La lucha política de los sindicatos y el embarazo de la C.G.T.

cgt

¿Cuál es el rol de los sindicatos? Está claro que nacieron como una necesidad de equiparar la supremacía del capital frente al trabajo, como forma de ir conquistando derechos. Pero ¿La búsqueda de una sociedad sin explotadores ni explotados, es decir sin patrones ni sindicatos, no debería ser un anhelo de los trabajadores? O, desde la concepción del Peronismo, una comunidad organizada donde solo exista una clase de hombres: los que trabajan ¿no debería ser un objetivo de la lucha sindical? Como mínimo ¿no deberían plantearse al menos defender y recuperar un modelo de distribución progresiva del ingreso y de mayor inclusión social? Estas preguntas pueden resumirse en una sola: ¿ no es la lucha política para cambiar la sociedad y por ende definitivamente la suerte de los trabajadores también responsabilidad de los sindicatos?. A esta última pregunta decimos que sí. Y aquellas organizaciones gremiales, y dirigentes que solo se queden en la mera lucha reivindicativa para obtener las migajas que los patrones y el estado patronal quieran dar, ¿no están incumpliendo con el mandato de sus representados? Será acaso que se están preguntando: ¿Y si conquistamos una sociedad que asegure niveles dignos de vida para todos los ciudadanos no nos quedaremos sin razón de ser, sin cargos, sin poder, sin privilegios?.

Muchos notables dirigentes obreros de distinta filiación política han afirmado esta cuestión polemizando con las

posiciones economicistas y conciliadoras con el poder económico, desde los albores de la organización del sindicalismo en el país. Inclusive ese derecho a la lucha política – y toda acción sindical contra un plan económico lo es – está incorporado en la Ley de Asociaciones Sindicales (23.551) en su artículo 3º. En él se define “…por interés de los trabajadores todo cuanto se relaciones con sus condiciones de vida y de trabajo. La acción sindical contribuirá a remover los obstáculos que dificulten la realización plena del trabajador”. ¿Y no es acaso el obstáculo que dificulta la realización plena del trabajador el propio carácter neoliberal de las medidas de gobierno? Medidas que por otra parte ya han sido aplicadas en nuestro país y en el mundo y conocemos las consecuencias, que tampoco pueden ignorar los veteranos dirigentes de la C.G.T., hasta ahora unificada.

En 1905, La FORA del V Congreso, que en 1919 lideró la huelga que culminó en la Semana Trágica, se fijaba como objetivo que la lucha sindical no se detuviera en la conquista de las ocho horas de trabajo, sino que llevara a los trabajadores a “su completa emancipación y por consiguiente, a la evolución social que se persigue”. Con el advenimiento del peronismo, la mayoría de los trabajadores adhirieron al modelo de país que proponía la “Independencia económica, la soberanía política y la justicia social” y las organizaciones sindicales pasaron a ser su “columna vertebral” siendo parte también del poder en el Estado. Luego del golpe de 1955, fueron la vanguardia del “luche y vuelve” hasta el retorno de Perón en 1973. Lucha política por una sociedad mas justa que le ponía un norte a la lucha reivindicativa, por los salarios, las condiciones de trabajo y la calidad de vida que nunca se dejó de dar.

En ese período de resistencia surgieron programas del movimiento obrero, que ponían negro sobre blanco los ideales políticos que los animaban. En 1957, la C.G.T. de Córdoba liderada por Atilio López convocó a un Plenario Nacional de Delegaciones Regionales de la C.G.T. y de las 62 Organizaciones, realizado en la localidad de La Falda, provincia de Córdoba, donde se aprobó un programa claramen­te antioligárquico y antiimperialista. En 1962, en Huerta Grande, en un plenario de las 62 Organizaciones lideradas por Amado Olmos, dirigente del gremio de la sanidad, se aprueba otro icónico programa de gobierno que profundiza el carácter antioligárquico del anterior. La C.G.T. de los argentinos levantó el programa del 1º de mayo en 1968, que fue un estandarte de lucha del movimiento obrero contra la dictadura de Onganía y por la democracia.

