ínterin hicimos una experiencia de dirección compartida informal que desplazó a la dirección burocrática de SIVIALCO, de jerárquicos y burócratas que trabajaban en tandem con el gobierno y habían perdido el convenio colectivo, suspendido en su vigencia por Mestre. Era un convenio nacional que nunca más se puso en vigencia, hasta que organizamos un conflicto desde las bases, destituimos a esa conducción del gremio por burocrática e inconsecuente. Luego promovimos, ayudamos y formamos a los jóvenes que eran afiliados al sindicato y provenían de la rama histórica de vialidad y constituimos una comisión provisoria que reemplazo a la dirección desplazada. Eso hizo que se iniciara una nueva fase del proceso de organización, que durante los primeros períodos de estos jóvenes hubo buenos resultados, tanto que en un conflicto muy duro con el gobierno de De la Sota, con el ministro Santarelli recuperamos el convenio, lo que significo un beneficio muy grande para los trabajadores de vialidad que tenían un salario muy bajo y no tenían reconocimiento de funciones ni carrera administrativa. Todo eso lo regularizamos e inclusive nos incorporan al convenio colectivo a los que veníamos de la EPOS por lo tanto se unifica la relación laboral, el régimen de trabajo y se produce una mejora sustancial del salario que prácticamente lo duplica. Desde ese momento sigue ejerciendo la conducción ese grupo que habíamos promovido hasta…

¿Eso ocurre en que año?

– Ese proceso comienza desde 2000 en adelante. Al recuperar el convenio en años posteriores se pone en vigencia la carrera administrativa, se efectivizan los contratados que eran muchos y con años de precariedad, más otros derechos que estaban postergados. Esa conducción gremial dura hasta diciembre del año pasado. Veníamos visualizando que había una serie de desviaciones, de errores, y negligencias en esa conducción y se decidió promover una alternativa para lo cual me pidieron expresamente que la encabezara, lo que me llevó a volver a la actividad sindical formal. En diciembre se llevan a cabo las elecciones y las ganamos. Yo tenía la idea de retirarme pero por una cuestión ideológica, de compromiso y de conciencia dije bueno vamos a tener que hacernos cargo e hicimos un jugada que nos salió bien. Ganamos el 14 de diciembre de 2021 y en pocos días asumimos para no darles tiempo a los que querían impedirlo. Es un gremio pequeño, de seiscientos trabajadores, pero SIPOS también lo era, aunque tenia un componente obrero importante, y construimos un sindicalismo distinto que fue punto de referencia en Córdoba,

–¿Y con qué te encontraste al volver al ruedo?

— Estamos haciendo una experiencia en un mundo laboral distinto, transformado, con una complejidad mucho mayor, donde la subjetividad del trabajador, la conciencia, la cultura ha sido alterada profundamente, donde el sentido común del modelo hegemónico ha penetrado a niveles extremos en la cultura y la conciencia de la clase trabajadora, más en un gremio con gran cantidad de técnicos y profesionales, lo que hace que la conciencia sindical haya que construirla con mucha paciencia, mucha persistencia. Hasta el momento hemos hecho algunos progresos, hemos recuperado capacidad organizativa, ademas de haber renovado la comisión directiva, en marzo hemos renovado el cuerpo de delegados en su totalidad, también la comisión de jubilados; recuperamos una cooperativa de vivienda que había sido expulsada del gremio por disidencias internas. Es decir que estamos haciendo un proceso de reorganización, de renovación total de todas las herramientas institucionales de los trabajadores, con un criterio de participación, flexible, amplio, desterrando los niveles verticalistas a niveles extremos, ejerciendo un modelo sindical mas comprometido y más inserto en el mundo del trabajo. Tanto es así que no tenemos licencia sindical estable, solamente usamos fracciones horarias para el caso de que alguna actividad sindical la justifique. La absoluta mayoría de los integrantes son jóvenes, de entre treinta y cuarenta años; solamente unos pocos superamos esa edad.

