Articulos

COUNTRIES NO ES PROGRESO

Reportaje aparecido en la revista Matices a fines del año pasado

_ La idea de progreso está vinculada fuertemente al progreso material. Y más aún, al progreso de la propiedad privada. En ese sentido, el avance de los countries y barrios cerrados en las ciudades ha sido presentado claramente como progreso: para el estilo de vida, para la seguridad de la familia, para la tranquilidad del hogar-.

¿Por qué y cómo explicar que tales cosas, tan anunciadas desde hace más de 10 años, no son tales?

_ La reciente lucha dada contra los barrios privados trasciende en sí misma la idea particular del barrio privado. Cuando decidimos diseñar la ordenanza del Ya basta! la convicción que nos guiaba era la de preservar la poca tierra urbanizable que queda en la ciudad de la especulación y ponerle freno a un modelo de concentración y privatización de la tierra que sujeta los destinos de una ciudad a las decisiones de unos pocos. En este sentido, esa idea de progreso, vinculada por ejemplo a los barrios privados, estaba profundamente naturalizada. Incluso para quienes no compartían esa idea de progreso, los countries eran algo dado, algo instalado en el paisaje urbano. Por eso el abordaje que le dimos al tema de los barrios privados no tiene tanto que ver con la dinámica y los supuestos beneficios que tiene el countries como modo de vida, sino que lo abordamos desde una perspectiva más integral, a una perspectiva de construcción de ciudad. Desde ahí, pudimos mostrar los costos altísimos que le generan este tipo de urbanizaciones al diseño de la ciudad, en función, por ejemplo, del índice de ocupación de la tierra.

_ Dicen ustedes que los barrios privados son “una de las formas mas indignas de concebir y construir el mundo”. ¿Por qué?

_ Decimos eso porque vemos a los barrios privados como uno de los íconos más importantes del neoliberalismo. Entonces, por las razones objetivas que sosteníamos antes (como el índice de ocupación de la tierra) y por razones ideológicas claras, como la de luchar contra la progresiva privatización de la ciudades y su consecuente fragmentación, los barrios privados se erigen en lo urbano como la materialización de un modelo que a través de la especulación, concentra la tierra en beneficio de unos pocos, excluyendo a las grandes mayorías de algo tan básico como el derecho a la ciudad. Por eso esa forma de concebir el mundo, de concebir las ciudades, es para nosotros profundamente indigna.
OTRA CIUDAD

_ ¿En qué cambia Rosario a partir de la aprobación de la Ordenanza?

_ En principio, el cambio tiene que ver con ponerle un freno a la especulación inmobiliaria y la progresiva privatización de la ciudad. Las periferias hoy tienen un resguardo legal ante la impunidad de los grandes monopolios. Pero tal vez uno de los mayores cambios sea el profundo debate social que generó el proceso de sanción de la ordenanza. La ciudad tuvo durante dos meses en la agenda pública un debate que nunca se había dado. La ciudad fue presentada como un desdoblamiento físico de la especulación de unos pocos. La ciudad pudo conocer y discutir un mecanismo pretendidamente técnico como el del convenio público/privado y pudo ver que ese mecanismo más que un detalle técnico es un modelo de gestión: sin esa sujeción a los interés privados, el Ejecutivo Municipal Socialista no podría gestionar la ciudad. Poder discutir profundamente estas cuestiones que hacen a los destinos de la ciudad toda, es un cambio importante que vivió, a nuestro criterio, la ciudad durante el fin de año pasado.

_ ¿Qué pasa con los actuales barrios privados de Rosario?

_ Los barrios privados que ya estaban instalados cuando la sanción de la Ordenanza seguirán estando; la legislación que propone la ordenanza es la prohibición de ese tipo de urbanizaciones “desde ahora y para siempre”. Lo que si ocurre es que muchos proyectos que se estaban diseñando no podrán ya instalarse porque los plazos límite que fija en su articulado la ordenanza para nuevos proyectos no le darán lugar a esos nuevos planes de countries.