Lucha política de los sindicatos. Tosco decía por esos años: “… el sindicalismo de liberación (…) debe ser un factor en la lucha por la liberación nacional. (…) Es el sindicalismo que asume una misión y una responsabilidad global, social y nacional. Que plantea la transformación revolucionaria de las estructuras y que reclama en lo inmediato que los grandes medios de producción y las palancas fundamentales de la economía sean de propiedad estatal- social y no privada.” y Atilio López decía el 18 de junio de 1957 en el acto de asunción de la secretaría General de la C.G.T. de Córdoba, recién recuperada: “..se ha pretendido que los trabajadores no participen en la política…(pero)… los problemas de la Nación no pueden ser ajenos a la clase trabajadora”.

Un poco más acá la C.G.T. liderada por Saúl Ubaldini, con la bandera de los “26 puntos ”, puso norte a la lucha sindical enfrentando las políticas fondo monetaristas que el gobierno de Alfonsín, por debilidad, adoptó a partir de 1985, con el Plan Austral y posteriormente el Plan Primavera. Esos puntos eran un verdadero plan de gobierno.

Desde ya que frente a esas expresiones del sindicalismo combativo, hubo otras que se ubicaron como furgón de cola de los gobiernos de turno, sean dictatoriales o democráticos, negociando y claudicando frente a las corporaciones empresarias y traicionando a sus bases. Desde Vandor hasta hoy se puede mencionar una larga lista de dirigentes que optaron por defender sus posiciones personales de poder, privilegiando su vínculos y relaciones con el Estado y los dueños del capital, sus intereses corporativos y su preservación como casta burocrática.

Hoy la Corriente Federal de los Trabajadores que tiene como referente a Sergio Palazzo a nivel Nacional e Ilda Bustos en Córdoba, han empuñado esas banderas históricas rescatando esos antecedentes programáticos del movimiento obrero, declarándole la guerra a muerte al neoliberalismo y reclamando de la C.G.T. un paro general, para ponerle freno a la política de devastación del salario, el empleo y la calidad de vida, que se ha puesto en marcha desde la asunción del Pro al gobierno. Igual planteo hacen las dos C.T.A. y con algunas contradicciones la C.G.T. de Córdoba, que ya llamó al paro general en la provincia. Dentro de la cúpula de la C.G.T. también se empiezan a escuchar reclamos de mayor dureza, contra las posturas claudicantes frente a las migajas que estaría dispuesto a conceder el gobierno.

Sin mencionar a los que se pasaron con armas y bagajes a la vereda del gobierno como el Momo Venegas, el tridente dirigente de la C.G.T. está frente al dilema hamletiano de ser o no ser. Asumir la confrontación política frente a un gobierno antiobrero y antipopular para contribuir a crear las condiciones para un retorno del pueblo al poder o conformarse con sobrevivir como una pieza más del engranaje neoliberal, aceptando las condiciones que impongan los distintos sectores del capital. En términos coyunturales: Bono de fin de año o reapertura de las paritarias. Programas de empleos precarios y naturalización de la miseria o cese de los despidos. Ajuste y naturalización de la miseria o redistribución progresiva del ingreso.

Al decir maradoniano de Hebe de Bonafini:“… la C.G.T. es como las solteronas de mi barrio cuando yo era chiquita. Las solteronas no se casaban y era terrible. Pero siempre tenían algo y de repente estaban embarazadas. ¿Y cómo pasó? Bueno, la C.G.T. está embarazada y va a tener un hijo. El hijo se lo hizo Macri”

De todas maneras la lucha y la resistencia al modelo neoliberal crece en todos los ámbitos mientras la C.G.T. decide si va a abortar o no ese engendro.

Alberto Hernández

Para La Idea de Cruz del Eje – Octubre 2016

Acerca de Alberto Hernández

Militante popular. Ex dirigente político y sindical, ex concejal de la ciudad de Córdoba, Argentina. Periodista y escritor grado 4 en la escala Mercalli. Sueño con un mundo sin guerras, sin explotados ni explotadores donde el hombre no sea lobo del hombre.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s