– Me decías al principio que te estabas por jubilar…

– En setiembre de este año me jubilo, dejare la actividad laboral y continuare la actividad sindical hasta concluir este período o quizás me vaya antes en la medida en que la formación de los jóvenes avance mas rápidamente. Mi idea es la de un sindicalismo de representación de trabajadores por trabajadores y no por burócratas o funcionarios que se alejan de sus bases y se transforman en profesionales de la representación sindical. Hoy nos parece que es nodal esa transformación. Si los sindicatos no tienen una presencia, una inserción en la vida cotidiana del trabajo, dejan de tener fidelidad y relación directa con la realidad del trabajo y esteriliza a las organizaciones y la transforma en cáscaras vacías que solo sirven para beneficio de cúpulas, de camarillas o que terminan traicionando a sus representados…

-Ya retomamos eso, pero vos nunca dejaste la actividad política…

– Por lo general fui militante orgánico hasta la última etapa de la dictadura militar. Cuando se empieza a abrir el proceso político, social, gremial, de recuperación del funcionamiento democrático de las instituciones, dejo de pertenecer orgánicamente a organizaciones de izquierda y desde ese momento milito políticamente como trabajador o como independiente, siempre en la fracción política e ideológica de la izquierda, en eso hasta fui candidato en frentes político. Sí desarrollé mucho trabajo en el debate político intelectual, ideológico, programático en el conjunto de la sociedad desde la función sindical desde una perspectiva de clase y con un compromiso y una practica militante que me llevó muchos años de aportar e intentar la construcción de la unidad en la izquierda. En eso hubo importantes avances pero también severos retrocesos, lo que me llevo a tomar una actitud mas equidistante de la participación en frentes políticos, pero nunca dejamos de contribuir a la vida política, social, cultural e intelectual de la sociedad en todos los planos, tanto es así que la Casa de los trabajadores que era el ámbito desde donde militábamos, tiene hoy continuidad.

-A partir de esta concepción sindical a la que haces referencia ¿como ves la situación del sindicalismo tanto a nivel nacional como local y qué se plantean como encuadramiento como gremio?

-Por asamblea general, en un momento anterior a ser conducción del gremio. se decidió insertarse en la CGT. Esa decisión democrática de los trabajadores hasta que no sea modificada por otra asamblea general, no la vamos a alterar, la vamos a respetar. Por esa razón participamos de la CGT mayoritaria cuyo secretario General es José Pihen, e Ilda Bustos como adjunta. Esa fue una decisión de los trabajadores y la vamos a mantener. Hemos participado de algunas reuniones y hemos dado nuestros puntos de vista. Creemos como estado general de situación del movimiento obrero, que en la disputa de intereses en la sociedad argentina, hay sectores que han realzado su voz, su preeminencia y su poder de decisión, de incidencia sobre el conjunto de la sociedad, en la política, en las medidas económicas, etc. En el caso de la clase trabajadora, ha retrocedido gravemente en su capacidad de incidencia, cuantitativa y cualitativamente. Hoy el movimiento obrero a pesar de que cuantitativamente sigue siendo importante, tiene menos incidencia que grupos pequeñísimos de presión, que representan intereses muy concentrados y muy pequeños. El movimiento obrero por falta de política, de claridad programática, de voluntad de defender los intereses de los trabajadores que representan, es impotente, es inoperante y más, ni siquiera es escuchado en muchos casos. Eso ha llevado a un estado de situación grave, porque si bien Argentina se mantiene como uno de los países del mundo con mayor grado de sindicalización, que también ha disminuido en relación a momentos históricos anteriores, eso no se traduce en la incidencia en la realidad, política, social, cotidiana. Los aumentos de salarios se esterilizan al poco tiempo de ser otorgados, por las decisiones que imponen sectores concentrados de la economía con aumentos de precios y maniobras especulativas. Evidentemente que el movimiento obrero no ha demostrado capacidad para defender los intereses de los trabajadores porque no es capaz de resolver los problemas que se le presentan y por cierta atomización de posiciones porque la propia estructura tradicional, que circulaba y que vivía bajo la dirección política del partido peronista hoy está atomizada en fracciones que representan distintos intereses, algunos con alianzas con los sectores de la economía concentrada, otros con sectores de servicios, eso ha hecho que hoy el movimiento obrero esté casi indefenso. Aunque existen algunas fracciones que están recuperando voluntad de lucha, de organización y objetivos.

