La política en la isla de la fantasía

fantasy
Córdoba es la isla de la Fantasía. Pero a diferencia de aquella de la serie de los 70-80, en la que Mr. Rourke y Tatoo, por unos pesos, cumplían las fantasías de los que llegaban, en ésta, uno pone los pesos y no ve realizada ninguna, ni personal ni colectiva. En realidad nos venden fantasía y nos hacen creer en fantasías hasta el punto de seguir votando complacidos a los que nos vienen arruinando la vida desde hace años.

Durante su primera gestión Ramoncito Mestre no hizo nada por la ciudad pero lo votaron de nuevo. Ahora lleva seis años como intendente y siempre esta empezando y prometiendo inversiones. La ciudad esta para sufrirla pero él quiere ahora erigirse en el jefe del radicalismo y pretende gobernar la Provincia.

El radicalismo acuna la fantasía de imponer condiciones en el Cambiemos cordobés y dejar de ser el cafetero de Macri, y amenazan con reflotar la vieja lista 3 – Diego Mestre dixit- o dar disputa en las PASO. De esa forma Aguad y Negri alimentan también su fantasía de que Macri los bendiga aunque tengan que ir por el PRO acompañando al ex soplapito Baldassi que por ahora parece ser el preferido. El otro que alimenta la misma fantasía pero que juega por afuera es Luisito Juez, claro que él viene de otra isla: la de Guilligan que es mas desopilante. Y todos, todos, tienen la fantasía de la gobernación para el 2019 para cambiar la provincia y terminar con el pejotismo, como si no fueran variantes del mismo modelo neo conservador que gobierna Córdoba desde el advenimiento de esta etapa

democrática. Eso sí, hay que cambiar, para que el pueblo fantasee con que su vida va a mejorar de una vez.

El PJ por su lado pretende seguir sumando sectores del Kirchnerismo que a su vez tienen la fantasía de poder convertirlo en “nacional y popular”, según confesiones de quienes conformando Pueblo Peronista siguieron los pasos del Movimiento Evita en su movida transfuguista. El PJ trabaja en no dejar por fuera ningún voto que le sirva para alimentar la pretensión de seguir siendo patrón en la provincia del 70/30. Al fin y al cabo demostró en Río Cuarto, donde venció holgadamente al macrismo, que es una fuerza “competitiva” (concepto que se refiere a la disputa del poder, sin para qué).

Aunque Schiaretti y De la Sota tengan sus propias fantasías particulares, uno de erigirse en jefe del Justicialismo y el otro, que ya lo es, afirmarse en el plano nacional con la esperanza de ser presidenciable algún día, con la táctica eficaz del policía bueno y el policía malo, son parte del mismo equipo: el gobernador bailando la misma cumbia que el gobierno nacional mientras De la Sota toma distancia, pero coincidiendo ambos a la hora de difamar al Kirchnerismo.

Quien tiene la fantasía de colar en el reducido espacio que deja el bipartidismo cordobés es el “espacio nacional y popular” dentro del cual podemos incluir al por ahora reducido F.P.V. y al Plenario de la Militancia Nacional y Popular, movido a su vez por la fantasía de cambiar las formas y representaciones de la política y que viene trabajando hace varios meses sumando y organizando sectores que resisten las políticas de ajuste. También habría que sumar aquí al PSOL con su candidato Eduardo Fernández, que sondea caminos propios buscando acuerdos con ADN y a la kirchnerista-antikirchnerista-kirchnerista, Checha Merchán como referente de un puñado de agrupaciones sin partido entre las que se encontraría el M.O.K. del standapista Emanuel Rodríguez. Todos tienen la fantasía de colar un diputado en octubre, fantasía que ni Mr Rourque con la ayuda de Tatoo van a poder cumplir si no se unen.

Por último la izquierda trotskista cordobesa, que tiene una clientela fija desde hace años viene también a pedir que se cumplan sus fantasías: seguir aumentando su caudal electoral rumbo a la revolución socialista.

A decir verdad entre los mencionados hay quienes fantasean y quienes venden fantasía, que el pueblo, lamentablemente compra. Donde se acaba la fantasía es cuando nos enfrentamos en el día a día con la cruda realidad de la heladera vacía, las boletas de la luz y el gas y los clasificados del diario buscando empleo.

Como seguramente no habrá ningún Mr.Rourke que venga a dar una mano para cumplir con la fantasía de cambiar esta realidad, solo queda esperar que las fuerzas políticas populares apelen a las convicciones, inteligencia y sentido común para sortear las diferencias secundarias y alcanzar la mas amplia unidad que nos pongan de nuevo en la senda de Atilio López, de Agustín Tosco, del Cordobazo y de las mejores logros de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Solo de esa forma saldremos del reino de la fantasía a vivir la realidad de una Córdoba con Justicia Social y una verdadera democracia.

Alberto Hernández

Acerca de Alberto Hernández

Militante popular. Ex dirigente político y sindical, ex concejal de la ciudad de Córdoba, Argentina. Periodista y escritor grado 4 en la escala Mercalli. Sueño con un mundo sin guerras, sin explotados ni explotadores donde el hombre no sea lobo del hombre.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s