El peronismo y el campo popular, como César, frente a su Rubicón

0000549781

El contundente triunfo del fascista y neoliberal Bolsonaro en Brasil que -aunque no está dicha la última palabra- es muy difícil de revertir en la segunda vuelta, espanta y debe servir de llamado de atención a las fuerzas populares, progresistas y democráticas de Latinoamérica. De erigirse en presidente del país más grande de Sudamérica, este Donald Trump sudaca, la derecha de la región se vería estimulada y fortalecida y los objetivos del imperio de recuperar el patio trasero, cada vez más cerca. Con él, con Macri en Argentina, con Piñera en Chile -orgulloso porque la bandera chilena está en el corazón de la norteamericana- con Duque en Colombia, el tránsfuga de Lenín Moreno en Ecuador, solo queda por liquidar los procesos revolucionarios en Venezuela y Bolivia, para lo que se están prestando solícitamente los gobiernos lambebotas mencionados, permitiendo inclusive aumentar la presencia militar norteamericana en la región. Lo que está en juego es mucho para nuestros pueblos: el dominio sobre nuestros recursos naturales, el petróleo, el agua, los minerales, los alimentos y la vida digna de las grandes mayorías. Lo que sigue de este drama, si no reaccionamos a tiempo y hacemos las cosas bien, es el dominio del gran capital por vaya a saber cuanto tiempo, ya no, bajo formas dictatoriales como antaño sino bajo una fachada democrática sustentada en una lobotomizada mayoría electoral. El gobierno de Macri en Argentina, ya mostró -y lo sigue haciendo- que es buen cipayo y en sintonía con esa estrategia

imperial, pulverizó el estado de derecho, aceitó la represión a los movimientos sociales, puso el Estado a disposición de los intereses del gran capital y la soberanía nacional en un pulmotor. En cualquier “país serio” ya hubiera renunciado o estaría sometido a juicio político por corrupción y traición a la patria como se está impulsando desde varios sectores. Pero con el paraguas protector del grupo Clarín que desde sus páginas recrea un Truman Show criollo y una justicia cómplice, pueden seguir actuando con impunidad y todavía con una claque insana que los aplaude celebrando su propio martirio. Y si no avanzó más es porque en Argentina hay tradición y cultura de resistencia y a pesar de cierta dirigencia cegetista cómplice, los trabajadores están todos los días en la calle. Los movimientos de género en la calle, los usuarios en la calle, los ambientalistas en la calle, las víctimas del gatillo fácil en la calle, los que resisten la ofensiva contra los derechos humanos y la memoria histórica en la calle. Y ahí hay que estar. Resistiendo en la calle, en los barrios, en las fábricas. Esa es una condición. La otra, es construir la unidad política contra el neoliberalismo y por la democracia, para reventar en el 2019 todos los globos amarillos y que nunca más se vuelvan a inflar ni siquiera en un cumpleaños. Esa tarea insoslayable requiere de grandeza, de concesiones mutuas, de apertura mental, de postergar ambiciones personales y subordinar las contradicciones secundarias. En ese sentido esa unidad opositora puede que no se construya alrededor de la candidatura de Cristina, pero seguro que es imposible sin ella. Los pasos que está dando el PJ nacional bajo la conducción de Gioja van en ese sentido, en cambio los del Peronismo Federal, “peronismo perdonable” (por el gran capital) o “peronismo racional”, que mejor habría que llamar “peronismo cómplice”, apuntan a dividir el campo popular coadyuvando servilmente a la estrategia de los grupos de poder tal vez con la esperanza de lograr su bendición para suceder a un Macri ya gastado ante sus ojos.
En Córdoba, la muerte de De la Sota, deja a la provincia sin el máximo caudillo de los últimos años. Inútil y políticamente incorrecto es hoy discernir y debatir sobre los intereses que representó el dirigente y sobre su proyecto político. Tuvo voluntad y vocación de poder y construyó el más poderoso y eficaz aparato político de Córdoba desde 1999 a la fecha sustentado entre otras cosas por una estrecha relación con amplios sectores populares. Más allá de los vaivenes de sus posicionamientos políticos, en el último tiempo había marcado una postura contraria al macrismo y un acercamiento a CFK, con quien -aseguran algunas fuentes- habría celebrado un acuerdo para enfrentar en el 2019 a Cambiemos en el orden nacional, tomando distancia de la obsecuencia de Schiaretti. Y esta es la discusión que se abre dentro del peronismo cordobés.
En primer lugar es necesario comprender que los patitos se deben poner en fila a partir del objetivo de derrotar a Macri en el orden nacional, para lo cual la disputa política por el poder provincial es secundaria frente a ese objetivo. Y el armado político en Córdoba puede ser diferente al nacional, atento a que las elecciones podrían ser en tiempos distintos, pero debe contribuir a aquel objetivo. Esto pone en discusión la consigna reduccionista de que lo fundamental es la “unidad del peronismo”, que en realidad implica cerrar filas en el PJ. Pero si hay algo que ha mostrado la historia es que el Partido Justicialista, solo en ciertas y no todas felices circunstancias, ha representado la unidad del peronismo. Siempre ha habido expresiones por fuera que ponen en valor aquéllo de que una cosa es el movimiento y otra la herramienta electoral que es el PJ o en la provincia, su nombre de fantasía, Unión por Córdoba. Y si hiciera falta otra argumentación hay que recordar que el propio De la Sota empezó a construir su poder desde la Democracia Cristiana, que usó como personería para enfrentar al bercovichismo en 1986. En definitiva el peronismo cordobés deberá decidir si se suma siguiendo los pasos del voluble Acastello al peronismo cómplice de Schiaretti o si aporta a la construcción de un frente contra el neoliberalismo con el kirchnerismo y demás sectores populares y de esa forma generar condiciones para recuperar el PJ como herramienta para la liberación nacional y popular.
Parafraseando a Guillen, la hora no es de lágrima y pañuelo sino de machete en mano. No hay lugar para las especulaciones. Los pueblos de Latinoamérica, necesitan que en el 2019 nos saquemos esta lacra de encima.