_ ¿Y cómo ha sido la actitud y la respuesta de las corporaciones inmobiliarias que explotan tal negocio ante la aprobación de la Ordenanza?

_ La respuesta de las corporaciones inmobiliarias ha sido inmediata y con un altísimo grado de impunidad. A un día de sancionada la ordenanza, hemos tenido que resistir el desalojo de una de nuestras unidades productivas en el barrio Nuevo Alberdi. Quisieron desalojar sin ninguna orden un tambo (el tambo de la resistencia) que está ubicado en la zona rural de ese barrio, una zona muy codiciada por los intereses privados. Esta reacción además de mostrar la ferocidad e impunidad con la cual se manejan las corporaciones, muestra también la incapacidad del ejecutivo municipal para intervenir en estas situaciones. Por suerte hemos podido frenar la intentona de desalojo, conflicto que se extendió durante dos semanas. Queda ahora la preocupación de un gobierno que por complicidad o incapacidad no llega a intervenir en estos casos. Y la proyección de cómo saldar eso desde nuestra propia organización.
ADEMÁS

Giros no fue sólo el motor de la Ordenanza que hará más justa a Rosario. Además, son los creadores del proyecto Ciudad Futura: un proyecto que propone la construcción de 3.000 viviendas sociales, con mixtura de sectores, con una recuperación de la plusvalía pública del 1.000% y con espacios destinados a un nuevo paradigma de producción, que demuestre que las periferias pueden producir. “Una de las claves del proyecto, tal vez la más importante, es la de crear un nuevo modelo de gestión: la gestión pública-pública. Ante el actual modelo de gestión público-privado, donde se entregan para su privatización grandes extensiones de la ciudad a cambio de infraestructura mínima, el proyecto “Ciudad Futura” propone un convenio público-público donde el Estado y las organizaciones sociales podamos realizar experiencias de co-gestión a gran escala. En este sentido, este tipo de co-gestión es un ejemplo gráfico de esas instancias a ampliar y que van más allá de las instituciones ya conocidas”.

_ Una crónica periodística del día siguiente a la aprobación de la Ordenanza decía: “Un movimiento juvenil hizo historia en Rosario”. ¿Son, en algún punto, la cristalización de lo que se viene hablando hace meses en relación a la juventud y la política?

_ Creemos que la relación entre la juventud y la política o, las nuevas generaciones y la política es algo que viene de más atrás y sobre lo cual varían las valoraciones, según lo que cada cual entienda por militancia. En nuestro caso, y como parte de un contexto más general, siempre decimos que nos sentimos hijos del 2001, en el sentido de que a partir de la implosión de un modo de representatividad y de la tradicional forma de hacer política, y del gran replanteo y reflexiones que todo esto generó, es de donde abrevamos a la hora de constituirnos como organización política autónoma. El contexto, entonces, en el cual nosotros, jóvenes, nos vinculamos con la política tiene poco que ver con el actual contexto en el cual se habla de la vuelta de los jóvenes al escenario político. Somos críticos de las formas que asume la militancia en la cual hoy se reencuentran juventud y política, no es la misma idea de política la que recuperamos en el 2001 que la que hoy se recupera. Pero, dicho esto, si vemos en nuestra experiencia una forma novedosa, efectiva y transformadora de vinculación de los jóvenes con la política. Y en tal sentido, nos sentimos una forma de cristalizar este reactualizado enunciado de juventud y política.

_ La concejala Bielsa dijo de ustedes en la sesión: “Para vencer hay que convencer, y ustedes nos convencieron”. En tiempos de confrontación política, nos explican, por favor, cómo se convence.

_ Así como para vencer hay que convencer, pensamos que para convencer hay que saber de lo que se habla. Es decir, la fórmula sería: para vencer hay que convencer; y para convencer hay que conocer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s