¿Ese puede ser el caso de la Corriente Federal de Trabajadores?

– Ese es uno de los sectores

¿No ven la posibilidad de encuadrarse en ese espacio?

– Todavía estamos en un proceso de análisis. Todavía no tenemos una valoración precisa de la situación y de las opciones, porque también existe lo que originariamente fue un movimiento muy fuerte como la CTA de la que fuimos miembros fundadores con el SIPOS. Pero que hoy está en un estado lamentable, con un alto grado de fraccionamiento aunque con proyectos muy similares en la formulación, pero con prácticas muy distintas que ha hecho que además de ser una fracción minoritaria esté dividida internamente lo que la hace mas impotente aun. Por eso nosotros consideramos que eso es gastar energías para no obtener ningún resultado. Creemos que hay que replantearse las formas de organización, los criterios, los métodos de trabajo, los estilos de conducción…creemos que hay que horizontalizar y democratizar profundamente las organizaciones. Por eso nosotros hablamos de una conducción profundamente inserta en la vida cotidiana de los trabajadores y con una relación estrecha y constante con la realidad del trabajo, desde ahí reconstruir planes, métodos y proyectos políticos.

-Y la renovación de los dirigentes…es saludable el caso de la UOM

– El enquistamiento generacional de los dirigentes es un problema de todos los estamentos de la sociedad y que se desnuda y se denuncia con mayor énfasis en la clase trabajadora, pero si analizamos las distintas instituciones, desde las del poder concentrado, las cooperativas, las escolares, la justicia….el enquistamiento de generaciones que persisten negativamente en detentar la representación de esas instituciones es generalizado. En la clase trabajadora se denuncia mas, se desnuda mas, muchas veces con intenciones descalificatorias. Pero hay que reconocerlo que es negativo que los dirigentes se perpetúen en las direcciones de los gremios, porque en muchos casos degeneran en burócratas que ejercen una representación perjudicial a los intereses de los trabajadores y que solo tienen como objetivo seguir manteniendo los privilegios personales, de sus grupos o camarillas, e inclusive entrelazados con intereses empresariales y por lo tanto dejan de representar genuinamente a sus trabajadores. Una renovación generacional es imprescindible pero no termina de resolver el problema de la clase. Hay que construir un programa, una plataforma, una actualización de comprensión del mundo del trabajo donde hoy la introducción de las tecnologías, la revolución tecnológica, han producido una transformación del mundo del trabajo. Han puesto en cuestión hasta la estabilidad que era una perspectiva del trabajador, hoy es una experiencia desconocida para los trabajadores jóvenes. No saben lo que es la estabilidad, por lo tanto no es un objetivo a perseguir. Y así sucesivamente. Las tecnologías introducidas en el mundo del trabajo , el teletrabajo, el trabajo remoto, la flexibilizacion laboral a niveles extremos, tanto es así que hay trabajadores que ni saben para quien trabajan. Eso configura un escenario complejo del mundo del trabajo que no elimina el elemento fundamental, que vende su fuerza de trabajo, trabaja para otro y construye un salario, sea formal o informal. Eso quiere decir que el núcleo, la esencia del trabajador persiste. El tema es como las herramientas de la clase trabajadora pueden contener, comprender y elaborar una estrategia de defensa de esos trabajadores. Ese es el proceso que tenemos que construir, difícil pero se puede ejecutar. Hay experiencias en el mundo, algunas mejores otras peores, pero en ese sentido nosotros tenemos que construir una perspectiva del movimiento obrero entendido como las herramientas formales e informales que sirven a la defensa de la clase trabajadora