Alberto Hernández

Para La Idea de Cruz del Eje (octubre 2018)

Acerca de Alberto Hernández

Militante popular. Ex dirigente político y sindical, ex concejal de la ciudad de Córdoba, Argentina. Periodista y escritor grado 4 en la escala Mercalli. Sueño con un mundo sin guerras, sin explotados ni explotadores donde el hombre no sea lobo del hombre.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El peronismo y el campo popular, como César, frente a su Rubicón

  1. Martha Elizabeth Tolosa dijo:

    ES FUNDAMENTAL QUE TOMEMOS NOTA DEL ESPANTOSO PERÍODO HISTÓRICO QUE NOS TOCA SOPORTAR. TENEMOS QUE UNIRNOS ACÁ Y EN TODA LA CELAC CON LAS FUERZAS DEMOCRÁTICAS QUE RESPONDEN AL CAMPO POPULAR Y EDUCAR A LOS JÓVENES EN EL CONOCIMIENTO DE ESTA TRAMA MUNDIAL, QUE DESTRUYE LOS MÁS ELEMENTALES DERECHOS DE LOS PUEBLOS.
    TOMEMOS NOTA TAMBIÉN, DE LA FORMA DE ACTUAR AL LADO DE ESTA INFAME DERECHA, DE NUESTROS LEGISLADORES, QUE NO RESPETAN LA BANCA QUE OCUPAN. ESOS QUE HOY ESTÁN VOTANDO EN CONTRA DEL PUEBLO TRABAJADOR, DE LOS JUBILADOS, LOS DISCAPACITADOS, ¡¡ NO SON PERONISTAS!! DEBEMOS BORRARLOS PARA SIEMPRE, PORQUE EL DAÑO QUE VAN A HACER ES INCALCULABLE !!!
    DEBEMOS PEDIR UNA REUNIÓN DE TODOS LOS PERONISTAS, PARA EXIGIRLES EXPLICACIÓN POR SU CONDUCTA. ¡¡¡ TOMAR EL PARTIDO, SI FUERA NECESARIO !! PERO NO DEBEMOS DEJAR PASAR ESTOS HECHOS, SIN REACCIONAR COMO SE DEBE, PORQUE NO TIENEN DERECHO A HACER LO QUE SE LES OCURRA, CUANDO ESTÁN REPRESENTANDO AL PUEBLO !!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s