Mestre Jr. no conoce la administracion municipal y no tiene idea de qué hacer con ella

El precandidato del Radicalismo Mestre Jr. insiste con la mano dura para los agentes municipales, con desdoblamientos de horarios y otras yerbas. Con eso demuestra que no entiende nada sobre la administración pública y menos sobre la municipal. Si quiere reeditar la mano dura de su padre en la Municipalidad, habría que recordar que eso significó cinco años de duros conflictos que perjudicaron a la población y finalizaron solo cuando los salarios municipales fueron los más altos de Latinoamérica. Volvió a pasar con Kammerath y éste no pudo gobernar. El único período de calma y escasísimos conflictos fue en la gestión Martí que inteligentemente apeló al diálogo y a la construcción de consensos. Tampoco prosperaron los intentos de desdoblar los horarios, que no es lo mismo que hacer dos o tres turnos según lo que sea necesario, que sí hay que hacerlo dada la cantidad de personal que hoy tiene la comuna. Lo que no dice Mestre, porque no sabe, es que el problema de la administración es mucho mas serio que la supuesta holganza de los empleados. Es necesaria una reforma administrativa de fondo que implique un rediseño organizacional, para hacer mas ágiles las cadenas de decisiones; es imperioso terminar con el clientelismo político ( a él le preocupa el ingreso de los contratados porque no le va a quedar lugar para que ingrese su gente) y poner en marcha una nueva carrera administrativa sobre la base del mérito y la capacitación; es necesario incorporar tecnología y equipar las reparticiones que están desmanteladas; hay que terminar con las distorsiones salariales producto del sistema de bonificaciones y prolongaciones de jornadas; pero fundamentalmente hay que partir de tener una mirada estratégica, un claro diagnóstico y planes que superen el funcionamiento inercial de la administración. Estas transformaciones solo pueden llevarse a cabo, no desafiando al SUOEM, sino sumándolo como socio en el esfuerzo por brindar servicios de calidad a los vecinos. Es posible un acuerdo de cooperación si se aseguran los derechos de los trabajadores y como contrapartida se requiere eficacia y eficiencia y lucha contra la corrupción. En un marco de cooperación, políticas claras y capacitación, la mayoría de los empleados trabajarán con gusto lo necesario; y los pocos que estén en la corrupción o sean remisos al esfuerzo deberán irse.

Alberto Hernández

Acerca de Alberto Hernández

Militante popular. Ex dirigente político y sindical, ex concejal de la ciudad de Córdoba, Argentina. Periodista y escritor grado 4 en la escala Mercalli. Sueño con un mundo sin guerras, sin explotados ni explotadores donde el hombre no sea lobo del hombre.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s