A eso habría que incorporar a los sectores de la economía popular. Si algo a demostrado el capitalismo es su incapacidad para generar el pleno empleo y su capacidad para dejar amplias franjas de la sociedad fuera del sistema productivo

-En ese sentido si hacemos un análisis de la fase del capitalismo, al haber modificado las formas de acumulación del capital desde los ‘70 en adelante, lo financiero predomina sobre los productivo, eso ha llevado también a una modificación del interés y la capacidad de trabajo que da el sistema, que es cada vez mas expulsivo, margina y excluye y el pleno empleo es una utopía o una mentira. Si no se modifica esa lógica, es evidente que va a ser imposible que haya trabajo para todos. Ese puede ser un objetivo: modificar la lógica del sistema. El otro, es tener la capacidad desde la clase trabajadora para enfrentar la informalidad y la precarización del trabajo, que se puede organizar y se puede integrar a los sindicatos desde un reconocimiento de las diferencias pero también desde una confluencia de los intereses comunes. Hay una resistencia en las organizaciones porque hay un conservadurismo en las organizaciones sindicales que no reconoce a los que no tienen un trabajo formal y por eso no los incorporan. Nosotros estamos haciendo en este poco tiempo una experiencia de incorporación a trabajadores que no son reconocidos como tales, como por ejemplo a los monotributistas que tienen un contrato de locación de servicios, que es una forma fraudulenta de relación de dependencia.

– Sobre todo en el Estado que es quien debiera cumplir con las leyes laborales y la Constitución

-Bueno, nosotros le hemos encontrado una forma para salir de esa situación de ilegalidad: en la primera renovación de delegados hemos habilitado que los trabajadores monotributistas puedan participar de la vida sindical, votar y ser elegidos. Tenemos algunos trabajadores delegados monotributistas, con la idea de dar la disputa en todos los frentes, no tan solo en lo gremial puro, sino en lo jurídico laboral, para ir construyendo formas de resistencias y ofensiva contra esas ilegalidades, mas teniendo en cuenta que es el Estado el que debiera respetar la legalidad del mundo laboral. Entonces dar respuestas a todos esos casos particulares…hay becarios y hasta voluntarios que están trabajando con la promesa de que algún día le van a hacer un contrato o un monotributo. Entonces la fragmentación del mundo del trabajo hay que entenderla, para corregirla, para organizarla para conquistar derechos, que es muy difícil porque ahora en esta fase, el capitalismo expulsa, excluye, margina, ademas de depredar la naturaleza, lo que configura una situación complicada de los ordenes sociales si a eso le agregas una pandemia producto de la crisis de la relación de la especie humana con las otras especies y con la naturaleza; la guerra como una amenaza permanente que hoy se patentiza en Ucrania pero existen otras guerras mas cruentas y graves como la de Yemen y otras, configuran un panorama de un capitalismo globalizado pero con contradicciones insalvables: la relación con la naturaleza, con el mundo del trabajo, con la estabilidad de las economías también de los países centrales; las disputas intermonopólicas; las disputas de proyectos. El capitalismo “occidental” ha tenido la hegemonía durante mucho tiempo pero hoy el capitalismo “híbrido” asiático está en una situación de fortaleza y se la está disputando, lo que se traduce en todas estas tensiones que no parece que tengan límites. Están tratando de dirimirlos como lo hicieron en otras etapas históricas por medio de guerras. Entonces es un mundo lleno de riesgos, de incertidumbre. En ese mundo, la clase trabajadora tiene que desenvolverse, tiene que organizarse, tiene que construir proyecto, tributar, construir bloques populares, cuestionar ordenes sociales que no sirven, que no van mas y el tema de la marginación y la informalidad económica hay que organizarla para que trabaje a la par con su comunidad de intereses, con los trabajadores formales. Desde ahí podemos construir un bloque popular que inclusive contenga a otros sectores populares que hoy han sido cooptado e inclusive tributan y trabajan afanosamente para fortalecer este proyecto elitista, atentando contra sus propios intereses. En la medida en que no recompongamos y construyamos un proyecto claro de todas las diversidades de la clase trabajadora y el bloque popular de las sociedades, este orden social va a persistir. Va a seguir produciendo desigualdad, injusticia, muertes, hambre

– En otras épocas hablábamos de la clase obrera como el sujeto histórico de la revolución o de los cambios sociales, hoy no parece que sean los trabajadores los que proponen los cambios mas radicales, han surgido otros sectores como el feminismo, el ambientalismo, etc que se presentan como mas dinámicos y revulsivos. Tal como fue el proceso chileno…

– Si prospera la reforma constitucional puede sobrevenir en Chile un cambio de orden social. Boric es producto de las luchas de esos movimientos y no hay que apresurarse a definirlo porque forma parte de un proceso en curso, dinámico, contradictorio, con potencialidades y con debilidades. Esa es una experiencia que se está dando en el mundo tanto por izquierda como por derecha, porque en una situación social con un mundo en crisis, con tantos problemas, con tanta incertidumbre, los intentos de resolución son de dos características: una la reaccionaria para consolidar esas sociedades desiguales e injustas, que se dan por derecha y tienden a profundizar el carácter autoritario, excluyente y represivo para sostener las élites; la otra es la búsqueda afanosa y muchas veces confusa de los pueblos, de las víctimas del sistema, que quieren construir un orden social mas justo. Lo de Chile podría identificarse con esta instancia, pero es un proceso en desarrollo. No podemos decir de que sea un modelo, ni que sea un mal ejemplo por sus debilidades. Creemos que hay otros ejemplos de búsquedas que revitalizan procesos populares en Latinoamérica, como el caso de Bolivia que ha atravesado situaciones de crisis extremas como un golpe donde confluyeron el imperialismo yanky, y la activa participación de los países principales de Latinoamérica, para destruir la experiencia de Evo y ha tenido capacidad popular para defenderse, resistir, derrotar ese ataque y volver a conquistar el Estado. Eso no quier decir que ya sea una etapa concluida. Sigue la disputa, pero ahora con más chances. Por eso hay que mirar con atención. Hay otros procesos de búsqueda de revitalizan de otros procesos populares en Latinoamérica, con características distintas a lo que fue la oleada de lo que se llamó los “presidentes progresistas”. Hoy se busca reconstituir el ciclo progresista con algunas diferencias, como por ejemplo Argentina, Brasil, sin la característica de grandes expresiones populares movilizadoras que irrumpen e imponen; se va emergiendo de nuevo pero con una debilidad de sustentación popular. En Perú hubo un proceso de movilización popular, como en Chile y Colombia donde se abre una perspectiva. Es decir hay una diversidad de situaciones, el tema es ver como se articulan esos procesos diferentes pero que tienen aunque con matices, una orientación común. Si no se articulan y ayudan mutuamente, nuevamente va a operar la reacción, el imperio, las disputas imperiales y van a volver a restituir su orden injusto; eso es un riesgo. Cuando se instala lo que se llamó la ola progresista en Latinoamérica, etapa de la que todavía hay que hacer un balance, el avance fue político, de liderazgos políticos, pero no hubo un acompañamiento del movimiento obrero que vaya en correlato construyendo articulación latinoamericanista, que vaya construyendo instituciones para fortalecer ese proyecto político. Es decir que hubo una cierto despegue de la política de los procesos populares, que venían mas retrasados. El movimiento obrero no jugó un rol progresista, al revés, fue retardatario. Si hubiera habido un acompañamiento que se traduzca en realizaciones concretas, tal vez hubiera sido mas difícil la derrota que sufrieron o hubieran permanecido mas tiempo. Hoy hay que plantearse como un déficit a resolver. No tan solo el movimiento obrero, sino también las minorías o los movimientos emergentes. Hay por ejemplo movimientos muy intensos que van desde el feminismo, las organizaciones sociales, los organismos de DDHH, las juveniles, las ambientalistas que pueden tributar. Pero para eso el movimiento obrero, las organizaciones políticas tienen que tener claridad para articular y, no por los matices y diferencias genuinas que existen, desconocerlos o no contemplarlos en una articulación general. Todos forman parte de lo que podría llamarse imprecisamente el bloque popular.

En ese sentido ¿cómo ves al gobierno nacional y al provincial?

– A nuestro entender, luego de la primera fase del neoliberalismo, que en este país fue muy cruenta, donde se destruyó prácticamente el poder del Estado, que era pretendidamente de bienestar, con déficit, pero un estado potente con capacidad económica, productiva y de regulación. Además impuso una derrota cultural a los modelos de bienestar y la cultura del individualismo, impuso el negocio político ligado al negocio económico, generó una situación de grave retroceso integral. Cuando se produce la emergencia de los proyectos progresistas, a la par se despliega una pretensión de continuidad del neoliberalismo, que es lo que se llamó en algún momento el menemismo tardío, que se expresó no solo en una fracción importante del peronismo, sino también en sectores del radicalismo y por supuesto en la derecha tradicional que construyó un proyecto que lo expresó Macri. Y lo que hay que entender es que si no se fortalece la alternativa progresista se va a restituir otro intento de instalar el proyecto reaccionario con mayor componente autoritario y de desigualdad. En este proceso la vuelta del peronismo al gobierno no es de la misma característica que el kirchnerismo, es mucho mas débil, es mucho mas asediado por los poderes concentrados que han vuelto a recuperar poder de decisión en esta sociedad, con el imperialismo yanqui con una intervención mas enérgica y mayor atención a Latinoamérica. Todo esto genera una serie de limitaciones severas, inclusive por las propias convicciones de los que hoy encabezan esta vuelta del peronismo al gobierno, que ya no tiene un afán progresista y popular cercano al peronismo histórico. Es casi un débil intento socialdemócrata que para Latinoamerica es impostado porque su realidad no es la de Europa y allá ha sido la continuidad y realización del neoliberalismo. Entonces si ensayamos esos proyectos acá no solo es hacerlo tarde sino que ha quedado demostrado que es impotente y negativo. Por eso no se visualiza que se vuelva a fortalecer un proyecto popular que independientemente de sus limitaciones sea mas claro.

– Cuando hablas de fortalecer una opción progresista frente a la derecha agresiva ¿te referís al Frente de Todos?

-Sería una parte, porque hoy el FDT es gobierno y las debilidades que demuestra son graves. Si no se articulan con todos los movimientos sociales, con todas las minorías intensas que existen y con otros sectores políticos y del trabajo, que se forme verdaderamente un bloque popular mas nítido, con voluntad de poder y de realizar las transformaciones necesarias, que significa quitarle a los privilegiados de esta sociedad, afectar intereses concretos, no hay muchas perspectivas.

– En ese panorama el gobierno provincial juega para la derecha. Desde la construcción del cordobesismo, que vos definiste como menemismo tardío, sumó a Cavallo, a Kammerath…

– La caracterización que nosotros hacemos del gobierno provincial es que es el intento de continuidad del neoliberalismo mas estable, porque recordemos que Mestre se fue, aplicando todas las políticas neoliberales que ciertos sectores del radicalismo habían tratado de moderar. Hizo un ajuste criminal al mejor estilo menemista y luego De la Sota pretendió continuar, con algunas modernizaciones, pero en esa mismo modelo de exclusión, de marginación, de desigualdad. El tema es que se subestimó eso, e inclusive la calificación de menemismo tardío es correcta, porque hoy si uno lo mira, es eso, con una construcción de poder mas consolidada. Porque se ha insertado y articulado con los intereses mas concentrados e injustos de Córdoba y sigue gobernando. A nuestro entender ese proyecto se construye desde la crisis del último gobierno peronista antes de la dictadura cuando acá se destituyó a Obregón Cano y Atilio López, cuando se empieza a instaurar el terrorismo de estado, que luego institucionaliza la dictadura. En ese momento empieza a adueñarse del poder la élite cordobesa, esa fracción de clase que expresa intereses muy concretos y que hasta hoy lo sigue detentando independientemente del partido que gobierne, y están buscando alternativas de continuidad. Así que las opciones que se presentan como recambio al oficialismo van en el mismo sentido. No hay en Córdoba un esbozo de una opción progresista con ciertas chances. Compiten para ver quien es mas elitista y persigue un orden social mas injusto

¿En Córdoba con quienes tienen afinidad?

-Nosotros queremos construir una inteligencia común con todos los compañeros que tengan un grado de comprensión similar, aunque haya matices, con nuestras caracterizaciones. Creemos que hay que tener mucha flexibilidad, creemos que hay una pequeña renovación de los cuadros en los gremios, que hay una mayor presencia en los gremios de las corrientes de genero; de DDHH, que se están insertando y están siendo aceptadas en las estructuras conservadoras de los sindicatos. Eso puede producir una renovación del pensamiento también. Desde ahí queremos confluir con esos sectores, con mucha flexibilidad. No ignorar lo que es la realidad del movimiento obrero y tratar de tributar a la construcción de una propuesta amplia y flexible tácticamente que en primera instancia atienda la urgencia, es decir que vuelva a instalar en la disputa económica, política y social al movimiento obrero, como una fuerza que tenga protagonismo y no como ahora, cuyo rol es intrascendente o no existe. Esa es la primera urgencia, porque si estamos hablando de que las únicas opciones que se presentan en Córdoba son proyectos reaccionarios, es imprescindible que el movimiento obrero este en condiciones de defenderse, de lo contrario van a arrasar con los derechos de los trabajadores, por eso la urgencia. Rápidamente alcanzar niveles de acuerdos mínimos que nos den unidad programática, capacidad organizativa y capacidad de acción que también falta. Con esos tres elementos enfrentar el riesgo que se viene. Y mientras tanto en la acción ir construyendo mayores niveles de coincidencias para desplegar un proyecto propio que sea muy abarcativo, muy articulador e inclusive jugando un rol coordinador de todas las expresiones progresistas. Esa es la idea.

-¿Ves posibilidades de jugar fuerte en la CGT para imprimirle esa dinámica?

– Es muy difícil. Hay algunos movimientos a nivel nacional que hay que mirarlos muy atentamente; este proceso de renovación de la UOM va a tener incidencia, hay otros sectores que están larvariamente en ese proceso. Hay que ser cuidadoso y tener flexibilidad táctica, con mínimas coincidencias trabajar con sectores del movimiento obrero y coincidir mas en la acción que es como se avanza mucho mas que en el debate teórico o formulativo al que estamos acostumbrados.

-¿Y tu futuro…te jubilas, te vas a Icho Cruz y que haces?

– Me dedico a hacer balance de experiencias y tratar de transmitirlas, a hacer capacitación, estoy escribiendo bastante pero no me satisface. Es necesario para hacer un buen balance tomar distancia histórica y contribuir a la formación de los potenciales nuevos cuadros. En eso estoy trabajando mucho con algunos compañeros de vialidad y de otros gremios también.

Alberto Hernández

Publicado el por Alberto Hernández | 2 comentarios